En foro, recomiendan considerar a consumidor

En el Encuentro de Liderazgo Empresarial de la Universidad de Monterrey, especialistas coincidieron en que es importante que los ejecutivos estén al tanto de las necesidades y preferencias del ...
Ram Charan, consejero de múltiples CEO a nivel global y gurú de la Ejecución Estratégica
Ram Charan, consejero de múltiples CEO a nivel global y gurú de la Ejecución Estratégica (Foto: Especial)

Monterrey

Dar poca prioridad a las necesidades y exigencias de los consumidores es uno de los problemas que pueden hacer más daño a los negocios o empresas, coincidieron especialistas que participaron en el Encuentro de Liderazgo Empresarial de la Universidad de Monterrey (UDEM).

Ram Charan, consejero de múltiples CEO a nivel global y gurú de la Ejecución Estratégica, explicó que es importante que los ejecutivos se concentren en las necesidades del consumidor, que se haga un balance entre estrategia y resultados y estar pendiente de sus preferencias.

“A ningún ejecutivo le pagan sólo por la estrategia, les pagan por los resultados, tenemos que hacer ambas cosas”, explicó el consultor.

Ninguna estrategia de mercado es buena si no se tiene el apoyo del consumidor, quien es finalmente quien tiene el poder. Los ejecutivos, advirtió, deben trabajar en entender porqué el consumidor prefiere algo o alguna compañía.

La labor que se debe hacer es investigar lo que el consumidor está experimentando con base en su estrategia y establecer cuál es el motor impulsor que entrega esa propuesta al cliente: ya sea productos nuevos, un sistema, un uso especial o su costo.

El evento organizado por la UDEM contó con la participación de diferentes especialistas en el tema, como Gilberto Marín de Mabe, José Arana de GIS, Javier González de Bimbo y Jorge Rodríguez de Paciv, entre otros.

El rector de la institución educativa, Antonio J. Dieck Assad, insistió en que la división de negocios de la UDEM ha realizado investigaciones que buscan soluciones a problemas que enfrentan los ejecutivos, ya que se ha detectado que los objetivos planteados por las compañías se cumplen apenas en un 50 por ciento debido a la mala ejecución estratégica.

EMB