• Regístrate
Estás leyendo: Compañías de baja capitalización se vuelven sexys en 2015
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 00:59 Hoy

Compañías de baja capitalización se vuelven sexys en 2015

Los inversionistas en compañías de baja capitalización podrían cosechar mayores dividendos en 2015 con la expansión de la economías de EU.


Publicidad
Publicidad

Stephen Foley

Una de las tendencias más significativas de 2014 fue el bajo rendimiento de las acciones de las compañías de pequeña capitalización de EU frente a sus colegas de primera línea.

El índice de baja capitalización Russell 2000 muestra un descenso de 1% desde que inició el año, en comparación con una fuerte ganancia de 8.3% del S&P 500.

El resultado es una sorpresa. Las empresas pequeñas están mucho más expuestas a la economía doméstica y EU ha crecido con más fuerza que las otras grandes economías, que se han desempeñado peor de lo esperado.

No es sólo que muchos inversionistas estuvieran realizando apuestas demasiado optimistas en la baja capitalización para este año. Hay un sesgo estructural hacia las acciones pequeñas en la mayor parte de la industria de gestión de fondos, lo que significa que muchos inversionistas han sido golpeados por la inesperada debilidad de las acciones de baja capitalización.

La razón de la tendencia es que las ganancias potenciales al elegir un exitoso conjunto de acciones suele ser mayor entre las acciones más pequeñas y volátiles. El año pasado, el rezago de la baja capitalización contribuyó al pésimo desempeño de los fondo de cobertura y de los fondos mutuos de gestión activa, que quedaron rezagados de sus índices de referencia en mayor número que en cualquier otro momento de la década pasada.

En retrospectiva, había razones para sospechar que 2014 sería un mal año. Los inversionistas buscaron un fuerte desempeño en los fondos mutuos enfocados a la baja capitalización a lo largo de 2013, lo que elevó el precio de las acciones, pero los ingresos y las ganancias de las compañías Russell 2000 en realidad cayeron. El resultado fue que las valuaciones se extendieron en 2014, y todavía más si se comparan con las de alta capitalización.

Normalmente la baja capitalización opera más alto que sus contrapartes de primer nivel, pero su múltiplo de relación precio-ganancias a 12 meses de 19.6 a principio del año pasado representaron una prima del 27% del S&P 500, de acuerdo con Neuberger Berman, cuando el porcentaje promedio de prima más típico es de alrededor del 15%.

Por diversas razones, las cosas se ven mejor para 2015, algo que debería traer un descanso para los gerentes activos.

Con la baja capitalización no fueron tan mezquinos en los gastos de capital como lo fueron las multinacionales más grandes, así que están a punto de cosechar mayores dividendos con la expansión de la economía estadounidense que se pronostica para este año. Mientras que las compañías de alta capitalización se montaron en el vagón de la recompra de acciones desde la crisis de crédito, las empresas de pequeña capitalización ahora también están intensificando los retornos de dividendos para los accionistas. Y las compañías pequeñas probablemente también se beneficien de manera desproporcionada con las actividades de fusiones y adquisiciones.

Las empresas de primer nivel, por el otro lado, tienen la carga de la desaceleración del crecimiento en los principales mercados emergentes y la zona euro. Para equilibrar, no se benefician tanto por la caída de los precios del petróleo como sus colegas de baja capitalización.

No hay garantías. Las compañías de baja capitalización son ganadoras comprobadas en el muy largo plazo. Pero pueden tener largos periodos de menor rentabilidad. El 2014 fue apenas la tercera ocasión en los últimos 15 años en que el índice Russell 2000 es derrotado por el S&P 500, pero en los 15 años antes de eso, el índice de gran capitalización superó en nueve de cada 15 ocasiones.

Algunos estudios señalan una tendencia para las compañías de pequeña capitalización, tienen un mal rendimiento uno o dos años previos a una recesión, pero la señal no es fuerte, dado el pequeño número de datos. Sería una exageración sugerir que que el miserable 2014 del Russell 2000 es un presagio de la desaceleración económica. Más bien, las compañías de baja capitalización tienden a superar su rendimiento durante los periodos de crecimiento de las tasas de interés de EU.

El aspecto más importante es la valuación, que es una razón para creer que lo pequeño puede ser hermoso de nuevo en 2015.

La prima de valuación en las compañías de alta capitalización ha regresado al nivel de las normas históricas al entrar a un nuevo año. Mientras que los múltiplos de ganancias en el S&P se mantienen creciendo, el Russell 2000 se volvió más barato. La situación que prevaleció en 2013 se invirtió: mientras que los precios de las acciones de las pequeñas capitalizaciones cayeron, la mejor economía estadounidense empujó el ebitda del Russell 2000 a 7.1% el año pasado.

Incluso sin la expansión múltiple, el escenario se ve justo para las compañías de baja capitalización en 2015, y para los fondos de cobertura y otros administradores activos, la recuperación llega un poco tarde.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.