• Regístrate
Estás leyendo: Chevron, con confianza en un futuro 'viable y vibrante'
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 08:15 Hoy

Chevron, con confianza en un futuro 'viable y vibrante'

Las grandes petroleras no están amenazadas por los grupos de esquisto y las drásticas medidas por el cambio climático, sostiene
John Watson.

Publicidad
Publicidad

Ed Crooks

Hay quienes dicen que esta es una mala época para dirigir una gran compañía petrolera. John Watson, director ejecutivo de Chevron, no es uno de ellos.

"Se puede decir que nunca hemos visto más ventajas que ahora", dice.

Por supuesto, reconoce, los tiempos son difíciles para todo el mundo en la industria petrolera, a causa de la caída de los precios del crudo y del gas natural desde el verano de 2014.

Aunque en comparación con sus rivales —ya sean pequeños productores independientes en Estados Unidos o las grandes petroleras nacionales de las economías emergentes—, Chevron tiene una mejor posición para salir de la crisis y beneficiarse cuando llegue la recuperación, eso es lo que piensa.

Los críticos de Chevron y de las otras grandes petroleras internacionales sugieren que su modelo de negocio está en peligro, atrapado en un movimiento de tenaza entre los operadores de esquisto más ágiles y ligeros, y la desaceleración de la demanda de gas y petróleo que impusieron las políticas gubernamentales para reducir la amenaza del cambio climático.

En una entrevista con Financial Times, Watson, un veterano con 36 años en Chevron, rechaza esas críticas.

"Espero que Chevron sea un negocio viable y vibrante durante mucho tiempo", dice. "Todavía hay una buena conexión entre el crecimiento económico, la prosperidad y el consumo de energía. Y vamos a necesitar energía de todo tipo".

Con un precio del petróleo a 52 dólares por barril, el precio promedio del crudo Brent del año pasado, Chevron no parece una empresa con un gran futuro a largo plazo.

Su retorno de capital empleado el año pasado fue solo de 2.5 por ciento, y sus salidas de dinero, incluidos gastos de capital y dividendos, superaron su efectivo de operaciones por 22 mil 500 millones de dólares (mdd). En los últimos cinco años, sus acciones tuvieron un rendimiento muy inferior al del S&P 500, lo que refleja una reducción de su rentabilidad, que empezó incluso antes de la caída de los precios del petróleo.

Pero Watson afirma que los factores que determinan la posición financiera de la empresa "se encontrarán muy bien para nosotros durante el próximo año, más o menos".

Entre 2009 y 2012 Chevron se embarcó en un extraordinario atracón de inversiones, se comprometió con una serie de proyectos muy grandes. En el punto máximo de 2014, su gasto de capital y exploración superó al de su rival ExxonMobil, a pesar de que la capitalización de mercado de Exxon era 80 por ciento más grande.

Ahora empiezan a concluir los grandes proyectos de Chevron. Gorgon, el desarrollo de gas natural licuado en Australia con valor de 54 mil mdd, el más grande de todos, está listo para enviar su primera carga la próxima semana.

En tanto, Wheatstone, otra gran planta de gas natural licuado en Australia, y Big Foot, un desarrollo de petróleo en aguas profundas en el golfo de México que se retrasó por defectos en el equipo, empezarán a producir en un par de años.

Como resultado, se espera que la producción de gas y petróleo de Chevron crezca 13 por ciento entre 2015 y 2017, y que su crecimiento se mantenga alrededor de 1 por ciento al año después de eso. Por el contrario, se espera que la producción de Exxon se mantenga prácticamente sin cambios hasta el final de la década.

"A medida que terminemos los proyectos que están en construcción, nuestro gasto de capital se reducirá, y tenemos el beneficio añadido de que estos proyectos entran en producción, vamos a generar más dinero", dice Watson.

Gracias a la reducción de costos, con la salida de 7 mil puestos de trabajo en 2015 y 2016, y la finalización de esos grandes proyectos, Chevron espera cubrir sus gastos de capital y sus pagos de dividendos con su flujo de efectivo el próximo año si el petróleo regresa a un precio de 52 dólares.

Si el precio es inferior a eso —el crudo Brent opera esta semana a cerca de 41 dólares por barril—, entonces Watson está listo para seguir solicitando préstamos para pagar los dividendos, porque su base de accionistas valora la "previsibilidad" del pago.

Parte del precio de eso es que Chevron tuvo que frenar nuevos proyectos. La compañía no autorizó ningún gran desarrollo en 2015.

En su lugar, Chevron se va a enfocar en inversiones mucho más pequeñas, como pozos adicionales para aumentar la producción de los existentes, y el desarrollo de sus propias reservas de petróleo de esquisto en las cuencas de Midland y Delaware en el oeste de Texas.

Chevron tiene una excelente posición allí: se calcula que puede perforar mil 300 pozos que serán financieramente atractivos incluso si los precios del petróleo se encuentran por debajo de 40 dólares, y planea que la producción en el oeste de Texas se duplique para 2020, y posiblemente crezca aún más rápido.

Sin embargo, los grandes proyectos son la razón de ser de las grandes compañías petroleras, que son las únicas empresas con la capacidad financiera y la experiencia técnica para desarrollarlos.

En el esquisto, las grandes petroleras internacionales actuaron lentamente para ver la oportunidad, y quedaron detrás en eficiencia de sus rivales más pequeños. Chevron dice que se pone al día, pero si el futuro de la industria petrolera es el esquisto, entonces al parecer las grandes empresas no tienen una ventaja competitiva decisiva.

Sin embargo, Watson argumenta que el paro de grandes proyectos es solo una pausa temporal. En el corto plazo, el mercado petrolero mundial tiene exceso de abastecimiento, y así seguirá por un tiempo, gracias a factores como la resistencia de los productores estadunidenses de esquisto y la producción de Irán que va a llegar a los mercados mundiales después de que se levantaron sus sanciones. Para 2020, afirma, se van a necesitar de nuevo los proyectos de gran capital. El esquisto puede proporcionar un suministro adicional para satisfacer la creciente demanda de petróleo durante algunos años, pero no por siempre.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.