Los compradores estadunidenses gastan solo cuando llegan ofertas

Los consumidores tienen más dinero en sus bolsillos gracias a los bajos precios de la gasolina y al aumento en los salarios, pero se muestran cautelosos en la forma cómo lo gastan.
Sears no ha especificado cuántos productos de la marca Trump dejó de vender.
Sears dijo que las ventas cayeron más de 8 por ciento —o 488 millones de dólares (mdd)— para llegar a 5 mil 400 mdd durante el primer trimestre. (Foto: Shutterstock)

Nueva York

La caída de las ventas de Sears y Abercrombie resaltan el cambio en los patrones de consumo.

El cambio en los hábitos de compra de los consumidores estadunidenses quedó de manifiesto con los malos resultados del primer trimestre del operador de tiendas departamentales Sears y la cadena minorista de ropa para adolescentes Abercrombie & Fitch, mientras que las tiendas de descuento Burlington Stores elevó su directriz después de superar los pronósticos de ventas.

Los consumidores tienen más dinero en sus bolsillos gracias a los bajos precios de la gasolina y al aumento en los salarios, pero se muestran cautelosos en la forma cómo lo gastan. Cuando llegan a las tiendas, esperan ofertas.

Las tiendas departamentales y los minoristas especializados se encuentran entre los mayores perdedores de este cambio, y Sears y Abercrombie son las últimas compañías que informan caídas en la ventas en la misma tienda.

Sears, que no registra un crecimiento de ingresos trimestrales desde 2007, dijo que las ventas cayeron más de 8 por ciento —o 488 millones de dólares (mdd)— para llegar a 5 mil 400 mdd durante el primer trimestre. La caída se debió principalmente al descenso de 6.1 por ciento en las ventas comparables y pone de manifiesto la dificultad que tiene la empresa para recuperar a sus clientes, quienes optan cada vez más por gastar el dinero en experiencias y tecnología, y comprar en línea.

Los fuertes descuentos también pasaron factura. Su margen bruto cayó de 25.8 por ciento el año anterior, a 21.8 por ciento.

Esto ayudó a elevar las pérdidas del trimestre a 471 mdd, o 4.41 dólares por acción diluida (que es el resultado de dividir la utilidad neta entre el promedio de acciones en circulación), en comparación con una pérdida de 303 mdd, o 2.85 dólares por acción diluida en el mismo periodo del año anterior. Sears también anunció la salida del director de finanzas, Robert Schriesheim, y la contratación de asesores para analizar “alternativas” para sus marcas Kenmore, Craftsman y DieHard, y su operación de reparación Sears Home Services.

Las difíciles condiciones de comercio también se destacaron por los resultados de Abercrombie. El proveedor de sudaderas y advirtió que el segundo trimestre se mantendrá difícil y que llegó a su decimotercer trimestre consecutivo con caída en ventas.

A pesar de los esfuerzos para remodelar sus líneas de productos, las ventas en la misma tienda cayeron 4 por ciento durante el trimestre, frente a las expectativas de un aumento de 1.2  por ciento.

Las ventas o se mantuvieron sin cambios o bajaron en todas las marcas y mercados, lo que arrastró las ventas netas del periodo a una caída de 3 por ciento para llegar a 686 mdd. Las pérdidas netas fueron de 39 millones 600 mil dólares, en comparación con 63 millones 200 mil dólares durante el mismo periodo del año anterior. Las acciones cayeron más de 12 por ciento en las primeras operaciones del mercado.

Por el contrario, las tiendas que pudieron adaptarse a la frugalidad de los clientes reciben su recompensa. En un momento en que cadenas como Macy’s y Nordstrom emiten advertencias de utilidades, Burlington Stores elevó su guía de ventas para todo el año después de lograr superar las proyecciones de ganancias.

La compañía, más conocida por su cadena de tiendas de descuento Burlington Coat Factory, informó un incremento de 4.3 por ciento en las ventas en la misma tienda en el primer trimestre.