• Regístrate
Estás leyendo: Carstens se prepara para las consecuencias del Brexit
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 20:50 Hoy

Carstens se prepara para las consecuencias del Brexit

El gobernador del Banco de México dice que se puede mantener el crecimiento a pesar de la caída del peso y las presiones sobre la inflación.

Publicidad
Publicidad

Jude Webber

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, espera que el país pueda mantener una tasa de crecimiento de entre 2.4 a 2.5 por ciento, a pesar de los obstáculos económicos y las consecuencias que se relacionan con el Brexit.

Igualar el crecimiento de 2.5 por ciento del año pasado no será fácil para un país que lucha contra un peso maltratado y contra las presiones inflacionarias que la semana pasada provocaron una sorpresiva alza de medio punto a las tasas.

El Banco de México redujo de manera regular los pronósticos económicos durante el último par de años en medio del desplome de los precios del petróleo, la lentitud de las reformas estructurales y lo que el banco llama “una economía mundial hostil”.

Además, Carstens espera “una intensa volatilidad” para el resto de 2016 a medida que las elecciones en EU alcancen su punto máximo y se asiente el polvo por el voto de Gran Bretaña para salir de la Unión Europea.

Sin embargo, dijo al Financial Times: “Si los acontecimientos posteriores del Brexit se manejan de manera ordenada, de manera constructiva -lo cual es una gran interrogante- creo que el impacto será manejable.

El banquero central, quien también preside el organismo de gobierno que asesora al Fondo Monetario Internacional sobre cómo responder a las crisis que se desarrollan, parece tan desconcertado por el Brexit como tantos en Gran Bretaña.

Un firme creyente en la globalización, dice, “la colaboración económica y la integración es la esencia” y el impacto total de la salida del Reino Unido de Europa todavía es difícil de anticipar.

El peso mexicano está en la línea de fuego. Como la moneda más líquida de los mercados emergentes, representa una cobertura conveniente y brevemente tocó un mínimo histórico de poco menos de 19.52 pesos por dólar como consecuencia del resultado del referéndum del Reino Unido.

Después del alza de las tasas de interés su valor se recuperó, pero desde entonces se debilitó nuevamente y se cotiza a poco más de 18.60 pesos por dólar.

Las elecciones de EU pueden plantear riesgos aún mayores si el candidato republicano, Donald Trump, quien quiere construir un muro en la frontera y poner fin a la reubicación de las empresas estadunidenses en México, para tener menores costos, gana en noviembre.

“Tenemos que mantener la cabeza fría”, dijo Carstens, y señala “las verdaderas ganancias del acuerdo” en la relación bilateral de EU y México “es lo que debe tomarse en consideración”.

Por ahora, parece que la volatilidad va a continuar -lo que puede frenar el apetito de los inversionistas de colocar su dinero en México, dijo Carstens.

“Lo que México tiene que hacer es diferenciarse de los otros mercados emergentes y la forma de hacerlo es por medio de un marco consistente y congruente, una política monetaria y fiscal para poder resistir los golpes que enfrentamos”, dijo.

Por lo tanto, Banxico, el banco central, “se tomó la libertad de...recordarle” a la Secretaría de Hacienda el 30 de junio de la necesidad de lograr un superávit primario el próximo año al elevar la referencia de la tasa de interés a 4.25 por ciento. Un superávit sería el primero de México desde 2009.

La Secretaría de Hacienda ya anunció recortes presupuestarios adicionales para 2016 de 31 mil 700 millones de pesos (mdd), además de los recortes que anunció previamente de 132 mil mdd de este año y de los recortes de 175 mil mdd para 2017.

El banco central, temiendo que la debilidad del peso pueda avivar la inflación, realizó su segundo incremento de medio punto en cuatro meses.

Si bien la inflación, que estuvo a mínimos históricos, no corre peligro de ir en una espiral ascendente y debe terminar el año “ligeramente por encima de 3 por ciento”, Carstens dijo que Banxico quiere estar un paso adelante”.

A pesar de que Banxico elevó las tasas de interés en paralelo con la Reserva Federal de EU en diciembre y dejó claro que iba a seguir los pasos de la Fed, tuvo que tomar un camino diferente.

"Las decisiones de la Fed todavía serán muy, muy importantes”, dijo Carstens. “Pero el Brexit es un ejemplo muy claro de que existen acontecimientos en los que el impacto sobre las expectativas de inflación es muy, muy diferente”.

Mientras que la condición como refugio seguro del dólar llevó a un aumento en el valor del billete verde y redujo las expectativas de inflación de EU a raíz del Brexit, la depreciación del peso las alimentó. Aunque México aumentó la tasa, al parecer los planes de la Fed para una nueva alza en las tasas se van a aplazar.

Por lo tanto, ¿será suficiente el reciente aumento de medio punto de Banxico? “Ya veremos”, dijo sonriendo Carstens, pues hay muchos elementos imponderables en el futuro inmediato. “Yo espero que sí”.





@The Finantial Times Limited 2016. Todos los derechos reservados.

La traducción de este texto es responsabilidad de Milenio Diario.

Más notas en www.ft.com


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.