Las trampas del Buen Fin

Tu emoción por las compras puede hacer caerte en distintos errores de finanzas personales que pueden provocar que termines con deudas hasta el cuello.
Buen Fin.
Buen Fin. (Mariana Hernández)

Ciudad de México

En el Buen Fin todo está lleno de ofertas que quieres aprovechar, pero antes de comprar necesitas detenerte a pensar un momento. Tu emoción te puede hacer caer en distintas trampas que algunas personas utilizan para aprovecharse de quien compra por impulso.

TE RECOMENDAMOS: Guía para comprar en el Buen Fin

Aquí las trampas más comunes:

Las ofertas exorbitantes son una señal de alerta. Muchos sitios ofrecen promociones que rayan en lo ridículo, lo que podría indicar que es un engaño. Por supuesto que hay descuentos muy buenos pero ¡vamos! ¿En verdad crees que un smartphone último modelo te costará 500 pesos?

No confíes en los anuncios de internet, ya sea que los veas en redes sociales o te lleguen a tu correo. Muchas veces estos anuncios te llevan a páginas falsas que se parecen mucho a las originales. Ten cuidado. Para asegurarte de que estás en el sitio correcto, mejor ingresa tú mismo la dirección url de la marca que presuntamente tiene la promoción. Si el sitio donde compras te pide información que consideras innecesaria, entonces sé precavido y no reveles datos más allá de lo esencial pues podría tratarse de un virus para robarse tu información bancaria. ¿Para qué querría una tienda saber cuál es la contraseña de tu tarjeta de banco?

Montos adicionales. Puede que te encuentres con una promoción realmente buena pero que al final te terminen cobrando gastos de envío y otros montos adicionales que te hagan pagar más de lo previsto. Asegúrate de conocer todas las condiciones de tu compra. Lee la letra pequeña, es por tu bien.

Meses sin intereses. Debemos ocuparlos solo cuando no tenemos efectivo para productos que sean durables. Aplicarlo a cualquier producto sería descabellado. No es sano seguir pagando por algo que ya has dejado de usar. Pagar la despensa, tiempo aire o una cena a meses intereses no es una buena idea.


GGA