Cierra Comisión Europea proceso de investigación contra Cemex

La cementera quedó libre de sanciones en la revisión de posibles prácticas anticompetitivas en distintos países de Europa.

Monterrey

La Comisión Europea informó que cerró la investigación de competencia contra Cemex y otras empresas respecto a prácticas anticompetitivas en Austria, Bélgica, República Checa, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, España y el Reino Unido.

De esta manera, Cemex, el tercer fabricante de cemento en el mundo, quedó libre de sanciones o multas luego de que se concluyeron las indagatorias que llevó a cabo la Comisión Europea contra diferentes empresas para revisar posibles prácticas anticompetitivas en distintos países del continente europeo.

Mediante un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Cemex dijo que a raíz de esta decisión tomada por la Comisión Europea, la corporación cementera no está sujeta a multas o sanciones relacionadas a estos procedimientos.

Cemex señaló que cooperó con la Comisión Europea durante el proceso y, en términos generales, realizará cualquier paso necesario para continuar operando de acuerdo con las leyes y reglamentos de los países en los que opera.

Las revisiones, por parte de las autoridades europeas, iniciaron en diciembre de 2010 y abarcaban las empresas de diversas empresas productoras de materiales para construcción que presuntamente habían llevado a cabo prácticas monopólicas en naciones como Austria, Bélgica, Francia, Alemania, Italia y España, entre otros países.

Así que tras las pesquisas, Cemex dijo que la Comisión no encontró señales que confirmaran esas sospechas de conductas anticompetitivas por parte de la compañía cementera mexicana cerrando el expediente.

Además de Cemex, entre otras de las cementeras involucradas en la investigación eran la francesa Lafarge, las alemanas HeidelbergCement y Schwenk Zement , la suiza Holcim, la española Cementos Portland Valderrivas, y las italianas Buzzi Unicem e Italmobiliare. 

De acuerdo con el comunicado emitido por la Comisión Europea no se encontraron indicios que sugerían que las empresas, que no fueron nombradas fijaron precios y redujeron sus importaciones y exportaciones, rompiendo las reglas del bloque europeo.

La autoridad regulatoria indicó: "Las pruebas obtenidas en la investigación de la Comisión no fueron lo suficientemente concluyentes para confirmar estas preocupaciones iniciales. La Comisión seguirá supervisando de cerca los desarrollos en los mercados cementeros europeos".