Empresarios siguen la ruta automotriz para abrir hoteles

Las cadenas hoteleras están aumentando su oferta de hospedaje a la par que las inversiones del sector automotriz y energético en México. 
Tianguis Turístico
Tianguis Turístico (shutterstock)

Cien es el número en la mente de Blanca Herrera y para ello necesita 14. Gerardo Murray avienta el nueve para sumar 136. Pablo Azcárraga tiene un cuatro y Frits Van Paaschen se va por la bola del ocho.

Como si fuera un juego de mesa, los hoteleros en México bajan sus fichas para mostrar las aperturas que tienen planeadas en 2014. City Express planea abrir 14 nuevos hoteles en este año para llegar a 100.

“Estamos muy contentos con la lista de aperturas que tenemos, si no me equivoco, 32 proyectos en los próximos tres años”, dice Gerardo Murray, vicepresidente de la cadena IHG que incluye los hoteles Intercontinental, Crowne Plaza y Holiday Inn. Nueve de esas aperturas abrirán en 2014. Azcárraga, presidente de Grupo Posadas, planea cuatro nuevos hoteles en los próximos tres meses para sumar 114 hoteles, mientras que  Frits Van Paaschen, presidente y director general de Starwood, habla de ocho inauguraciones de la cadena que ya tiene 24 hoteles en México de las marcas de lujo W, Westin, St. Regis y Sheraton.

Follow the money” (o seguir la ruta del dinero) es la estrategia para seleccionar las aperturas en ciudades a donde está llegando la inversión extranjera del sector automotriz, energético y aeroespacial del país.

“Nuestros hoteles en la zona petrolera andan en un 80% de ocupación entre semana”, dice Blanca Herrera, directora Servicios de Franquicia de los  Hoteles City Express, una cadena que tiene 15 hoteles en la costa del Golfo de México y que este año sumará Matamoros y Paraíso Dos Bocas en Tabasco a su cartera de hoteles de negocio.

Lo mismo ha hecho esta cadena para abrir hoteles alrededor de la industria automotriz, desde los corporativos en Santa Fe, en la Ciudad de México, hasta las ciudades del Bajío como Celaya, Irapuato, Silao, León, Aguascalientes, Puebla, Saltillo, San Luis Potosí y Querétaro.

El imán automotriz

Con una producción anual de casi tres millones de vehículos y exportaciones por 38 mil 700 millones de dólares, la industria automotriz ha desplazado al petróleo y al turismo en la captación de divisas en México, pero a la vez, el sector turístico se está beneficiando de este auge económico. “Cuando llega la armadora, también vienen las empresas satélites para dar servicios desde infraestructura hasta hoteles y restaurantes. Tiene un efecto multiplicador”, explica Herrera.

A partir de 2008, México descendió en la captación mundial de turistas y divisas debido a la percepción de inseguridad en el extranjero, particularmente en Estados Unidos, pero desde 2012, las cadenas hoteleras empezaron a expandir su número de cuartos en ciudades de tamaño medio con un enfoque en el turista de negocios, según el reporte 2013 Viajes y Turismo en México de la firma de investigación Euromonitor.

Según Frits Van Paaschen, de Satarwood, el flujo de turistas obedece a un ciclo en e lque primero regresa la confianza de los viajeros de negocios, seguido del turismo de convenciones y finalmente, los turistas de placer.

Aunque los destinos de playa como Los Cabos, Nuevo Vallarta y Cancún tuvieron incrementos anuales de doble dígito en ocupación hotelera en 2013, los aumentos más impresionantes se dieron en las ciudades del centro del país como Celaya con un 29% en comparación con 2012, Salamanca con un 22%, Puebla con un 19% y Aguascalientes con 17%. Mientras que las grandes ciudades del país como Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey aumentaron 4.14% su ocupación hotelera, el resto de las ciudades del país (exceptuando destinos de playa y la zona fronteriza) tuvieron un aumento general de 3.74% en la llegada de turistas.

El auge económico beneficia a todas las categorías de hoteles. Para Starwood, México es el séptimo mercado mundial más importante y el primero en América Latina ya que en nuestro país ha aumentado la demanda por el turismo de lujo. “Lo vemos como la época dorada de los viajes de lujo”, dice Van Paaschen.

Los hoteles de negocios están viviendo el mejor momento en las zonas que han atraído mayores inversiones extranjeras y desarrollo económico. Pero también los hostales están en su mejor momento y en 2012 reportaron un aumento de 19% en sus ventas debido a un aumento en el turismo doméstico, de acuerdo con la firma de investigación Euromonitor. El buen momento tanto de hoteles como hostales se debe a que los mexicanos están viajando más que antes  gracias al crecimiento de la clase media en México.

“México es hoy un destino atractivo para las inversiones aun cuando, la nueva reforma fiscal afectó los ingresos del sector”, dice Enrique Calderón, director corporativo comercial de Grupo Posadas, el mayor grupo hotelero del país con 19 mil habitaciones y 110 hoteles de las marcas Live Aqua, Fiesta Americana, Fiesta Inn y One. El panorama turístico de 2014 luce positivo con una expectativa de que el número de turistas aumente en 7.5% y en consecuencia, la inversión turística podría rebasar los 8 mil 600 millones de dólares en los próximos tres años.

“Es un círculo vicioso o virtuoso, si no hay inversión, no hay hoteles y no hay vuelos. Alguien tiene que ser el detonante para que esto funcione. Cancún es un caso de éxito mundial, hay más vuelos, las inversiones se vuelven rentables, por lo tanto hay más cuartos y más vuelos”, explicó Gonzalo del Peón, vicepresidente ejecutivo de AM Resorts, la mayor cadena hotelera en destinos de playa del país.

Aumenta ocupación hotelera

Sin vacantes

Aunque los destinos de playa lideran la ocupación hotelera, otras ciudades del centro del país presentan una alta demanda de hospedaje.