• Regístrate
Estás leyendo: Conoce a Román Fonseca
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 01:36 Hoy

Conoce a Román Fonseca

Uno de los fundadores del bufete Mossack Fonseca dice que la filtración es obra de hackers, defiende la legalidad del trabajo de la firma durante 40 años.

Publicidad
Publicidad

Jude Webber

“No espero que esto lleve a un solo caso jurídico”, dijo Román Fonseca a Financial Times vía telefónica desde Panamá. Fonseca insiste en que los clientes de su firma no hicieron nada malo.

“El derecho a la privacidad es importante, todo el mundo tiene ese derecho”, dijo. “Es algo que se está perdiendo, pero es un derecho humano”.

Los Papeles de Panamá centran la atención en el papel que supuestamente desempeñó la firma en la creación de empresas que permitían que la riqueza pudiera alejarse delas miradas indiscretas o minimizar los impuestos. Pero Fonseca dijo “la creación de empresas no es un pecado”. También dijo que algunos de los nombres que se dieron a conocer en las filtraciones lo sorprendieron, aunque no explicó cuáles. Señaló que algunos de los archivos filtrados eran antiguos, de 1980.

“Hemos abierto más de 250,000 empresas... nuestros estándares son muy altos”, dijo.

Si bien aceptó que “estadísticamente, algunos deben tener problemas”, insistió en que cualquier asomo de irregularidades habría llevado a Mossack Fonseca a retirarse de esos acuerdos.

Fonseca insistió en que su firma no trató directamente con los clientes finales, y que en sus primeros días, antes de la introducción de regulaciones más estrictas de “conoce a tus clientes”, en Panamá y en el mundo siquiera había conocido sus identidades.

“Es como si compras un coche y lo vendes a una concesionaria y esta lo vende a una mujer que mata a alguien, la fábrica no es responsable”, dijo Fonseca.

El bufete de abogados actuó en nombre de intermediarios, un banco o un abogado, aunque, según Fonseca, en algunos casos la firma se mantuvo como un agente registrado, ofreció servicios secretariales o proveyó un director.

La industria es objeto de críticas sobre si sus clientes buscan de forma legítima la privacidad o solamente el secreto con el fin de evadir impuestos o incluso lavar dinero. Si bien Panamá se considera desde hace mucho tiempo un paraíso offshore y una meca para acuerdos cuestionables –el expresidente Ricardo Martinelli es fugitivo y enfrenta cargos de corrupción, Fonseca insistió en que hay estrictas regulaciones financieras.

Fonseca fundó la firma con el alemán Jurgen Mossack, en1977 cuando los dos abogados fusionaron sus despachos. Fonseca describió su firma como un participante importante en un nicho de la industria, pero que su participación en el mercado mundial es 5%, cifra que de ser cierta, sugiere que la información que se encuentra en los 11.5 millones de archivos es solo la punta de un gran iceberg.

Fonseca renunció de su cargo como asesor del presidente panameño Juan Carlos Varela, el mes pasado después de que su bufete quedó inmerso en el escándalo de corrupción política de Brasil. Mossack Fonseca cerró su oficina en Brasil después de que algunas personas que abrieron cuentas con la firma quedaron implicadas en las investigaciones del escándalo de sobornos que ahora amenaza la supervivencia política de la presidenta Dilma Rousseff.

Cuando se le preguntó si pueden surgir otras acusaciones de vínculos entre empresas que creó Mossack Fonseca y el escándalo brasileño, dijo “espero que no”. El abogado descartó regresar a la política nacional. “Estoy cansado… me gustaría una vida tranquila. Eso le pido a Dios todos los días”, dijo.

“Estamos limpiando nuestro nombre”, comentó refiriéndose a que Panamá salió en febrero de la “lista gris” internacional de países que no logran hacer lo suficiente para combatir el lavado de dinero. “Esto ocurre y no son buenas noticias para Panamá. No tenemos miedo. No hemos hecho nada malo”, agregó. “Siempre duermo bien por las noches. Mi conciencia está tranquila”, concluyó el abogado.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.