Carrier es un caso especial, menciona Caintra

Eduardo Garza Junco, presidente de la Cámara, pidió no dimensionar la situación y menos pronosticarlo como algo que va a suceder en los próximos años con otras empresas. 

Monterrey

El caso de la empresa Carrier es especial y muy particular entre la iniciativa privada de Estados Unidos y su gobierno, por lo que no es necesario dimensionar la situación como un ejemplo de lo que puede suceder en los próximos años, advirtió el presidente de Caintra, Eduardo Garza Junco.

El dirigente de los industriales en Nuevo León consideró que hay que ser cuidadosos con los comentarios que se hacen en este tema, ya que esto no significa que las inversiones norteamericanas en el país o que la integración industrial entre los dos países se vaya a frenar.

"El caso Carrier es un caso muy particular. Yo tendría mucho cuidado a desde ahorita tan temprano juzgar que será un caso que se va a multiplicar por docenas de empresas. El caso Carrier es un caso muy particular con el gobierno americano y una particularidad. No deberíamos desde ese caso brincar a la conclusión de que esto significa una catástrofe", argumentó el empresario.

Recordó que Carrier tiene muchos años produciendo y manufacturando productos no solo en México, sino en Nuevo León, y la empresa ha participado en el sector industrial positivamente, inclusive con la misma Cámara.

Y es así con muchas empresas estadunidenses que tienen operaciones en el país y en Nuevo León, por lo que descartó que haya afectaciones. Aunque, dijo, sí es importante que las autoridades y la iniciativa privada reflexione sobre la competitividad del país y su industria.

"Debemos tener cuidado de brincar a conclusiones de que ese caso va a ser el primero de muchos. Es muy temprano, y no será así con todas las empresas, hay cientos que tienen intereses en México que no tendrán la misma intención que Carrier", argumentó.