• Regístrate
Estás leyendo: Del éxito en los negocios a la excelencia educativa
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 17:21 Hoy

Del éxito en los negocios a la excelencia educativa

A la par de su trabajo en Grupo Diarq, Gina Diez Barroso fundó la Universidad Centro e impulsa causas sociales a favor de la mujer.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

La historia del Grupo Diarq inició hace tres décadas cuando su fundadora, Gina Diez Barroso, puso los cimientos de su primera empresa experta en arquitectura y diseño de interiores. Ahora este corporativo mexicano cuenta con ocho subsidiarias y una filial en Estados Unidos, cuyo pilar principal es la creatividad plasmada en diferentes espacios, la gestación y fabricación de lámparas y mobiliario y el manejo de una universidad especializada en las carreras de arquitectura, diseño, cine y televisión.

A lo largo de 30 años, el consorcio con más de mil empleados ha sido autor de 850 proyectos residenciales, corporativos y hospitalarios para clientes en México y EU. Diez Barroso atribuye el éxito de Grupo Diarq al “factor humano”.

La fascinación de Diez Barroso por la decoración nació desde sus primeros años escolares. Ya en su formación profesional reconoce que tuvo una mala experiencia porque en su etapa universitaria no existía en México la carrera de arquitectura de interiores y sólo cursó diseño en tres años en una escuela de la Colonia Roma en la Ciudad de México que ya no existe.

Al concluir el grado más alto, Diez Barroso sintió un vacío en los conocimientos adquiridos y quiso profundizar y abarcar más temas, por lo cual asistió a diversos cursos de ambientación de espacios en Estados Unidos.

Su ejercicio profesional comenzó en los años ochenta en Editorial Televisa, al realizar la revista Tú dirigida al público juvenil. Luego de tres años de trabajo en dicha publicación, percibió la necesidad de formar algo de mayor alcance y con esa inquietud fundó Diarq.

Esta mujer gustosa del arte y la meditación comparte que su fórmula para alcanzar el éxito empresarial es “sentir pasión por lo que se quiere desarrollar y no tener miedo al fracaso”. Para ella un problema de la mayoría de los mexicanos es la enseñanza de que el fracaso es malo y no es así, “se falla cuando decides no seguir intentando”.

Uno de sus aciertos como empresaria ha sido no tener miedo a equivocarse y tomar decisiones pensando siempre en: “qué es lo peor que puede pasar”. El fracaso no es una derrota, es experiencia.

La óptica de Gina Diez es que las mujeres empresarias se tracen una dirección y hagan planes a cinco años para alcanzar sus metas. “No pensar tanto en crecer y crecer”.

En el caso del Grupo Diarq comenta entre sus planes no está expandir más el negocio porque la construcción y el diseño son servicios personalizados. No obstante en el sector educativo, sí ambiciona abrir otra universidad fuera del país, posiblemente en Miami o España.

Impulso académico

Teniendo en la sangre una fuerte inclinación hacia la creatividad y viendo la necesidad en México de una oferta exclusiva en este campo, Gina Diez fundó en 2004 la Universidad Centro buscando diferenciarse de otras instituciones de educación superior por dar a los estudiantes un enfoque de emprendedurismo.

La cristalización de la universidad dirigida a las áreas creativas con una visión empresarial, le tomó a Diez Barroso ocho años de planeación y esfuerzo constante.

Después de una década de operación Centro trasladó su campus de las Lomas de Chapultepec a un espacio más amplio (30 mil metros cuadrados) en la avenida Constituyentes de la Ciudad de México, con instalaciones 100 por ciento sustentables, donde además de siete licenciaturas se imparten cuatro maestrías, diplomados y cursos de educación continua.

Gina Diez, tiene claro que lo más importante para que un individuo salga adelante es la educación y por ello busca aportar parte de sus esfuerzos a la formación de profesionistas otorgando becas a través de la Fundación Pro-Educación Centro, perteneciente también al Grupo Diarq.

La empresaria comenta que los precios de Centro están por debajo de otras universidades, ya que “la institución no nació como un negocio, sino a favor de la educación. Para lucrar existen otras opciones, no con el futuro de los jóvenes”.

A sus 42 años de vida, ella se planteó qué legado dejaría a México y la Universidad Centro es lo que quiere heredar al país, comenta.

Compromiso social

Gina Diez, conferencista en diversas escuelas de México y el mundo, dio también origen a la Fundación Diarq en 1992 para atender los problemas de violencia doméstica y prevenir el bullying en las escuelas.

La organización posee albergues de alta seguridad y asistencia externa para madres e hijos en situaciones de crisis. En ellos brindan ayuda sicológica, médica, legal, además de terapia ocupacional por un periodo de tres a cuatro meses. Posteriormente facilitan a los beneficiarios un lugar para vivir y orientación para autoemplearse.

La ayuda es una pirámide, “si salvas a una mujer, salvas a toda una familia”, dice Diez Barroso. Explica que la violencia doméstica es un problema social que se da a todos los niveles socio-económicos. Según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) del 2012, en México 47 por ciento de las mujeres de 15 años y más sufrió algún incidente de violencia de parte de esposo o pareja, ex esposo o ex pareja, o novio.

Para la empresaria la atención de la violencia contra las mujeres es una asignatura pendiente de toda la sociedad en México y otros países.

La fundación a su cargo se sostiene en un 50 por ciento con recursos del Grupo Diarq y el otro 50 por ciento con aportaciones directas de instituciones como la Secretaría de Salud y el DIF que canalizan a las mujeres e hijos a sus albergues.

Todo el personal de los centros de asistencia a víctimas de la violencia doméstica están especializados y en nómina para garantizar la calidad y compromiso de su labor social.

En cuanto al bullying, la Fundación Diarq se dedica a visitar escuelas para dar pláticas a los alumnos sobre las consecuencias del problema, el cual desde la óptica de Diez Barroso forma parte del principio de las agresiones físicas y verbales en casa.

Vale decir que en el 2015 Barroso Azcárraga fue elegida como miembro del Comité Ejecutivo del Women 20 para incorporar la perspectiva de género en la agenda de trabajo del Grupo de los 20 que incluye a los países más desarrollados y de economías emergentes.

En esta organización se hicieron 14 iniciativas de empoderamiento de la mujer y equidad de género en el ámbito laboral, entre las cuales la mexicana destacó la importancia de integrar el tema de la violencia contra la mujer que se padece en muchas naciones.

La otra cara de la empresaria

Para estar a la vanguardia en la industria del diseño Diez Barroso asiste con frecuencia a pláticas y conferencias en todo el mundo. Entre sus otras actividades profesionales pertenece a seis consejos en empresas internacionales y a la Asociación Internacional de Museos Privados.

Diez Barroso se declara fanática el cine. Sus dos hijos, Billy y Fernando Rovzar, están dedicados a este sector a través de la productora Lemon Films.

Para ella las crisis económicas, representan también oportunidades de emprender, “es cuando emergen nuevos negocios”. Por ejemplo, “el calentamiento global” genera la necesidad de energías alternativas y el internet la explosión del comercio electrónico.

Gina Diez Barroso recomienda a los emprendedores aprovechar los recursos que ofrece el gobierno para buenos proyectos.

Como empresaria admira los éxitos en los negocios de Alfredo Achar Tussie en Comex y Pedro Aspe en compañías como Diavaz Offshore.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.