• Regístrate
Estás leyendo: Cigarreras, decididas a no perder fumadores
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 22:36 Hoy

Cigarreras, decididas a no perder fumadores

Fabricantes buscan crear cigarrillos electrónicos que dinamicen sus ventas, a medida que cae la tasa de tabaquismo.

Publicidad
Publicidad

Jane Croft

A partir de hoy todos los cigarrillos que se fabrican para Reino Unido deben contar con un empaque genérico, que tenga fotos grandes y gráficas que destaquen los peligros de fumar.

Las nuevas reglas —que aprobó ayer el Tribunal Supremo— son otro obstáculo a sortear por la industria del tabaco, ya que lucha contra los altos impuestos, la caída de las tasas de tabaquismo y las nuevas legislaciones en la Unión Europea que prohíben empaques de 10 cigarrillos y productos con saborizantes como el mentol.

Los minoristas en Reino Unido se enfrentarán a un golpe de al menos 90 millones de libras en sus utilidades durante 10 años como resultado de que los consumidores abandonen las marcas Premium, de acuerdo con la National Federation of Retail Newsagents.

El costo ejercerá mayor presión a los grandes grupos tabacaleros —British American Tobacco (BAT), Philip Morris International e Imperial Tobacco— que ya invierten fuertemente en los cigarrillos electrónicos y otros productos de “riesgo reducido”, ya que buscan mantener el crecimiento de sus utilidades.

A pesar de los obstáculos, las utilidades anuales de BAT e Imperial tuvieron un fuerte crecimiento en los últimos años y las utilidades antes de impuestos alcanzaron
5 mil 600 millones de libras y 2 mil 600 millones de libras, respectivamente, en 2015. El crecimiento anual de las utilidades netas de BAT tiene un promedio de 17 por ciento desde 2003; sin embargo, los cigarros electrónicos representan menos de 1 por ciento de los ingresos totales.

Desde comienzo de siglo, la proporción de fumadores en Reino Unido cayó de 16 a 11 por ciento, y a pesar de que las grandes tabacaleras compensaron la caída de los volúmenes con un aumento en los precios, muchos se dan cuenta que esto no se puede sostener en el largo plazo.

El cambio a nuevas fuentes de ingresos de los grupos tabacaleros se ilustra con el cambio drástico que ocurre en las premisas de BAT en Southampton, que en su punto máximo produjo 35 mil millones de cigarrillos al año. Esa fábrica —la última de BAT en Reino Unido— cerró en 2007. Actualmente, en el mismo sitio, hombres con batas blancas utilizan tubos de ensayo que se conectan a computadoras para analizar el resultado de los últimos cigarros electrónicos de la compañía y para desarrollar los “productos de siguiente generación”.

BAT invirtió 500 millones de libras en los últimos cinco años para desarrollar cigarrillos electrónicos y otros productos de riesgo reducido, y fijan sus esperanzas en que estos productos puedan ofrecer una sólida fuente de ingresos. “No estoy seguro que este negocio vaya a pagar mi pensión, pero si actualmente eres un empleado a nivel gerencia en capacitación, puede pagar el tuyo”, dice Kingsley Wheaton, jefe de productos de nueva generación de BAT.

Además de los resultados de su investigación, el laboratorio de BAT en Southampton es responsable de garantizar que los últimos cigarros electrónicos de la compañía cumplan con la estricta legislación de la Unión Europea que se implementará este mes. Una máquina imita la boca humana y da una fumada de tres segundos a uno de los cigarrillos electrónicos. El vapor que resulta es capturado en una pequeña ampolleta púrpura, que un científico coloca en una caja del tamaño de un horno de microondas. Se analiza el vapor y una computadora divide su composición química.

“Cada pico en la gráfica representa un químico, y su altura refleja la frecuencia que tiene en la fumada”, dice uno de los científicos de BAT. “A partir de este cigarrillo electrónico detectamos cerca de 90 químicos. En un cigarrillo tradicional hay más de mil”.

Un informe del Colegio Real de Médicos del mes pasado dijo que los cigarros electrónicos son 95 por ciento más seguros que los productos de tabaco tradicionales. Una conclusión a la que también llegó Salud Pública de Inglaterra.

Pero la aceptación entre los consumidores todavía es baja. “Los cigarrillos electrónicos pueden ser el siguiente gran logro, pero actualmente los productos no son lo suficientemente buenos, y esa es la razón por la que todavía no tenemos una participación importante de las ventas de productos tradicionales de tabaco”, dice James Bushnell, analista de Exane BNP Paribas. “El nivel de nicotina no es lo suficientemente fuerte. Tal vez encuentren una forma para mejorar eso, pero hasta que lo logren todavía tienen que probarse los cigarrillos electrónicos”.

Las compañías tabacaleras luchan con grandes fabricantes de cigarrillos electrónicos independientes, como MultiVape y Gamucci, para formular un producto que pueda dominar un mercado fuertemente fragmentado.

Recientemente, BAT lanzó su propio cigarrillo electrónico de alta tecnología en Reino Unido, el Vype Ebox. Philip Morris International debe poner en el mercado un nuevo dispositivo en Reino Unido el próximo año, mientras que Imperial Tobacco lanzó su blu plus+, un modelo que, dice, “se ve y siente” como un cigarrillo real.

Los analistas dicen que la venta de cigarrillos electrónicos es muy diferente a la del tabaco tradicional, se parece más a la de un modelo de rastrillos y navajas donde se vende el producto inicial con un bajo margen, y el equipo de recarga, en este caso los líquidos, se vende con un margen mayor.

Prohibición de marca

Cuatro de las mayores compañías tabacaleras del mundo perdieron una impugnación legal de alto perfil contra las nuevas regulaciones de Reino Unido sobre el empaque genérico para los cigarrillos.

British American Tobacco, Imperial Tobacco, Philip Morris International y Japan Tobacco International iniciaron el año pasado una lucha legal en el Tribunal Superior para impugnar la prohibición de empaques de cigarrillos con la marca, que debe entrar en vigor el día de hoy.

Pero Justice Green rechazó totalmente su impugnación ayer, dijo que las reglas “son adecuadas y son apropiadas”.

Al entregar su dictamen dijo que las empresas no tienen derecho a una indemnización, ya que participan en actividades que “imponen un alto costo al Estado” en términos de cuidados de la salud.

Las compañías tabacaleras reclamaron en su impugnación que las reglas no son proporcionales y son contrarias a las leyes de la Unión Europea y Reino Unido. Dijeron que las reglas les quitan el derecho de propiedad intelectual y la plusvalía sin recibir compensación. Justice Green rechazó las reclamaciones, y señaló que “hay un ángulo moral significativo” en las reglas.

Japan Tobacco dijo que planea apelar la decisión.

90

Cantidad de químicos en el cigarrillo de la empresa British American Tobacco (BAT).

5 mil 600

Millones de libras que la compañía BAT obtuvo en utilidades en 2015.

11%

Caída de fumadores en Reino Unido a partir del año 2000.

1%

Contribución de las ventas de cigarros electrónicos a las ganancias totales de BAT.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.