Trenes y mineras importan ya su propio combustible

Hasta junio, la Sener ha otorgado 99 permisos de internación de diésel y 69 para gasolina, incluyendo a firmas como Kansas City Southern México y Ferromex-Ferrosur.

México

La libre importación de combustibles a raíz de la reforma energética abrió la oportunidad para que empresas con alto consumo traigan diésel y gasolina para autoabastecerse. Destacan las mineras, que requieren combustible para sus máquinas, y las ferrocarrileras, para sus flotillas.

Al 17 de junio, la Secretaría de Energía ha otorgado 99 permisos de importación para diésel y 69 para gasolina, incluyendo a firmas que buscan el autoabasto como Kansas City Southern México (KCSM) y Ferromex-Ferrosur.

A KCSM se le autorizó un volumen de 120 millones de litros de diésel de ultrabajo azufre, y Ferromex-Ferrosur tiene permisos separados; uno de 463.5 millones de litros y otro por 440.3 millones millones de litros de diésel.

Coya Reséndiz , directora general de la consultora  Grupo Besco, dijo que las empresas buscan el autoabasto por mejores precios y ser más eficientes y no necesariamente para comercializar, aunque no se descarta.

“Al sacar un permiso de esa magnitud, lo hacen primero para un fin, pero después puede ser que piensen en comercializarlo, son licencias muy importantes”, dijo la especialista.

El 1 de abril de este año, el gobierno adelantó la importación de gasolina y diésel, y en tres meses ha concedido 105 permisos de importación para diésel, con un volumen autorizado por 62 mil 676 millones de litros, y 74 para gasolina, por 80 mil 210 millones de litros, para un total de 179 licencias.

Con los permisos otorgados por la Sener en el primer mes después de la apertura a la importación, tanto para gasolina como para diésel, el volumen representa 100 por ciento de la demanda observada en 2015.

Es un importante avance en el negocio de las ferrocarrileras como Ferromex, para la que el diésel es su principal insumo. Antes de la libre importación, Pemex Transformación Industrial era el único proveedor, lo que implicaba riesgos de aumentos de precio unilaterales. En septiembre de 2015, cuando todavía no se sabía del adelanto de las importaciones, Pemex y Ferromex, prorrogaron por dos años el contrato de venta de primera mano de productos petrolíferos para el autoconsumo, mismo que al término de este periodo se renovará cada año.

El convenio puede ser terminado por alguna de las partes en cualquier momento, previa notificación de cuando menos 60 días de anticipación. Para los especialistas, es coherente que ya con un permiso  para la importación, Ferromex ya no esté sujeta a Pemex.

El informe anual de Ferromex indica que cuenta con 22 instalaciones para el abastecimiento de combustible, lubricante, agua y arena y concluyó adecuaciones en 17 zonas de abasto en el occidente y norte del país. Además, mantiene el proceso de modernización de sistemas de control en el despacho y recibo del diésel y lubricante.

Reséndiz dice que debido a la experiencia de las ferrocarrileras en el movimiento de hidrocarburos, pueden ser las primeras en concretar las nuevas importaciones, y en autoabasto ya tienen todo definido.

LAS MINERAS HACEN SU PARTE

Por la parte de minería hay unas 10 empresas relacionadas con el sector, entre ellas Ocampo Mining, Minerales Libertad, Operadora de Minas e Instalaciones Mineras, Cobre del Mayo y Minera San Francisco del Oro.

La característica común de la mayoría es que operan al norte del país, por lo que tienen ventaja al traer combustible de Texas, donde la Sener resalta la amplia oferta de productos a precios competitivos y un potencial logístico natural en las regiones norte-noreste para importar y desarrollar infraestructura.

Según la Cámara Minera de México, el diésel es el segundo insumo más importante para su operación pues representa 41.3 por ciento del consumo energético. La últimas cifras que tienen registradas es que en 2014 la industria pagó 22 mil 528.8 millones de pesos en consumo de energéticos, de los cuales 9 mil 308.7 millones correspondieron a la compra de 811 mil 891 millones de litros de diésel.

La industria ha insistido en incluir a la minería en el estímulo fiscal del acreditamiento del impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) contra el impuesto sobre la renta (ISR) a pagar por adquisiciones de diésel en su utilización como combustible para maquinaria.

EL MERCADO

Cifras de Pemex indican que en el primer cuatrimestre del año el consumo interno de gasolina promedió 805.8 mil barriles diarios y de diésel 376.3 mil barriles.

Para cubrir esa demanda, la petrolera importó 419.9 mil barriles diarios de gasolina y de 139 mil de diésel, que significan 52 y 37 por ciento, respectivamente, del consumo total.

Por la venta de gasolina la empresa productiva del Estado ha obtenido una ganancia de 97 mil 883 millones de pesos y de 39 mil 142 millones de pesos por el diésel en los primeros cuatro meses de 2016.

El mercado de gasolina y diésel, que hasta el 1 de abril era solo de Pemex, le dejó el año pasado a la petrolera ganancias por 518 mil 886.9 millones de pesos. El precio de ambos combustibles fluctúa en una banda de mínimo y máximo determinada por la Secretaría de Hacienda, pero a partir de 2018 se regirá por la oferta y demanda, es decir, se liberaliza el precio.

Con información de: Patricia Tapia/México.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]