Las complicaciones espantan a los franquiciatarios antes de iniciar en el negocio

Para el director de Black Coffee es necesario que le dediquen tanto tiempo y esfuerzo como si fuera su propio concepto.

Guadalajara

Las complicaciones con los espacios para hacer negocio, sobre todo en centros comerciales, llega a espantar a los potenciales franquiciatarios, pues lo que buscan regularmente es recuperar su inversión rápido al comprar los derechos para una marca, asegura León Reffreger Alonso, director general de Espacios que Inspiran, corporativo que maneja La Borra del Café.

“Un centro comercial nos estaba pidiendo 45 meses de renta de guante, ese dinero es meramente utilidad del centro comercial o de quien tiene el contrato. A lo mejor uno como corporativo, que ya está acostumbrado a eso, lo entiendes, pero el franquiciatario no puede pagar dos o tres millones de pesos por un local de 120 metros cuadrados y luego invertir otros tres millones de pesos en levantarlo. Se vuelve un negocio a muy largo plazo y el franquiciatario no quiere un negocio a largo plazo”.

Por lo cual, advierte, cuando se tiene la oportunidad se tiene que aprovechar, antes de que entre en la cabeza del desarrollador un comercio en específico. “Tienes que tratar de ser lo más rápido posible. Una vez que empieza el desarrollo tienes que empezar las negociaciones porque todos lo van a hacer en ese momento, y como existen restricciones que conoces que va a haber de otras marcas, antes de que llegue esa marca tienes que llegar tú, y llegando tú tienes que esperar que al desarrollador no se le antoje que haya un Starbucks. Ni han hablado con ellos y ya le ponen el letrerito de Starbucks”, comenta el empresario.

León Reffreger asegura que la sociedad actual y sus costumbres hacen más poderoso al centro comercial, pues ya no es como antes, cuando la gente salía a caminar por la calle. “El centro comercial tiene un potencial gigantezco, más por nuestro estilo como sociedad actualmente, nos estamos yendo a los centros comerciales los fines de semana. […] Ves a familias en Andares recorriendo y recorriendo y recorriendo, comen, juegan, el cine, etcétera, y otros corredores vacíos. Antes era muy distinto, la gente tenía un hábito más de calle, ahora no. Ya es más fácil que estés en un centro comercial que en un parque”.

Por su parte, para Alfredo Soriano, director general de Black Coffee, no basta con comprar una franquicia de renombre para obtener dividendos, pues de igual manera se tiene que dar el 110 por ciento, como en cualquier negocio, para que sea rentable.

 “Mucha gente que va a emprender piensa que con sólo tener dinero es más que suficiente. Cuando la gente me pregunta ‘¿en qué porcentaje me puedes asegurar que mi inversión va a funcionar’, le digo yo no te puedo garantizar nada, te garantizo el 1 por ciento, el otro 99 por ciento está de tu lado. Yo te presto mi marca, la fama que hemos conseguido, yo te digo cómo se hacen las cosas, te enseño a hacer las cosas, camino contigo para hacer las cosas, pero el buenos días lo vas a dar tú en las sucursales, al igual que las buenas noches; para dar el buenos días hay que estar a las seis de la mañana en la sucursal, y para dar las buenas noches hay que estar a las once de la noche”.