Brunello Cucinelli: millonario, pero también gran humanista

De acuerdo con la revista "Forbes", el magnate de la alta costura cuenta con una fortuna que asciende a más de mil mdd.
El empresario ha dedicado parte de su vida en los negocios a  otorgar mejores condiciones de vida a sus empleados.
El empresario ha dedicado parte de su vida en los negocios a otorgar mejores condiciones de vida a sus empleados. (Moisés Butze)

México

El uso de la cachemira —la fibra obtenida de la cabra kasmir, originaria de los Himalayas— comenzó en Asia en el siglo III a.C., pero fue hasta el siglo XIV d.C, cuando el producto fue exportado a Europa, que la industria de este peculiar artículo comenzó a crecer. Y fue justo en el Viejo Continente donde nació quien sería conocido como “el rey de la cachemira”: Brunello Cucinelli.

Brunello llegó al mundo en 1953 en Perugia, Italia. Hijo de un agricultor que siempre dijo que su pequeño nació para crear cosas grandes, pues siempre tenía nuevas ideas.

Cucinelli comenzó a estudiar ingeniería, que dejó para iniciar una pequeña empresa de géneros de punto en 1978. En ese momento los diseñadores de la moda comenzaban a poner de nuevo la cachemira como blanco predilecto en la industria. La tela predilecta de Joséphine, la primera esposa de Napoleón Bonaparte, por su procedencia lejana, y su peculiar composición, resultaba un sinónimo de lujo y distinción.

Fue entonces que el emprendedor, fiel a la perspectiva de su padre, tuvo una idea: si bien la cachemira estaba teniendo un alto impacto en el sector, todavía podría ser explotada, así que agregó colores más vivos a las tonalidades neutras que comúnmente manejaba.

De ahí el despunte de su marca fue imparable. Actualmente la producción de ropa se hace en Italia y la marca Brunello Cucinelli cuenta con más de 120 tiendas alrededor del mundo, entre las que están Rusia, Francia, México, Australia y Estados Unidos. Su fortuna, según la revista Forbes, asciende a aproximadamente mil 34 millones de dólares.

Capitalismo humanitario

Cucinelli conoció la obra de Kant cuanto tenía 21 años. Del filósofo alemán, el italiano, dice, ha introducido una forma de vida que se mueve en torno a dos cosas: el estrellado cielo sobre él y la ley de la moral.

El empresario, quien ha forjado su visión a través de personajes como Marco Aurelio, Sócrates y Barack Obama —cuya oratoria lo llevó a la convicción de que el estadunidense cambiaría a la humanidad—, se ha inmiscuido en un proyecto que él considera es un capitalismo más “humanitario”.

Bastaría leer los testimonios que The New Yorker expone en el texto The Prince of Solomeo para entender la importancia de Cucinelli en la ciudad donde nació su esposa, Federica, y que hizo también suya.

El centro histórico de Solomeo fue creado cerca del siglo XII; las estructuras que lo conforman parecían estar al borde de la destrucción. Fue en 1985 que Cucinelli comenzó a adquirir uno a uno los inmuebles que conforman el lugar, los restauró y posteriormente trasladó su empresa al sitio.

Uno de los mayores sueños del empresario era darle vida de nuevo al recinto y construir lo que él considera “un capitalismo que valoriza al hombre”. Para él, el jefe que considera a sus empleados como parte de su propiedad es deplorable.

Su convicción de fomentar una buena calidad de vida para sus empleados le ha valido no solo el aprecio de los mismos, también el respeto de otros empresarios de la industria.

Cucinelli ha puesto condiciones poco vistas en el sector laboral de Italia: instauró una librería para que los empleados pasen el tiempo; tienen derecho a 90 minutos para comer; en las cafeterías de la empresa siempre hay vino, y es casi una obligación tomar una siesta diaria. También creó un teatro, exhibiciones musicales y un festival medieval anual en el que participa.

Modelo

El dueño de la compañía que lleva su nombre es lector de Sócrates, Kant y el ex mandatario estadunidense Barack Obama.

Sueño

El empresario ha dedicado parte de su vida en los negocios a  otorgar mejores condiciones de vida a sus empleados.

Impulso

El italiano perfeccionó la forma de usar la cachemira en las prendas y con ello se convirtió en el mayor impulsor de la fibra.