ENTREVISTA | POR REGINA REYES-HEROLES C.

Allan McCrea Steele CEO de Edelman Latinoamérica

La confianza de la población en el gobierno, los medios de comunicación, las ONG's y las empresas registra un nivel a la baja sin precedentes. El Edelman Trust Barometer de 2017 se realiza en 28 países, entre ellos México.

"La confianza está en crisis"

Allan McCrea Steele, CEO de Edelman Latinoamérica.
Allan McCrea Steele, CEO de Edelman Latinoamérica. (Cortesía)

Se ha perdido la confianza en las instituciones, ¿qué notan de México en particular?

México muestra una caída en los cuatro sectores, tanto del público informado como del público masivo.

En México, la confianza del público informado en las instituciones cayó 11% este año, mientras que el público general o el público masivo registró una caída de 7 puntos. Esto tiene que ver con los cambios en el mundo. México no es un país aislado y obviamente repercute la caída de confianza global en el mercado mexicano. La confianza hoy está en crisis, esa es la realidad. 


¿Han cambiado los niveles de confianza en el sector privado?

México tiene uno de los niveles más altos en el sector privado, un nivel bastante aceptable y hasta positivo. Pero sí registra una caída este año de nueve puntos para establecerse en 66 puntos de confianza.

En una escala del 1 al 100, a partir de los 60 puntos se muestra confianza en la institución. Entre los 50 y 59 son neutrales. Y debajo de los 50 son niveles negativos.


¿Cuál es el sector con menor confianza y qué otros países son similares a México?

En línea general, el público ha perdido confianza en el sistema. Pero el gobierno muestra la caída más importante. México tiene un 24% de confianza en su gobierno. Solo hay tres países igual o con niveles más bajos. Con un mismo nivel de desconfianza está Brasil, y los dos que están por debajo de México son Polonia y Sudáfrica. Sudáfrica es el que tiene los niveles más bajos, en el orden del 15%.

Pero el nivel de desconfianza no escapa del resto de la región. Argentina tiene un repunte este año, pero está en 33%, y Colombia también tiene niveles bajos que no alcanzan a generar una confianza en su gobierno.


¿Cómo lograr más confianza?

Lo que todos los actores de la sociedad tienen que hacer es crear nuevas reglas, reglas que sean más transparentes y de comportamientos más éticos; de contribución y colaboración entre todos. Y donde se busca el bien común y no el bien propio.

Una de las grandes enseñanzas del estudio es que hoy para el sector de las empresas es igual de importante el retorno financiero, como la contribución para mejorar la calidad de vida y las condiciones en las comunidades en las que existen.

El sector privado tiene un rol muy fuerte, pero como ciudadanos, tenemos que hacer un escrutinio público a las empresas y al gobierno para que se comporten de una manera más transparente y ética. Eso es lo que nos va a ayudar a recuperar los niveles de confianza.

Es importante entender que la confianza tal vez sea uno de los atributos más volátiles y muy fáciles de perder. Pero también es un atributo que no desaparece, va migrando de un actor a otro, por lo que podemos volver a reconstruirla.


¿Somos muy pesimistas?

En el mundo occidental la mitad de los países encuestados no creen que su sistema hoy funcione. El mundo asiático tiene mucho más confianza en sus sistemas. Hay un cuestionamiento hacia los sistemas occidentales, pero entre las causas para que eso pase hay distintas variables: corrupción, que involucra a los sectores privados y públicos, pues se necesitan más de dos para hacerla, y la globalización y la migración como agentes que destruyen los puestos de trabajo.

Esto, sumado a la erosión de los valores sociales, genera una tierra muy fértil para el pesimismo.