• Regístrate
Estás leyendo: Completa Fresnillo Plc la ruta del metal dorado
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 14:05 Hoy

Completa Fresnillo Plc la ruta del metal dorado

Será una transacción de bajo riesgo por los proyectos de explotación.

Publicidad
Publicidad

La compra de la empresa estadunidense Minera Pentmont por parte de la mexicana Fresnillo plc, principal subsidiaria de Industrias Peñoles, tendrá un efecto neutro, ya que será una transacción de bajo riesgo y atractiva por los proyectos para la explotación de oro; sin embargo, debe considerarse que son minas con problemas ejidales, destacaron analistas.

La subsidiaria de Peñoles adquirirá 44 por ciento restante de la minera Penmont, en una transacción valuada en 450 millones de dólares y que se concretaría en octubre próximo. Actualmente Fresnillo posee 56 por ciento de las acciones de Penmont.

Fresnillo Plc es el productor de plata primaria más grande del mundo y el segundo productor de oro más grande de México. Forma parte de Industrias Peñoles, un grupo minero con operaciones integradas cuyas principales actividades son la exploración, extracción, beneficio y venta de concentrados y minerales, así como la producción y venta de metales no ferrosos, además de la elaboración y venta de productos químicos inorgánicos.

En un comunicado, Fresnillo dio a conocer que dicha compra le permitirá incrementar la base de reservas en 2.0 millones de onzas de oro y en recursos base a 5.1 millones de onzas, ya que contará con la explotación de las minas en el Corredor de Herradura, en el estado de Sonora, uno de los cinturones de oro más prometedores de México, con la exploración de dos proyectos importantes Mega Centauro y Centauro Profundo.

Octavio Alvídrez, CEO de Fresnillo, en una conferencia telefónica comentó que una vez que la empresa tenga el control total de los activos de Penmont, le permitirá a Fresnillo maximizar el valor de las minas productoras actuales, desarrollar activos de calidad en una zona clave de crecimiento y continuar programa de inversión.

Destacó que la empresa tiene amplia experiencia operando en el Corredor de Herradura y tiene un sólido historial de éxito de la exploración en esta región, con miras a incrementar la producción anual de 500 mil onzas a 750 mil onzas (koz) para 2018.

De acuerdo con especialistas de Intercam, la empresa ya tenía control en las operaciones de Minera Penmont, por lo que no se trata de una nueva adquisición, sino de la misma subsidiaria que ha venido presentando complicaciones por el conflicto con cinco propietarios del ejido El Bajío, en Sonora, quienes reclamaban derechos sobre una superficie de tierra en las proximidades de Minera Penmont, subsistiendo en la actualidad la paralización en las actividades de su mina Soledad-Dipolos, lo cual no espera resolverse pronto.

Derivado del conflicto en la mina Soledad-Dipolos; las minas Herradura y Noche Buena, también fueron suspendidas temporalmente y apenas están regresando a sus niveles de producción.

Pese a los conflictos ejidales, los analistas destacaron la importancia de las minas que opera Penmont; por ejemplo, Herradura cuenta con una producción anual promedio estimada de 350 mil onzas de oro (2014-2019e) y reservas totales por 2.7 millones de onzas.

Soledad-Dipolos, la segunda en importancia después de Herradura y Noche Buena, cuenta con una producción anual promedio estimada de 165 mil onzas de oro (estimados para 2014-2019) y reservas totales por 1.1 millones de onzas.

Randy Engel, vicepresidente ejecutivo de Desarrollo Estratégico de Newmont, dijo que esta transacción refuerza la flexibilidad financiera de Newmont que desde 2013 generó mil 300 millones de dólares de la venta de activos no básicos por su valor razonable; además de que le permitirá mejorar su posición para financiar la próxima generación de operaciones rentables de la empresa como la explotación de la reserva Merian, en Surinam.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.