Expectativas para comercio exterior a la baja: Maersk Line

En el segundo trimestre de este año, los puertos han observado una baja; en Manzanillo las exportaciones cayeron 10%, mientras que en Lázaro Cárdenas, Michoacán, crecieron 21%.
Actividad económica.
Actividad económica. (Reuters)

Ciudad de México

La naviera danesa Maersk Line ajustó a la baja sus expectativas para el comercio exterior de México en 2016 y anticipó que las exportaciones tendrán una caída de 2 por ciento, en tanto que las importaciones crecerán entre 4 y 5 por ciento.

TE RECOMENDAMOS: Aumento del dólar afecta las exportaciones a EU: Consejo Mexicano

En entrevista con MILENIO, Pablo Flores, director de Trade Marketing para México y Centroamérica de Maersk Line, comentó que a principio de año habían pronosticado un crecimiento de 1 por ciento en las exportaciones, pero el ajuste en los pronósticos obedece a que han caído las exportaciones no petroleras hacia casi todos los destinos.

“En vez de diversificar sus mercados, los exportadores en México continúan enfocando sus esfuerzos a Estados Unidos, lo que provoca una baja en el volumen de exportación. La comunidad exportadora mexicana desaprovecha las oportunidades de la depreciación del tipo de cambio para incrementar sus envíos al exterior”.

En el segundo trimestre de este año, los puertos han observado una baja; en Manzanillo, el puerto más grande del país, las exportaciones cayeron 10 por ciento, mientras que en Lázaro Cárdenas, Michoacán, crecieron 21 por ciento.

En el promedio nacional las exportaciones disminuyeron2.7 por ciento. Es particularmente decepcionante, no se ha podido o sabido aprovechar la depreciación que ha tenido el peso, dijo Mario Veraldo, director para México y Centroamérica de Maersk Line

“Hemos perdido terreno frente a otras monedas y deberíamos aprovechar nuestra baja relativa de costos para exportar a otros mercados como Europa, Asia, Sudamérica y Oceanía”, agregó Pablo Flores.

A las menores exportaciones se suman la crisis de la industria naviera mundial por la sobreoferta de espacios, la baja en las tarifas de los fletes y los problemas financieros que enfrentan transportistas marítimos con grandes flotas de barcos varados en el mar.


MCM