• Regístrate
Estás leyendo: Construir puentes, no muros
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 00:33 Hoy

Construir puentes, no muros

Jaime Serra Puche considera que el TLCAN creó una región. No se trata de tener productos hechos en México, Canadá o EU, sino hechos en Norteamérca.

Publicidad
Publicidad

Leonardo Peralta

Para Jaime Serra Puche, jefe negociador por México del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y exsecretario de Comercio y Fomento Industrial entre 1988 y 1994, el tratado transformó profundamente a la economía de Norteamérica, “creó una región donde numerosas cadenas productivas atraviesan toda la región y no se puede decir que sus productos estén hechos en Estados Unidos (EU) o Canadá, sino en toda Norteamérica”.

En su punto de vista, el impacto negativo del TLCAN que le atribuyen no está justificado, “las exportaciones mexicanas hacia EU representan aproximadamente 1.3% del Producto Interno Bruto de EU, no podemos decir que estas dañen su economía. Lo que allá está pasando es un profundo cambio tecnológico que está modificando su estructura productiva”, señaló.

Las visiones proteccionistas expresadas por los virtuales candidatos a la presidencia de EU tienen que ver más con la contienda política y una falta de información posterior a la firma del tratado en 1993 según el exfuncionario, “creo que faltó un proceso de educación sobre los beneficios del TLCAN en EU, además de que en contiendas presidenciales como la de 2008 entre Hillary Clinton y Barack Obama se usó como argumento, por lo que existen precedentes de lo que hoy pasa”.

Lo que a juicio del también autor del libro “El TLC y la formación de una región”, es distinto esta vez es que los ánimos se han exacerbado, “Trump se ha expresado con insólita agresividad hacia México, incluyendo a la agenda comercial como causa de los problemas de los Estados Unidos”. Esto ha hecho que la virtual candidata Clinton y una parte de los políticos en EU vean la agenda proteccionista como un recurso para ganar popularidad, “el razonamiento es sencillo: si los argumentos proteccionistas acarrean popularidad, hay que sumarse a ellos”, dijo.

El mayor problema es que estas posturas están causando efectos en la economía mexicana, “algunas inversiones están empezando a colocarse en espera del desenlace de las elecciones presidenciales en noviembre y si un hipotético presidente Trump llegase a la Casa Blanca, amparará una relación comercial muy complicada con los EU”, explicó.

Sin embargo, Serra indicó que el resurgimiento del TLCAN en la agenda pública estadounidense podría aprovecharse para complementarlo con nuevos temas, “no pensaría en una renegociación pero sí en abordar asuntos como la movilidad laboral”, dijo el experto y añadió que buena parte de los migrantes mexicanos en EU no tienen deseos de radicarse en ese país, “pero se ven forzados a quedarse allá y a llevar sus familias con ellos. Una política de movilidad laboral en Norteamérica quitaría tensión a la agenda migratoria, pero eso ahora los políticos allá no lo ven”.

Además, Serra Puche alertó sobre la necesidad de crear un discurso más accesible de los privilegios que trae el tratado a la región, hacer visibles “sus beneficios del ante la población es una tarea que debería emprenderse lo antes posible”, añadió. “Los argumentos proteccionistas no suelen ser muy sólidos económicamente, pero emocionalmente son poderosos; allí hay una batalla por emprender”, concluyó.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.