Iniciativa privada urge a crear más empleos

De acuerdo con el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado es fundamental una política pública que resuelva el problema de la precarización del empleo que debilita el mercado laboral interno.
Tener que cumplir metas y proyectos, desanima a los desempleados.
El CEESP estimó que la creación de nuevos puestos de trabajo sigue concentrándose en los niveles salariales más bajos en el primer trimestre de 2015. (Archivo)

Ciudad de México

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) estimó que hay necesidad de una mayor creación de empleos en México y para ello es fundamental generar un ambiente propicio y que las decisiones de política pública sean las más acordes con la coyuntura económica.

En su publicación semanal "Análisis económico ejecutivo", el CEESP informó que en el primer trimestre de 2015 la población ocupada creció sólo en 725 mil 117 personas, cifra que es claramente insuficiente para cubrir las necesidades de la población.

En ese mismo lapso, la población en edad de trabajar aumentó un millón 603 mil 179 personas, explicó el organismo de investigación y análisis del sector privado.

Aunado a esto, dijo, el problema de precarización del empleo continua siendo un factor importante que incide negativamente en el mercado laboral y que se refleja en la debilidad del mercado interno.

La creación de nuevos puestos de trabajo sigue concentrándose en los niveles salariales más bajos en el primer trimestre: en el segmento de ocupados con ingresos de menos de uno hasta dos salarios mínimos se generaron 863 mil 737 plazas, mientras en el de ingresos de dos a tres salarios mínimos se perdieron 928 mil 667 puestos.

El CEESP precisó que si bien los ocupados con más de tres salarios mínimos aumentaron en 294 mil 823 personas, esto no implica una mejora importante en el mercado laboral.

Para el organismo, otros factores que reflejan la precarización del empleo son la informalidad, pues en este segmento los empleos generalmente son de mala calidad con ingresos bajos, así como la subocupación, que representa el porcentaje de la población ocupada que tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le permite.