• Regístrate
Estás leyendo: Compromisos ante cambio climático se quedan cortos
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 14:38 Hoy

Compromisos ante cambio climático se quedan cortos

Las emisiones mundiales de dióxido de carbono aumentaron de 22 mil millones de toneladas anuales en la década de los 90 a más de 35 mil millones en la actualidad.

Publicidad
Publicidad

Si las personas fueran tan solo la mitad de buenas para reducir la contaminación de dióxido de carbono de lo que son al hablar de ello, no existiría un problema como el cambio climático.

Casi todos los años, durante las últimas dos décadas, cientos de diplomáticos, funcionarios y activistas se reúnen en una conferencia de negociaciones de la ONU para hablar sobre cómo detener el calentamiento global.

Cada reunión termina con un elocuente conjunto de compromisos, normalmente consagrados en un acuerdo que lleva el nombre del lugar donde se realizaron las negociaciones.

Pero los resultados netos del Protocolo de Kioto, el Plan de Acción de Bali, el Acuerdo de Copenhague y el Acuerdo de Cancún están muy lejos de ser impresionantes. Las emisiones mundiales de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero que conduce al cambio climático, aumentaron de 22 mil millones de toneladas al año a principios de la década de los 90 a más de 35 mil millones de toneladas en la actualidad.

Sin embargo, este año, se supone que va a ser diferente. En diciembre, los negociadores de casi 200 países deben cerrar un acuerdo global sobre el cambio climático en la cumbre de las Naciones Unidas en París, que finalmente detendrá el implacable aumento de las emisiones de carbono.

Antes de la reunión se le pidió a cada país un plan en el que explique cómo pretende reducirá las emisiones de carbono y la cantidad a bajar.

Casi 60 países ya lo hicieron en el transcurso de este año, entre ellos los 28 miembros de la UE, China, EU y Japón, junto con países más pequeños, como las Islas Marshall y Marruecos.

Eso en sí es nuevo. El único tratado global sobre el clima que le exige legalmente a los países actuar —Protocolo de Kioto— significó que los grandes países industrializados tuvieron que reducir sus emisiones, mas las economías emergentes de rápido crecimiento, como China y la India, no.

Esto pudo tener sentido en 1997, cuando EU era el principal emisor de carbono, pero no en 2015, cuando China es la entidad más grande y la India es la tercera más grande (a menos que se cuente a la Unión Europea como un solo emisor, lo que ubica a India en el cuarto lugar).

El otro aspecto importante del acuerdo de París es que se supone que debe incluir nuevas reglas que obliguen a los países a aumentar progresivamente sus acciones sobre el cambio climático durante años, tal vez décadas.

Como la secretaria ejecutiva de la Convención Marco sobre el Cambio Climático de la ONU, Christiana Figueres, dijo, esto no se supone que sea “un acuerdo de una sola vez”.

Pero a medida que se acerca la reunión de París, es claro que este aumento progresivo de los esfuerzos para reducir las emisiones va a ser vital.

Figueres reconoció repetidamente que los planes iniciales que los países publicaron no serán suficientes para impedir que las temperaturas aumenten 2 grados centígrados desde la época preindustrial, un nivel que los países acordaron en negociaciones previas de la ONU que no se debe superar.

Algunos analistas que observan los compromisos de los países son más críticos. “Uno esperaría que la combinación de todos esos nuevos objetivos del clima de los gobiernos pusieran al mundo en un camino hacia menores emisiones, pero no”, dice Louise Jeffery, del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático.

El instituto es uno de los cuatro grupos de investigación del clima que unieron fuerzas para darle seguimiento a las acciones que los países prometieron realizar antes de la reunión de París, los Compromisos de Contribución a Nivel Nacional, que en la jerga de la ONU se conocen como los INDC.

En septiembre, el consorcio dio a conocer su evaluación de 15 de estos compromisos, con lo que se cubre 64.5 por ciento de las emisiones globales.

Solo se consideraron los compromisos de Etiopía y Marruecos como los que van en línea con lo que se requiere para cumplir con el objetivo de los 2 grados centígrados.

Se calificó como “medianos” a otros seis: China, la UE, México, Noruega, Suiza y EU. Eso es así porque a pesar de que las reducciones de las emisiones a las que se comprometieron se pueden considerar justas, el calentamiento aún superaría los 2 grados centígrados si todos los gobiernos adoptaran niveles similares de ambición.

Y se calificó a otros siete INDC como “inadecuados”, lo que significa que no se puede considerar una contribución justa para limitar el calentamiento a 2 grados centígrados “desde casi cualquier perspectiva”, de acuerdo con los investigadores. Estos países son Australia, Canadá, Japón, Nueva Zelanda, Singapur, Corea del Sur y Rusia.

“La mayoría de los gobiernos que ya presentaron su INDC tienen que revisar sus objetivos a la luz del objetivo global y, en la mayoría de los casos, tendrán que fortalecerlos”, dice Niklas Höhne, de NewClimate Institute.

“Los que todavía trabajan en sus objetivos tienen que asegurar que apuntan lo más alto posible”.

Ya sea que los demás cumplan o no, esto significa que cualquier acuerdo al que se llegue en París probablemente recibirá duras críticas, a menos que los países acuerden incrementar sus compromisos en el futuro.

Sin embargo, algunos analistas dicen que incluso los compromisos que hicieron los países hasta el momento significan que el acuerdo de París puede ser transformacional, con importantes implicaciones para las empresas. “Creo que solo unos cuantos presidentes ejecutivos realmente se involucraron seriamente con lo que pasa en las negociaciones de París en este momento”, dice Jonathan Grant, especialista de política climática de PwC. “París va a catalizar la acción sobre el clima a escala nacional, y allí es donde será el momento crítico para las empresas”, dice Grant.

“Los objetivos nacionales implican un cambio radical en los esfuerzos y la legislación que puede tener como resultado más regulaciones para las firmas con emisiones intensivas de carbono y más incentivos para las tecnologías de bajas emisiones”.

60

Países que presentaron un plan que explica cómo pretenden reducir las emisiones de carbono y la cantidad a bajar; entre ellos, 28 naciones de la Unión Europea, Estados Unidos, China, Japón, Marshall y Marruecos

200

Países que se reunirán en la cumbre climática de París; el objetivo es impedir que las temperaturas se eleven dos grados desde la época preindustrial, un acuerdo previo en la ONU


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.