El recurso está en la Cuenca de Burgos: catedrático texano

Federico Schaffler señala que la caída de los precios del barril del petróleo no debe ser impedimento para invertir en infraestructura y capital humano.

Monterrey

Pese a la caída de los precios del barril del petróleo es importante que se destinen recursos y tiempo en torno a la reforma energética, consideró el catedrático de Texas A&M International University, Federico Schaffler.

El especialista recordó que aunque “los precios estén caídos”, el recurso potencial está en el subsuelo de la Cuenca de Burgos, por lo que la región debe aprovechar este tiempo de “espera” para trabajar en mejorar la mano de obra, la infraestructura de las ciudades en las que se verá beneficio.

En una reunión con la Asociación de Legisladores Fronterizos, Schaffler insistió en la importancia de aprovechar el tiempo para aprender de los errores cometidos en las ciudades texanas una vez que empezó a darse el “boom energético”. 

Sobre todo, impulsar la capacitación de mano de obra y las carreteras principalmente en las ciudades y municipios que se verán más beneficiados por hidrocarburos en el subsuelo, y por ser parte de la Cuenca de Burgos.

“Quizás ahorita los precios estén 'caídos', pero el recurso está ahí. Esto nos da lugar a un tiempo para poder aprender lo que sucedió en el caso de Texas. Aprender esas lecciones del 'boom', que ahorita se vino abajo para que en el lado mexicano haya tiempo suficiente para poder realizar toda la infraestructura que se necesite para detonar áreas que ahorita a lo mejor son rurales, pero que pudieran convertirse en nuestros centros”, mencionó Schaffler. 

Hay oportunidad en este momento de preparar a las ciudades que se pueden ver beneficiadas, y no sólo en términos de infraestructura. Se esperaría poder también crear planes de estudio y preparar las cadenas de suministro y proveedores para la región.

“Tenemos la oportunidad de aprender, tenemos la oportunidad de construir del lado mexicano, y la oportunidad de preparar nuevos recursos, tanto en educación superior, como en la cuestión técnica; crear cadenas de suministro para el crecimiento que pudiera darse, de implementar nuevas carreras relacionadas al potencial energético de nuestra región”, insistió. 

En total, recordó, se impacta a 44 municipios mexicanos (entre Coahuila, Tamaulipas y Nuevo León) y 26 condados texanos. 

Ante esto, la presidenta de la Asociación de Legisladores Fronterizos, la diputada Imelda Alejandro (del único municipio fronterizo de Nuevo León, Anáhuac), insistió en la importancia de entrar en esta preparación.

Para evitar que sucumban las carreteras y caminos de la región. Si lo hicieron las carreteras en Texas, insistió, que son de buena calidad, lo más probable es que las mexicanas se vean más afectadas.

Pero principalmente en la capacitación de la mano de obra, para evitar que las empresas que arriben a la región contraten a los habitantes de estos municipios únicamente “como personal de limpieza”.