Prevén ‘cacería’ de morosos del SAT en 2015

Según Bernardo Elizondo Ríos, presidente de la Academia Mexicana de Derecho Fiscal, se ha entrado a una etapa donde se vislumbra un incremento exponencial en la fiscalización hacia el contribuyente.

Monterrey

La baja en el precio del petróleo no sólo está poniendo a temblar a las finanzas públicas del Gobierno Federal, sino también a los contribuyentes, dado que este escenario que se está planteando obligará a la autoridad fiscal a buscar recursos económicos para compensar dicha caída de sus ingresos provenientes de la venta de hidrocarburos.

Fiscalistas estiman un incremento exponencial en la fiscalización hacia el contribuyente para 2015 por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Bernardo Elizondo Ríos, presidente de la Academia Mexicana de Derecho Fiscal, dijo que se ha entrado a una etapa donde se vislumbra una mayor fiscalización, dado que en 2015 entrará en vigor el buzón tributario y las auditorías electrónicas, además de ser un año político.

“La historia nos dice -porque no es la primera vez que ocurre una baja en los precios del petróleo-, cuando esto sucede, la autoridad tiende a endurecer su política de fiscalización”, agregó el especialista.

Año con año, el gasto corriente del Gobierno Federal ha ido incrementando, y en consecuencia, los requerimientos financieros del Gobierno son cada vez mayores.

Un 40 por ciento del presupuesto federal está integrado por ingresos provenientes del petróleo y entonces, en el momento de que hay una baja, “el Gobierno se pone a temblar”, porque no le alcanzará para pagar todo el gasto que ya tiene comprometido, sobre todo en un año electoral como el que viene.

“Entonces el Gobierno empieza a ver qué opciones tiene porque el gasto lo tiene que ejercer, además, el déficit en que se está incurriendo, y a pedir prestado para pagar; y la otra opción es el incremento en la fiscalización, porque ya nos ha sucedido en el pasado cuando se da esta coyuntura”.

Elizondo Ríos sostuvo que lo que hace el SAT es intensificar sus campañas de fiscalización, “y aquí viene una oleada de esto para el 2015, se asegurará que cada contribuyente cumpla con cada una de sus obligaciones.

“Esto se dará por dos razones: por la baja en los ingresos petroleros y aunque el Gobierno Federal diga que tiene coberturas tiene que ver por dónde sacará más ingresos para poder cubrir el gasto público y evitar recortes en el gasto.

“Y la otra es que con la entrada en vigor el 1 de enero del 2015 del buzón tributario y de las auditorías electrónicas, la autoridad va a poder masificar su poder de fiscalización, y aunque desconozco cuál es el universo de contribuyentes que tiene registrado el SAT, lo que estamos previendo es hasta un 15 por ciento de incremento de la fiscalización”, indicó el presidente de la Academia Mexicana de Derecho Fiscal.

El fiscalista señaló que va a crecer exponencialmente dado que el hecho de utilizar los medios electrónicos le va a permitir a la autoridad conocer específicamente cuáles son los rubros que tiene que atacar, por ejemplo deducciones improcedentes, compra de facturas o por actividades irregulares que estén realizando algunos particulares o empresas de todos tamaños y la facilidad de enviar una auditoría por correo electrónico.

Indicó que el contribuyente tendrá que contestar por ese mismo medio y finalmente la autoridad tendrá que analizar la información o, en su defecto, adquirir un crédito fiscal, esto será una forma mucho más económica y fácil para la autoridad, pero esto es anticonstitucional.

“Nosotros pensamos que es anticonstitucional la medida, está en Ley y se va aplicar, no estamos de acuerdo con el procedimiento, pero desde el punto de vista de efectividad tributaria va a ser un procedimiento muy efectivo porque le va a permitir a la autoridad realizar mucho más número de auditorías y con menos recursos humanos y económicos”.