• Regístrate
Estás leyendo: Campeones petroleros de AL, en la lona ante precios
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 00:58 Hoy

Campeones petroleros de AL, en la lona ante precios

Empresas energéticas de Brasil, Venezuela, México y Colombia, en riesgo por el desplome del crudo y el cambio en el superciclo de las materias primas.

Publicidad
Publicidad

Del oro negro al hoyo negro. Para un ejemplo claro de cómo se extiende el dolor del petróleo solo hay que buscar en los debilitados campeones estatales de energía de América Latina.

El desplome de los precios del petróleo en los últimos 12 meses, desde México hasta Brasil redujo sus utilidades, lo que llevó a recortes presupuestales y detuvo el flujo de impuestos que se pagan a las arcas del gobierno. En algunos casos, la caída está a punto de revertirlo.

“La caída de 70 por ciento de los precios es un duro golpe: en algunos países el petróleo contribuía de 20 a 50 por ciento de los ingresos públicos, y de 50 a 96 por ciento de las exportaciones”, dijo Luisa Palacios, directora para Latinoamérica de Medley Global Advisors, una consultora de riesgos propiedad de Financial Times.

“No es de extrañar que se empieza a cuestionar la viabilidad financiera de algunos países y algunas compañías petroleras nacionales”.

Venezuela, que coquetea con el impago incluso a pesar de que la semana pasada logró pagar mil 500 millones de dólares (mdd) de bonos de su deuda externa de 120 mil mdd, es el ejemplo más desesperado. Pero en Brasil, Petrobras, el gran grupo petrolero más endeudado del mundo y sujeto a una investigación de corrupción de miles de millones de dólares, tiene costos de deuda que alcanzaron 13 por ciento frente al que tenían hace unos años, de 4 por ciento, sus problemas llevaron a hablar de un rescate financiero.

El cambio en el superciclo de las materias primas arrastró a países y compañías con grado de inversión, algo que también obligó a los grupos de energía de occidente a recortar puestos de trabajo, descartar proyectos y adaptarse a un mundo con un precio de petróleo de 50 dólares o menos.

Pemex, el octavo mayor productor de petróleo del mundo, el año pasado perdió 30 mil mdd, lo que llevó al gobierno mexicano a decir que ayudará a subsanar los pasivos de las pensiones de 91 mil mdd de la empresa estatal y posiblemente incluso recapitalizarla.

El déficit de los ingresos petroleros también obligó a México a reducir el gasto más de un punto porcentual del producto interno bruto. Mientras tanto, las menores ventas de exportación, que ayudaron al impulsar el actual déficit en cuenta corriente a casi un máximo en 20 años y desbarató al peso, ahora, después de ajustar la inflación, cotiza a niveles que se vieron durante la crisis del “efecto tequila” de 1995.

Pemex “es una compañía muy solvente”, dijo esta semana José González Anaya, su director general, cuando esbozó su plan de ahorros de costos de 5 mil 500 mdd. “Lo que tenemos que hacer es adaptarnos a la nueva realidad”.

Ecopetrol, de Colombia, a la que el desplome afectó su capitalización de mercado, que pasó de 130 mil millones de dólares hace tres años a 15 mil mdd, recortó un tercio de su fuerza laboral de 48 mil personas. El peso perdió 37 por ciento en su paridad con el dólar en un año y el déficit actual en cuenta corriente se disparó a 6 por ciento del PIB.

Bogotá pone una cara valiente a la recesión. “Hacemos un ajuste ordenado y fluido”, dijo Mauricio Cárdenas, ministro de finanzas. “Ajustamos el gasto público y dejamos que se deprecie el tipo de cambio”.

A pesar de eso, la pérdida de los ingresos petroleros, que representan la mitad de las exportaciones se produce en un momento en que Bogotá depende de un mercado laboral firme para absorber de mejor manera a las guerrillas desmovilizadas bajo el acuerdo de paz que espera alcanzar el 23 de marzo. Con cuatro años para crearlo, las conversaciones tienen el objetivo de terminar un conflicto de medio siglo en el que ya murieron más de 200 mil personas.

Cuando los precios del petróleo se encontraban a más de 100 dólares por barril hace algunos años, las empresas internacionales de energía clamaban por entrar a Latinoamérica, atraídas por los descubrimiento en Brasil de yacimientos en aguas profundas, el régimen liberal de Colombia y las mayores reservas del mundo en Venezuela.

Ahora, muchas compañías sufren para cobrar sus facturas a los grupos estatales que tienen problemas de liquidez; en México, los proveedores de servicios internacionales tienen atrasos de 6 mil mdd; en Venezuela se les debe 20 mil mdd; mientras que en Brasil la cancelación de pedidos obligó a los proveedores, como Keppel, de Singapur, a tomar fuertes provisiones.

Se espera que Ecopetrol registre su primera pérdida anual desde que empezó a cotizar en 2007. Aunque en ninguna parte la caída es tan dramática como en Petrobras, que hace cinco años lanzó la mayor oferta de acciones en la historia, con la que recaudó 70 mil mdd.

El campeón de energía de propiedad estatal de Brasil tiene una carga de más de 105 mil mdd en deuda y lucha por cubrir los costos de operación y pagos de deuda. Credit Suisse, el banco de inversión, estima que Petrobras tiene una sangría de 8 mil mdd de efectivo al año. En un informe del 11 de enero advirtió que “existe el riesgo de que en algún momento la compañía tenga que recurrir a algún tipo de emisión de capital”.

Pero Brasilia, que lucha con la mayor recesión en un siglo y con un déficit fiscal que le dio un golpe de 10 por ciento al PIB el año pasado, no está en una posición para rescatar a Petrobras.

El aumento de la competencia por el capital puede llevar a una ola de fusiones y adquisiciones, ya que la era nacionalista del superciclo de las materias primas retrocede y llegan los compradores extranjeros. La actividad de fusiones y adquisiciones en Brasil subió a finales de 2015 a casi un máximo en 20 años.

El 26 de febrero, Petrobras dijo que acordó un préstamo de 10 mil mdd del Banco de Desarrollo de China contra futuras entregas de petróleo. Aún así, los bajos costos de producción, de alrededor de 15 dólares por barril, significan que los grupos estatales de América Latina pueden mantener su producción incluso al bajo nivel de precios actual.

EL DATO

70%: Caída en los precios del crudo en los últimos 12 meses; ayer la mezcla mexicana cerró en 28.02 dpb, su máximo en el año.

521 mil mdp: Pérdida de Pemex durante 2015; el gobierno mexicano anunció ajustes en la empresa.

20,000 mdd: Deuda que la petrolera estatal venezolana Pdvsa mantiene con sus proveedores.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.