El crédito "fintech" es fácil, pero muy caro

Con un costo anual total superior a 3 mil por ciento, proliferan las firmas que ofrecen financiamiento por internet con pocos trámites.

Ciudad de México

Altos costos, miles de trámites y una elevada posibilidad de rechazo hacen que para mucha gente pedir prestado a un banco no sea una buena opción. Por años estas entidades han marcado el ritmo crediticio del país; sin embargo, las sociedades evolucionan de la mano de la tecnología y los jóvenes ya no están dispuestos a enfrentar estas barreras de entrada al sistema financiero, no obstante, al menos en México, aunque novedosas, las nuevas opciones de financiamiento aún no maduran lo suficiente para ser consideradas una solución real.

La mala reputación que arrastran los bancos entre un segmento de la población, y los avances tecnológicos han propiciado la proliferación de empresas especializadas en tecnología que ofrecen servicios financieros. Desafortunadamente, si una persona necesita o decide acudir a una de estas firmas mejor conocidas como fintech, en búsqueda de un préstamo, debe asumir tasas de interés que en muchas ocasiones rebasan 50 por ciento a pagar en solo 30 días.

Basta con teclear en el buscador “préstamos por internet” para que aparezcan decenas de fintech, y con entrar a los sitios de cada una de ellas, para percatarse de que tras ofrecer un servicio sencillo y sin grandes trámites, se debe aceptar pagar tasas que van de 20 por ciento en solo 15 días a 70 por ciento en un mes, con costos anuales totales (CAT) que son extraordinarios y llegan a ser en promedio de 3 mil por ciento.

Un estudio elaborado por Finnovista, organismo que agrupa profesionales del mundo tecnológico, arrojó que hasta mediados de este año tenía en su radar un total de 140 startups tecnológicas financieras operando en México, las cuales buscan quedarse con parte del negocio de los bancos comerciales que operan en el país, valuado en alrededor de 30 mil millones de dólares. Para el cierre de agosto, el número de estas empresas en el Fintech Radar México de Finnovista llegó a 158, lo que habla de la acelerada proliferación de estas opciones.

Compiten con gigantes

Jorge Ortiz, presidente de la Asociación Fintech de México, ha dicho en múltiples ocasiones que las fintech trabajan para quedarse en el mediano plazo con 30 por ciento del negocio de la banca comercial, la principal proveedora de crédito en el país.

De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), al cierre de agosto pasado la banca comercial del país tenía una cartera de crédito de 4 billones de pesos, un crecimiento anual de 13.5 por ciento desde los 3.6 billones de pesos del mismo mes del año pasado. Es decir, la cartera de crédito del sector se incrementó en 400 mil millones de pesos en 12 meses.

Para lograr el objetivo de dar la pelea al sector bancario, las fintech deberán mejorar y más allá de los trámites sencillos es necesario que ofrezcan mejores costos. Solo por poner un ejemplo: Kueski, una de las plataformas de préstamos por internet que más fama ha tomado en los últimos meses, ofrece préstamos de baja denominación aprobados en tan solo unos minutos, y aunque el costo parece bajo, realmente no lo es tanto.

Según su página de internet, una persona que solicite un préstamos de 2 mil pesos, tendrá que regresarle en 15 días un total de 2 mil 403 pesos, es decir, 20 por ciento más respecto al crédito original; en tanto, si decide pagarlo en 30 días, tendrá que abonar 2,780 pesos, que es 39 por ciento más. En letras pequeñas, su mismo portal informa que su tasa anual es de 417 por ciento y su costo anual total promedio es de 3 mil 558 por ciento.

En sus respectivos portales, la mayoría de las fintech aceptan que las tasas de interés y el CAT que presentan es elevado, sin embargo, explican que sus préstamos no están enfocados a personas que necesiten financiamiento por un año o más, sino que, la mayoría de sus clientes ya sean empresas o personas, liquidan su deuda en semanas o meses, no obstante, están obligadas a mostrar la información de forma anualizada.

De acuerdo con datos de la CNBV, la banca comercial ofrece créditos personales con un costo anual total de alrededor de 30 por ciento, pero difícilmente un banco concederá un préstamo de solo 2 mil pesos, y los trámites suelen llevar semanas. Sin embargo, es posible financiarse con tarjeta de crédito, a cambio de un CAT promedio de aproximadamente 40 por ciento, aunque hay bancos que cobran hasta 80 por ciento.

Opciones positivas

En el mercado fintech también existen buenas ofertas, por ejemplo: Credijusto, una firma que ofrece préstamos para pequeñas y medianas empresas, ofrece un financiamiento mínimo de 150 mil pesos, con pagos mensuales de 14 mil 330 pesos, lo que significa que 12 meses después habrá pagado 171 mil 960 pesos; es decir, solo 15 por ciento más respecto a la cantidad original que solicitó.

Esta firma solo pide siete estados bancarios y una garantía hipotecaria para aprobar el crédito. La mayoría de las fintech no solicitan grandes trámites, basta con llenar algunos datos básicos en sus respectivas páginas de internet para accder al financiamiento.

En un panel sobre fintech organizado recientemente por la consultora EY, ante el cuestionamiento del nivel de tasas que ofrecen estas firmas en México, Gabriel Monjarrez, director general de MiMoni, empresa de préstamos por internet con más de ocho años en el mercado, aceptó que hasta ahora el costo del crédito es más elevado respecto al de otras figuras financieras, principalmente porque aunque tienen menores costos de operación al funcionar 100 por ciento por internet, asumen un mayor riesgo de impago.

Para bajar costos, indicó, la parte más importante en las que se debe trabajar es en incrementar la cultura de pago entre la población mexicana.

MiMoni, según su portal de internet, ofrece préstamos que van desde 2 mil pesos, y aunque no se especifica el plazo, el cliente debe pagar 2 mil 650, equivalentes a 33 por ciento más del monto solicitado. También informa que su tasa de interés anual promedio es de 401 por ciento y su costo anual total asciende a la 11 mil 899 por ciento.

Otras fintech, que al igual que las anteriores está en el radar de Finnovista, es Apoyos Express, entidad que por un préstamo de 2 mil pesos cobra a los 30 días, 40 por ciento, es decir 4 mil 211 pesos. Advierte que su CAT promedio es de 3 mil 500 por ciento.

Adelanta tu Nómina, es una entidad que por 5 mil pesos a un mes cobra 6 mil 915 pesos, es decir, una tasa de 38 por ciento mensual.

Otros ejemplo son: Credilikeme, que cobra una tasa mensual de 30 por ciento, mientras que la anual llega a 348 por ciento; Konfio, cobra 70 por ciento al año; Cohete, 48 por ciento al mes y hasta 450 por ciento anual; Kekipo, 48 por ciento por tres meses, aunque señala que su CAT puede llegar a 2 mil 700 por ciento, y Kredito24, que tras un mes hay que pagar 42 por ciento por un préstamo, tiene costo anual total que puede llegar a 3 mil 900 por ciento.

Cabe apuntar que muchas de las fintech manejan un esquema de reconocimiento, es decir, mientras más veces pida prestado una persona y pague con tiempo, más bajos son los intereses; no obstante, el impago también es fuertemente castigado, dado que aparte de ser reportado al Buró de Crédito, algunas aplican multas de hasta 3 mil pesos, que en algunos casos pueden ser cobrados mediante el recibo de luz, dada una cláusula que se menciona en el contrato.

Riesgo de “blanqueo”

En el último par de años las fintech han cobrado gran relevancia en México; sin embargo, su crecimiento tomó desprevenidas a las autoridades y no existe una ley que las regule, lo cual las convierte en una figura propensa a ser aprovechada para operaciones de lavado de dinero, advirtió Teodoro Briseño, director del despacho TM Sourcing.

“El riesgo de lavado en plataformas digitales existe por la problemática misma que el mecanismo genera: no sabemos, porque no hay regulación, quién oferta ni quién está participando en estas plataformas. La delincuencia para lavar dinero se va al mercado libre donde no hay una regulación, y ese mercado libre hasta el momento es el de fintech”,
apuntó el especialista.

Destacó que en México se blanquean al año entre 15 mil millones y 50 mil millones de dólares, principalmente por el sistema financiero y otras actividades como las operaciones inmobiliarias y las realizadas en centros cambiarios, sectores a los que se les han sumado las fintech, como actividad vulnerable.

Se acerca la regulación

La proliferación de las fintech no ha pasado inadvertida por las autoridades regulatorias del país, por lo cual han hecho público en varias ocasiones que en las siguientes semanas propondrán una leyfintech, con la cual se espera regular la operación de estas entidades para prevenir delitos de lavado, crear una sana competencia con las demás figuras del sistema y proteger a los usuarios que opten por estas entidades.

Recientemente, el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, comentó que en conjunto con el Banco de México trabajan para crear una normativa que reconozca y fomente el desarrollo de las fintech.

“En la secretaría hay un gran compromiso con el sector fintech; nos parece que los elementos que pueden aportar en términos de profundización y de mayor penetración en el sistema financiero, de lo que nos puede ayudar en materia de inclusión e innovación, son muy relevantes para efectos de acercar a más gente a los beneficios del sector financiero formal”, apuntó.

Por su parte, Chemaya Mizrahi, presidente de la Asociación de Sociedades Financieras de Objeto Múltiple de México (Asofom), hizo un llamado a acelerar la aplicación de la nueva ley, dado que todos los días surgen nuevas empresas tecnológicas enfocadas en dar crédito, y sin duda existe el riesgo de que en algún momento una de esas plataformas afectará a los usuarios.

“No es necesario, sino urgente tener la nueva regulación, porque no me da miedo ni pena decirlo, estoy seguro de que habrá alguna plataforma fintech que va defraudar a sus clientes debido a que va ser un mercado muy grande”, advirtió.

Rival

La CNBV reportó que al cierre de agosto la banca comercial tenía una cartera de crédito de 4 billones de pesos, un crecimiento anual de 13.5 por ciento.

Retraso

La propuesta para regular a las fintech estaba programada para el 8 de septiembre, pero se pospuso por los cambios en Hacienda.

Reto

De acuerdo con TM Sourcing, en México se blanquean entre 15 mil millones y 50 mil millones de dólares al año, principalmente en el sistema financiero.

Esquema

Las fintech han triunfado pese a sus altos costos, gracias a que ofrecen créditos de bajos montos y en ocasiones dan respuesta en minutos.

30%

del mercado crediticio bancario es la meta que tienen las fintech de captar en nuestro país en los próximos 10 años.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]