¿Cuándo sí y cuándo no comprar boletos en preventa?

Conseguir entradas para algunos partidos y conciertos puede ser toda una odisea, por lo que muchos prefieren comprar en preventa, aunque no siempre es la mejor opción.
La información estadística tendrá cobertura a nivel nacional
Consejos para elegir boletos en preventa. (Cuartoscuro)

Ciudad de México

Descuentos, acceso a eventos exclusivos y la garantía de que no te quedarás sin boleto para el concierto o partido de futbol que (aparentemente) todo el mundo ha esperado por años son algunas de las ventajas de las compras en preventa con tarjeta de crédito, pero qué pasa cuando el concierto de tus sueños sólo lo es para ti y nadie más quiere boletos o cuando tu presupuesto no da para boletos en primera fila.

¿Vale la pena desvelarse esperando a que empiece la preventa?, aquí algunas respuestas.

¿Cuándo sí?

  • Cuando en serio todo el mundo quiere boletos. U2, Paul McCartney y Madonna son algunos nombres de artistas que en serio van a agotar entradas, al igual que una final entre Chivas y América, por lo que es muy probable que si no compras en preventa te quedes sin lugares; pero si tu plan es desvelarte por una preventa para Luis Miguel o Juan Gabriel debes saber que lo más seguro es que hagan 20 conciertos seguidos en el Auditorio Nacional y puedes ahorrar para la próxima.
  • Cuando el ahorro es la base de la compra. Fabiola Armendáriz Mejía, gerente de Contenidos financieros y capacitación en educación financiera en Banamex, sugiere que la tarjeta de crédito sea sólo un medio de pago para aprovechar realmente dos herramientas financieras; por una parte el ahorro como mecanismo para cumplir metas y la tarjeta de crédito para conseguir un buen descuento y garantizar un lugar en eventos que son muy demandados.
  •  Cuando eres totalero. Los usuarios que son totaleros -pagan a tiempo el 100 por ciento de sus deudas- y utilizan su tarjeta de crédito sólo como medio de pago son candidatos ideales para comprar en preventa porque el precio final del boleto será el mismo que el de la preventa. “Muchas personas compran boletos en preventa con un buen descuento, pero cuando llega su fecha de pago sólo abonan el mínimo y los intereses que esto genera terminan haciendo que el boleto cueste lo mismo o más que si no lo hubieran comprado en preventa, dice Armendáriz.
  •  Cuando la compra está presupuestada. Aún cuando el descuento que ofrecen las preventas sean unas verdaderas “gangas”, este gasto debe estar registrado en el presupuesto personal o familiar. De nada sirve conseguir un buen descuento si se va a tener que pedir prestado para poder pagar.

¿Cuándo no?

  • Cuando excede tu capacidad de pago. Sin importar lo mucho que desees un concierto, un partido o un espectáculo, si el costo del boleto o lo que vayas a comprar en preventa está excediendo tu capacidad de pago mensual es una compra que no debes hacer. Armendáriz Mejía recuerda que las deudas mensuales no deben representar más del 30 por ciento de nuestros ingresos, es decir que si tu ingreso al mes es de 10 mil pesos tus pagos crediticios no deben ser mayores a tres mil pesos.
  • Cuando dejas de atender prioridades básicas. Cuando el costo de un boleto sale de tu presupuesto, por muy barato que parezca, debes decir NO a esa compra. La emoción y el impulso pueden provocar que dejes de atender temas básicos como la despensa, la renta, el mantenimiento del auto, tu cita médica, etc.
  •  Cuando tu grupo favorito no es el favorito de los demás. Tú y nadie más que tú sabe qué tan “famoso” es el cantante o grupo que te quita el sueño y si los boletos que estás buscando son realmente demandados. Si el concierto que deseas es de un grupo nacional es muy probable que tengas más oportunidades para conseguir boletos en otras fechas y en venta normal.