Carga fiscal y uso de tarjetas de crédito frenan economía

Especialista fiscal considera que no se han cumplido las metas propuestas por el gobierno en términos de más recaudación, sino al contrario la evasión sigue.

Monterrey

Una mayor carga fiscal y uso de la tarjeta de crédito o débito como forma de pago son medidas que en lo que va del año han provocado efectos negativos en cascada entre la población.

Por un lado el uso del efectivo se ha restringido, lo que ha ocasionado una parálisis en el sector informal de la economía que manejaba efectivo, si bien es una medida buena para controlar el lavado de dinero también ha frenado la actividad económica.

Bernardo Elizondo Ríos, presidente de la Academia Nacional de Derecho Fiscal, capítulo Nuevo León, consideró que la medida que instrumentó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para fiscalizar toda operación en efectivo ha traído efectos adversos.

Aunado a lo anterior, las medidas fiscales que entraron en vigor este año han ahuyentado al consumo.

"La autoridad ha obligado a toda la población independientemente de su nivel de ingresos, condición económica y preparación que cuenten con un sistema contable, equipo de cómputo y con ello expedir comprobantes por Internet, situación que no se está dando.

"La gente no está preparada, pero lamentablemente nos ha llevado a una parálisis de la actividad económica", indicó el especialista fiscal.

Aseguró que a todas luces se ve que la reforma fiscal está inhibiendo el crecimiento económico, y por ende, no está permitiendo lograr los objetivos trazados por el país.

"Hay mucho descontento de la gente, la gente está muy molesta por la forma como se han venido manejando las cosas y porque ya se presentó una inflación importante, sobre todo lo relacionado a los alimentos, porque el IEPS que metieron es finalmente un IVA disfrazado de IEPS y esto ha venido a incrementar el costo de una gran parte de los alimentos que se venden en nuestro país. A la gente no le alcanza, entonces sí hay un freno en la actividad económica generado por el aumento tan fuerte de impuestos", señaló.

Elizondo Ríos dijo que la evasión fiscal, la compra de facturas son dos prácticas que se siguen dando y aumentando.

Con un sistema impositivo tan agresivo no se está ahuyentando la evasión "sigue habiendo esquemas muy agresivos de evasión, la compra de facturas sigue, la corrupción también, entonces no se están logrando los objetivos que se propusieron con la reforma y no se ve que tengan la disposición de recapacitar", manifestó el presidente de la Academia.

"Lo más lógico y lo más adecuado para poder controlar el efectivo y poder recaudar más, es tener un sistema basado en los impuestos indirectos, éstos son mucho más controlables, un impuesto indirecto generaría que se acabara el sector informal y que todos pagáramos impuestos en México", afirmó el experto.

En el caso de México por cada peso que un mexicano gana siete pesos se va al fisco, esto quienes están en el sector formal, ejemplificó el especialista.

Lo que refleja la carga fiscal tan fuerte. Además de todo esto queda claro que a más impuestos se da menor inversión.

"Si tuviéramos un sistema impositivo competitivo se podría pensar en atraer mayor inversión, pero al parecer México va contracorriente de lo que está sucediendo a nivel mundial, España acaba de bajar los impuestos sobre todo el ISR esto va a generar inversión y les va a ir muy bien".

Reiteró que la tendencia a nivel mundial es bajar la tasa del ISR y subir consumo, y México subió ambos, además de haber eliminado deducciones.