Capital humano, mayor reto para sector energético: Cemex

Luis Farías, vicepresidente de Energía de la cementera, cuestionó que en México se dependa en gran manera del uso del petróleo como principal fuente de energía, pese a que no es renovable.

Monterrey

El futuro incremento del uso de energía, la correcta aplicación de los esquemas regulatorios de manera transparente, harán posible atraer capital privado para el desarrollo de las energías renovables.

Sin embargo, a decir de Luis Farías, vicepresidente de Energía en Cemex, el mayor reto que se tiene actualmente es conseguir el suficiente capital humano para aprovechar la apertura del sector.

Farías, quien funge como vicepresidente de Energía y Sustentabilidad en la empresa cementera, señaló frente a un grupo de estudiantes de la Universidad Regiomontana que el sector eléctrico en México se enfrentará en los próximos meses y años a una serie de retos, principalmente enfocados en los cambios que se avecinan con la aprobación y promulgación de la reforma energética.

"Lo que necesitamos ahora es mano de obra capacitada, el capital humano será el mayor requerimiento", añadió el directivo.

Agregó que el uso de energía seguirá incrementando en México de manera exponencial, principalmente al ritmo acelerado a la par de como crece la población en el país, pero "consumimos muy pocas energías renovables y es hasta hace poco que empezamos a hacerlo".

"Además, quedó un vacío muy grande y (los legisladores) se fueron muy hacía el límite en delimitar qué es energía renovable y qué no es energía renovable.

"(La reforma) metió a las energías limpias y les dio una definición muy generosa", consideró.

Y es que, señaló Farías, desgraciadamente en México se ha dependido de gran manera en el uso del petróleo como principal fuente de energía cuando en el país se podría estar aprovechando otras como el carbón, el gas, la energía eólica y solar.

"Tenemos que recordar que actualmente, el petróleo es el hidrocarburo más importante, el que se utiliza para casi todo en México, sin embargo no es renovable. Las proyecciones del uso de energía están aumentando y van a seguir aumentando hasta un 45% para 2035; el mundo no va a dejar de consumir energía eléctrica", auguró.

Cuestionó el hecho de que en México se dependa tanto del petróleo cuando ni siquiera se cuenta con una cantidad de reservas favorables y pozos comprobables; hemos consumido el 70% de lo que hay debajo de la tierra que hemos podido comprobar que existe, dijo.

Es por eso que era necesaria una reforma y que se plantee la explotación del gas shale o gas de lutitas, del que sí existe una cantidad importante que puede ser utilizada por los mexicanos.

"Estamos en una zona integrada con Estados Unidos, en donde se ha aprovechado este gas y ha ayudado a mejorar su situación económica. Estamos en una zona integrada como Estados Unidos de manera económica, lo que nos beneficia mucho, pero también sabemos que es una zona geológica similar, por lo que podemos crecer tanto como ellos", aseguró.

Sin embargo, a pesar de mostrarse a favor de la explotación de dicho gas, cuestionó el hecho de que se esté vislumbrando un futuro en donde el gas shale va a salvar e impulsar la economía del país, cuando es sabido que podríamos aprovechar otro tipo de energías.

"Vamos a ver un país altamente gasificado con muy poco uso de energías renovables que podríamos aprovechar. Seremos un país de gas pero con poco uso de energía solar y poco uso de energía eólica", lamentó Farías.