Impuestos a bebidas con azúcar frenan alza de KOF

El alza en tasas impositivas, no sólo en México sino en Brasil y Chile donde se está replicando el modelo, se ha convertido en un obstáculo para el desempeño de Coca-Cola KOF.
FEMSA.
FEMSA ha tenido complicaciones por el aumento de las tasas impositivas. (Foto: Archivo)

Monterrey

El alza en impuestos a las bebidas azucaradas y carbonatadas vulnera el desempeño de Coca-Cola KOF, la filial de FEMSA que no sólo enfrenta un alza en impuestos en México sino que esto mismo se está replicando en otros países de Sudamérica como Brasil y Chile, señalan analistas de la correduría Signum Research.

En Brasil, donde tiene operaciones, se determinaron incrementos de hasta 26 por ciento en cerveza y un incremento de entre 3 y 6 por ciento en bebidas carbonatadas. La aplicación de los impuestos estaban programados para el mes de junio, no obstante, el gobierno de Brasil retrasó la medida hacia septiembre.

De acuerdo con analistas de Signum Research, la filial de Fomento Económico Mexicano (FEMSA) sigue enfrentando condiciones adversas y superando obstáculos para mantener una posición atractiva con base en su rentabilidad intrínseca, buena administración, capacidad de ejecución operativa y un transparente gobierno corporativo.

Uno de estos obstáculos son los impuestos a las bebidas azucaradas y carbonatadas como sucedió en México y que está replicando en otros países de la región.

Bajo ese entorno, se estima una desaceleración en el crecimiento de EBITDA de 6.2 por ciento anual.

Las operaciones en México representan el 50 por ciento de sus ventas, así que el impacto del impuesto a bebidas azucaradas y carbonatadas ha sido severo, que junto con la difícil asimilación en las operaciones de sus adquisiciones en Brasil del año pasado, llevaron a Kof a tener uno de los más bajos desempeños de todas las emisoras que integran el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

La correduría Signum Research señaló que en Brasil experimentó durante 2013 y principios del 2014 una fuerte debilidad en el consumo producto de una alta inflación y clientes apalancados que, producto de un desempeño al alza, muestran dificultad de reducir sus niveles de endeudamiento en el corto plazo.

Sin embargo, los analistas de la casa de bolsa consideran que en el otro lado de la moneda, existe un potencial importante de crecimiento por la vía de adquisiciones y la consolidación de las embotelladoras en Latinoamérica, tomando en cuenta que el 28 por ciento de los volúmenes son operados por embotelladores privados, excluyendo a las cuatro principales empresas públicas del sector que son Arca Continental, Andina, Embonor y Coca-Cola Femsa (KOF).

Indicaron también que la licencia de Venezuela vence en 2016 y puede renovarse o buscar otros territorios con mejores perspectivas, considerando que cuenta con el 7 por ciento de las ventas al 2014.

De esta manera y derivado de sus últimas adquisiciones en Brasil el año pasado, (Fluminense y Spaipa) las ventas en ese país se incrementaron a 23 por ciento del total de la compañía y sus operaciones en Brasil ya representan más del 15 por ciento de su EBITDA consolidado.

Asimismo, en términos de volumen ya capturaron el 37 por ciento de participación de mercado en ese país. Con ello la participación de ventas de su región México se reduce a 38 por ciento.

Coca-Cola Company reportó en el primer trimestre del año que sus motores de crecimiento en sus volúmenes son sus operaciones internacionales, principalmente en Brasil y China. En Brasil se tuvo un repunte cercano al 5 por ciento en los volúmenes y se estima un incremento superior para el segundo trimestre una vez terminado el verano y la Copa Mundial de Futbol.