Standard & Poor's revisa calificación crediticia de NL; la coloca en estable

La agencia calificadora advierte que si el estado no es capaz de generar superávits y si no mantiene disciplina en gasto corriente.

Monterrey

Standard and Poor’s revisó la perspectiva del estado de Nuevo León a estable de negativa y confirmó la calificación crediticia en escala nacional –CaVal- de ‘mxA’-.

La agencia calificadora señaló que la revisión de la perspectiva a estable de negativa refleja la mejora en el desempeño presupuestal del estado, resultado del Programa de Ordenamiento y Fortalecimiento Integral de las Finanzas Públicas (POFIF), que aplicó en 2013, aunado al refinanciamiento de la mayor parte de su deuda directa, lo que mejoró su perfil de vencimientos, así como la reducción en sus pasivos con proveedores el último año.

“Esperamos que estas medidas se mantengan este año y en 2015”, indicaron los analistas de la evaluadora.

Sin embargo, los analistas advirtieron que la calificación crediticia podría presionarse a la baja si el estado de Nuevo León no es capaz de generar superávits después de gasto de inversión, si su posición de liquidez empeora y si su deuda directa, indirecta y contingente, continúa aumentando de manera importante.

También estimaron para este año que el estado de Nuevo León registrará superávits operativos cercanos al cinco por ciento de sus ingresos operativos que se traduzcan en una mejora sustancial de su posición de liquidez

En un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Standard and Poor’s señaló que las medidas de ajuste fiscal del estado de Nuevo León mejoraron su desempeño presupuestal durante el último año, y podrían continuar incidiendo positivamente en este año y en 2015.

Destacó que aun cuando la deuda directa de Nuevo León es alta y continuó aumentando en el 2013, el refinanciamiento mejoró su perfil de vencimientos.

Y estimaron que continuaría mejorando paulatinamente su desempeño presupuestal en 2014 y 2015, que su deuda directa se mantendría en el nivel actual y que sus pasivos con proveedores continuarían disminuyendo.

La agencia calificadora mencionó otros de los factores que influyeron para la mejora en la calidad crediticia es una economía de las más desarrolladas del país que continúa creciendo por arriba de la media nacional, así como una administración financiera que ha fortalecido su planeación de largo plazo.

Destacó que el estado de Nuevo León llevó a cabo un plan de ajuste fiscal (POFIF) que mejoró su desempeño presupuestal de manera importante. Al cierre de 2013, Nuevo León reportó un déficit operativo que ascendió a 794 millones de pesos, equivalente al 1 por ciento de sus ingresos operativos que si bien es aún débil, se compara positivamente con el déficit operativo de 10 por ciento de sus ingresos operativos de 2012.

Standard and Poor’s dijo que a esta mejora contribuyeron, en particular, el incremento en la recaudación del Impuesto Sobre la Nómina (ISN), cuya tasa subió al tres por ciento del dos por ciento, así como el adecuado control de su gasto operativo.