Cobertura petrolera: la moneda está en el aire

El gobierno ha hecho válido este salvavidas financiero en tres años desde 2002, en los cuales recibió un pago por 14,000 millones de dólares.
En 2017, el gobierno federal cubrió 250 millones de barriles a un precio de 42 dólares cada uno.
En 2017, el gobierno federal cubrió 250 millones de barriles a un precio de 42 dólares cada uno. (Shutterstock)

El uso de las coberturas petroleras para 2017 es una moneda que todavía está en aire y, ante la incertidumbre que prevalece en los mercados financieros, todo apunta a que definirá su rumbo hacia el cierre del año.

Esta especie de seguro petrolero, conocido como el salvavidas de las finanzas públicas, tiene por objetivo blindar los ingresos que provienen de la exportación de crudo. Cuando el precio en los mercados internacionales está por arriba del que se fijó en el contrato, no se emplea la cobertura; en cambio, cuando está por debajo, se aplica y en automático. En noviembre de cada año, se recibe la renta que se fijó en el acuerdo.

Para 2017, el gobierno federal, mediante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), cubrió 250 millones de barriles, a un precio de 42 dólares por barril (38 dólares con la cobertura y 4 dólares adicionales mediante el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios). El costo de blindar las arcas públicas fue de 19,016 millones de pesos, 8.6% más que en 2016.

Hasta marzo, la mezcla mexicana de exportación operó en 44.42 pesos por barril, en promedio. Con esta cotización, las coberturas petroleras no se emplearían, dado que el precio internacional es más alto que el contratado.

“Sin embargo, ante la volatilidad que existe en los mercados, no está claro si el precio del petróleo se mantendrá en esos niveles o caerá, por lo cual el uso o no de esta especie de seguro aún está en el aire”, comentó Jesús Sánchez Arciniega, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Al respecto, Alejandro Limón, analista de Energía y Finanzas Públicas del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), refirió que existe un factor clave que marcará el rumbo del precio del crudo y, posiblemente, de las coberturas: el acuerdo entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y las naciones petroleras no integrantes. Si prolongan el recorte de la producción de crudo que acordaron para la primera parte del año, es posible que el precio se incremente; de lo contrario, habría una tendencia a la baja.

Independientemente si se usan o no, dice, es un hecho positivo que el gobierno federal contrate este seguro, porque da certeza a los inversionistas, en medio de las rondas de la Reforma Energética, y asegura un cierto nivel de ingresos año con año.

“Si bien la economía se está ‘despretrolizando’, pues los ingresos derivados de la renta petrolera, como porcentaje de los recursos totales, pasaron de casi 40% a 17% en los últimos años, garantizar ese 17% blinda las finanzas públicas y da certeza a las arcas federales”, dijo.

Precisamente por ello, Vanessa Rubio Márquez, subsecretaria de Hacienda y Crédito Público, informó que el gobierno federal ya trabaja en la adquisición de las coberturas petroleras para 2018.

La funcionaria expresó que, sin duda, las autoridades buscan continuar con este seguro, que es considerado el más grande del mundo en el sector. Sin embargo, aún están analizando la cantidad y el precio bajo el cual se contratará el blindaje petrolero.

Limón refiere que es “altamente probable” que el contrato de las coberturas del próximo año sea aún más caro que éste, considerando la incertidumbre que permea a los mercados financieros y que los intermediarios financieros ya vieron que es una “mina de oro” su operación.

“Aun cuando sean más costosas, siempre va a ser más rentable contratarlas, porque la mejor forma de enfrentar la volatilidad e incertidumbre es cubriéndose de ellas”, dijo.

Efectividad probada

El gobierno federal ocupa este blindaje financiero desde 2002, pero solo en tres ocasiones lo ha hecho efectivo: 2009, 2015 y 2016, en los cuales recibió 14,000 millones de dólares (mdd).

En 2016, el gobierno mexicano recibió por este salvavidas petrolero 2,650 mdd, una caída de 58% con respecto al año previo, de acuerdo con cifras de la SHCP. En 2015, la dependencia federal captó 6,284 mdd, la cifra más alta en la historia, mientras que en 2009 el monto fue por 5,084 mdd.

“Si en los tres años que el gobierno empleó este escudo para cubrir las arcas públicas, no se hubiera hecho nada, las pérdidas hubieran sido millonarias. Por eso es mejor tener el paraguas abierto antes que la lluvia moje todo el entorno”, dijo Sánchez Arciniega.