Por crudo barato, ‘hoyo’ de 72 mil mdp en 2016

Si no hay un repunte del precio del petróleo, se pueden detener algunos proyectos de inversión que se esperan por la reforma energética.
Es opaco el panorama ante caída de petroprecios.
Es opaco el panorama ante caída de petroprecios. (Shutterstock)

México

Si en 2016 el precio del petróleo continúa en alrededor de 50 dólares, las finanzas públicas sufrirán una merma de 72 mil millones de pesos, equivalente a medio punto porcentual del producto interno bruto, dijo Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

“Precios aún más bajos en el petróleo no solo tendrán un impacto profundo hacia 2016, sino que pueden detener algunos proyectos de inversión que se esperan por la reforma energética”, al afectar las perspectivas de mediano plazo y deteriorar el tipo de cambio, dijo.

En un seminario sobre perspectivas económicas, el especialista del banco canadiense afirmó que aunque su pronóstico de cotización para este año es de 54 dólares el barril, los ingresos no se verán afectados, debido a las coberturas petroleras que contrató el gobierno, e inclusive se registrará un excedente de 7 mil millones.

En 2016 el riesgo de un hueco en las finanzas públicas está latente, aunque Correa pronosticó que el siguiente año se alcanzará una estabilización de precios y cada barril se ubicará en aproximadamente 67 dólares, y de ser así las finanzas no se verán afectadas.

Un impacto de 72 mil millones de pesos es equivalente a más o menos dos tercios del presupuesto anual de la Secretaría de Desarrollo Social, el cual asciende a 115 mil millones de pesos.

Asimismo, aseguró que otro factor por el cual no es preocupante para este año el bajo nivel de los petroprecios es, aunque parezca paradójico, la depreciación del tipo de cambio, toda vez que los ingresos en pesos que tenga el país por la venta de crudo serán mayores.

En cambio, para analistas de Banamex, este año sí habrá un impacto, aunque menor, ya que será minimizado por la estrategia de coberturas del gobierno, el arbitraje en los precios de las gasolinas y el repute de Estados Unidos; aun así, se dejará de recaudar alrededor de 28 mil millones de pesos, equivalentes a 0.13 por ciento del producto interno bruto.

PESIMISMO

En días pasados, Banamex previó un panorama aún más oscuro, dado que en caso de que la mezcla mexicana se ubicara en 38 y 54 dólares por barril en 2015 y 2016, respectivamente, la caída de los ingresos será sustancial y se agotarán este mismo año los recursos del fondo de estabilización.

De esa forma, en 2015 las cuentas serán balanceadas, pero el impacto sería notorio el siguiente año, al registrar una caída en los ingresos de 7 mil 500 millones de dólares; es decir, más de 100 mil millones de pesos, lo cual traería un recorte al gasto de 0.6 por ciento del producto interno bruto.

Ello, destacan especialistas de la institución financiera estadunidense, sin contar el efecto negativo en los inversionistas, pues aumentaría la incertidumbre sobre la reforma energética.

Por su parte, Omar Saavedra, analista de mercados financieros de Scotiabank, calculó que los ingresos petroleros del país son de más o menos 97 mil millones de dólares; sin embargo, con precio por barril de solo 47.5 dólares apenas suman 41 mil 980 millones de dólares; es decir, menos de la mitad.

Correa coincide en los efectos colaterales de la menor valuación del crudo, dado que el flujo de inversiones será menor debido a que aunque la reforma energética abrió el sector a participantes privados, éstos preferirán esperar más, porque en estos momentos el negocio no es tan rentable como en años anteriores.

Antes de la abrupta caída de la mezcla mexicana, Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, señaló que la reforma energética tenía la capacidad de duplicar la inversión extranjera directa que llega a México en algunos años, de forma que podía pasar de 20 a 40 mil millones de dólares anuales.

Por otro lado, el economista en jefe de Scotiabank prevé que este año la economía mexicana alcance un crecimiento de 3.3 por ciento, mientras que para 2016 es todavía más optimista, al vaticinar un dinamismo de 3.7 por ciento.

No obstante, también pronosticó que si aumentan los salarios mínimos a mediados de año presionarán la inflación, para ubicarla en 4.2 por ciento, nivel que se encuentra fuera del rango objetivo del Banco de México, que es de 3 por ciento +/- un punto porcentual.

En resumen, Correa destacó que para México el panorama es muy incierto, toda vez que las perspectivas para 2015 están sujetas a una gran cantidad de factores que resultarán determinantes, pero cuya evolución es difícil de pronosticar, como desempeño de otros países, distorsiones en los mercados y la posibilidad de errores en la política económica.

:CLAVES

PRONÓSTICOS

Scotiabank estima que este año el petróleo se ubicará en solo 54 dólares, mientras que en 2016 subirá a 67, de lo contrario, las finanzas públicas se afectarán, aseguran sus expertos.

Calcula que el producto interno bruto del año en curso se ubicará en 3.3 por ciento y en 2016 llegará a 3.7 por ciento; además, el tipo de cambio será de 14 pesos y la tasa de interés subirá a 4 por ciento.

Prevé que la inflación rebase el objetivo del Banco de México, afectada por una inminente alza en el salario mínimo, el cual se dará a mediados de año y tendrá fines políticos.