• Regístrate
Estás leyendo: Chocolate hondureño para cubrir la Gran Manzana
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 12:47 Hoy

Chocolate hondureño para cubrir la Gran Manzana

Desde la apertura de su primera tienda en 2000, Lieberman ha expandido su marca MarieBelle a mercados como Australia, Japón y Sudáfrica; este mes llega a Corea del Sur.

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Los primeros chocolates que Maribel Lieberman hizo eran de tierra, durante su niñez, jugando a ser cocinera en su natal aldea de Jutiquile, en el departamento de Olancho, al oriente de Honduras. Pero se marchó tras un sueño a Estados Unidos.

“Cuando empecé había como cinco tiendas de chocolates en Nueva York, ahora hay como 200 compañías, pero cuando haces algo bueno y firme, siempre vas a ser el líder; pero claro, uno tiene que seguir creando”, dice Lieberman en Tegucigalpa, la capital hondureña, al recordar con nostalgia sus inicios en EU.

De la calidad de sus chocolates conocen ricos y famosos del cine, la música y la política, entre muchas otras personas de diversas nacionalidades que viven o están de visita en la Gran Manzana.

El ex presidente de EU Bill Clinton y su esposa Hillary; Woopi Golberg, Harrison Ford, Susan Sarandon, Meg Ryan, Jill Hennessy, David Schwimmer, Ricky Martin, Oprah Winfrey y Daniela Pastova son algunos de sus clientes.

Antes de dedicarse a hacer chocolates, Lieberman se especializó en comida española, italiana y japonesa, entre otras; también hizo una incursión en el diseño de modas, pero pronto se enteró que no era eso lo que buscaba en EU, donde antes de irse a Nueva York estuvo viviendo en Washington y Nueva Orleans.

Como experta culinaria, en una ocasión fue la encargada de una cena para 50 comensales en Nueva York, en un homenaje al ex presidente Nelson Mandela, de Sudáfrica, país al que también está entrando con sus chocolates, lo mismo que a Australia, y en septiembre próximo a Corea del Sur.

“Soy muy innovadora, siempre conservo mis clientes y gano más, porque MarieBelle no es solamente chocolates, es también una experiencia cuando ves los diseños de los bombones, las historias que están detrás de ellos y los empaques. Venir a la tienda es más que comerse un chocolate”, enfatizó.

La primera tienda de chocolates de Maribel Lieberman en Japón fue abierta en Tokio en 2013, con el nombre Cacao Market By MarieBelle.

“Se trata de una marca más casual de MarieBelle, lo que quería era presentar un chocolate más rústico y expandirme con eso. Fue un éxito”, explicó Lieberman, quien tiene en su esposo, Jacques, al creativo que se encarga de los diseños de sus chocolates y finas cajas, que algunos analistas de mercado las consideran auténticas obras de arte.

Los diversos tipos de chocolate que Maribel vende en Japón y Europa los produce en Nueva York, de donde los envía a su destino.

Su próximo salto en Asia lo dará en Corea del Sur, donde este mes abrirá su primera tienda piloto de Cacao Market By MarieBelle, con cacao hondureño.

Antes de llegar a Japón, Lieberman, quien ahora es embajadora de Honduras de la Marca País creada por el gobierno de para promover el turismo, el comercio y las inversiones, lo hizo en el Reino Unido, Suiza y Francia.

“He pensado también en España, pero trabajo con base en distribuidores y, según el mercado que ellos tienen, así se van posicionando", explicó la empresaria, quien también está introduciendo sus productos a Australia y Sudáfrica. Además, en abril de este año abrió otra tienda en Brooklyn.

Cacao de su tierra natal

Desde que inauguró su empresa de chocolates en 2000, Maribel utilizó cacao comprado en Colombia, Ecuador y Venezuela, pero desde abril de este año ha preferido el de su país, particularmente cultivado por mujeres compatriotas de comunidades del departamento de Atlántida, como Jutiapa y La Masica, en el Caribe de Honduras.

“Ahora estoy usando cacao hondureño que empecé a importar en abril de este año, me he encontrado con unas cacaoteras del norte del país que la Fundación Hondureña de Investigación Agrícola (FHIA) me ayudó a contactar”, agregó.

Para conocer de cer ca a sus compatriotas productoras de cacao, Maribel hizo una visita a Jutiapa, donde fue recibida con gran admiración por la fama de sus chocolates, que los exporta a Europa, inclusive los ha colocado en Suiza, país especializado en la producción de este género y donde hay también empresas que están comprando cacao hondureño.

Su compañía consume unas 40 toneladas de cacao al año, pero su objetivo es “seguir creciendo mucho” y exportar a otros mercados el grano que ella no pueda procesar.

“Estoy muy feliz de lo que estoy haciendo con este proyecto de traer cacao de Honduras, siento que me da la oportunidad de dar un poco de las bendiciones que he recibido, entonces espero ayudar realmente a las productoras hondureñas de cacao, a mis compatriotas”, recalcó.

Un toque mexicano

En sus tiendas Maribel, Lieberman ofrece a sus clientes unas 15 bebidas a base de chocolate, caliente, frío; blanco, de leche y oscuro, además de barras y bombones.

El chocolate se puede consumir con aromas y sabores de frutas, con almendras, chiles guajillo y chipotle; nuez moscada, jengibre, canela, vainilla y clavos de olor, entre otras especias de México, o cardamomo, de Guatemala.

“La idea es que cuando la gente piense dónde pueden comprar chocolate, ya sea para cocinar, comer o con cualquier tipo de ingrediente que necesiten, piensen en Cacao Market”, señaló la empresaria.

“La temporada más alta del negocio es de octubre a diciembre, con mucha gente comprando chocolates para regalos, otros tomándolo porque les gusta ganar calorías cuando el clima está frío”, comenta la empresaria.

Después de esa temporada, la mejor para la venta de chocolates, según comenta Maribel Lieberman, “es febrero, el mes de la amistad y del amor”, aunque ella dice que no recuerda a ningún admirador que le haya regalado alguna vez un chocolate, al menos en Honduras.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.