BTG Pactual: Brasil es como House of Cards en ácido

El escándalo de corrupción de Petrobras ayudó a derribar a un presidente, puso en riesgo a otro, afectó las utilidades de diversas compañías y llevó a varias personas a la cárcel.
Alguna vez se le consideró el Goldman de las regiones tropicales.
Alguna vez se le consideró el Goldman de las regiones tropicales. (Especial)

El escándalo de corrupción de Petrobras en Brasil, el más grande en la historia de ese país, ayudó a derribar a un presidente, puso en riesgo a otro, afectó las utilidades de compañías desde Reino Unido hasta EU y ya llevó a varias personas a la cárcel.

También envolvió a Andrés Esteves, el estelar banquero multimillonario y fundador de BTG Pactual, a quien detuvieron en 2015 por acusaciones de que intentó obstruir una investigación sobre los sobornos en la compañía petrolera de control estatal.

El valor de las acciones de BTG, alguna vez considerada el Goldman de las regiones tropicales, continuó su descenso después de su arresto y tuvo una caída de cerca de 60 por ciento en comparación con su punto máximo. Hubo una venta de liquidación de activos, incluidas carteras de crédito y su división suiza de banca, mientras que los clientes salieron huyendo. Los activos de la división de fondos de cobertura de BTG cayeron 97 por ciento, de 5 mil millones de dólares (mdd) a 150 mdd, y su operación de fondos mutuos se redujo casi a la mitad.

Steve Jacobs, director ejecutivo de la división de gestión de activos de BTG Pactual y miembro del comité ejecutivo de la compañía compuesto por 10 personas, dice que el país latinoamericano es como “House of Cards en ácido”, una referencia al programa de televisión de drama político famoso por sus emocionantes giros y vueltas. Se puede perdonar al ex banquero de UBS por querer una vida más tranquila.

Más de un año y medio después del arresto de Esteves, el ex director ejecutivo aún se encuentra bajo investigación. Pero Jacobs, quien cenó con Esteves cuando estuvo en Brasil en mayo, dijo que su ex jefe y amigo confía en limpiar su nombre. El par se conoció a mediados de los años 2000 cuando Esteves era director ejecutivo de Banco Pactual y Jacobs, junto con Huw Jenkins, ahora vicepresidente del consejo de BTG, dirigía un acuerdo con UBS para adquirir el banco brasileño.

Cuando la crisis financiera llegó en 2009, Esteves, quien salió de UBS en 2008 y fundó BTG, compró Pactual de nuevo del banco suizo y convenció a Jacobs para que se uniera a su compañía para liderar su expansión de gestión de activos. “Tiene mucha confianza de que se va a limpiar su nombre. Es un amigo muy cercano, así que tengo mucha esperanza de que pueda demostrar que es totalmente inocente. Pero eso es un desvío de BTG”, dice Jacobs.

En su lugar, el ejecutivo con sede en Londres dirige la atención a los esfuerzos para reconstruir el negocio después de lo que Jacobs describe como “nuestro evento corporativo”.

Vestido de manera informal con una camisa azul de cuello abierto, Jacobs tiene buen ánimo y se encuentra optimista respecto al futuro de la compañía a pesar de la continua agitación en Brasil. Después del arresto de Esteves, la compañía realizó una serie de reformas, como la división del papel del director ejecutivo y del presidente. Jacobs también transformó la división de gestión de activos, que incluyó desmantelar el equipo de crédito de su división de fondos de cobertura por las preocupaciones sobre la liquidez. Hay planes para varios lanzamientos de fondos. La casa de inversión administra 37 mil mdd, en comparación con su punto máximo de 50 mil mdd antes de arresto de Esteves. En particular, BTG trata de hacer crecer su división de activos reales, que incluye bosques, propiedades y agricultura, en una apuesta por atraer inversionistas que busquen un ingreso regular.

Este mes, Timberland Investment Group, la casa de inversión que administra 3 mil millones de dólares en activos, lideró un consorcio para comprar 120 mil hectáreas de bosques en Uruguay, al igual que una planta de fabricación. BTG también intentó reconstruir su operación de fondos de cobertura. Los activos de su fondo insignia subieron de 150 mdd a 900 mdd, y otros 300 millones de dólares más deben entrar en el próximo par de meses, de acuerdo con Jacobs.

Los activos totales de fondo de cobertura actualmente representan cerca de mil 800 millones de dólares.

Sentado en una sala de juntas en el exclusivo Berkeley Square en Londres, Jacobs no muestra señales de fastidio cuando le pregunto si las dificultades de Esteves lastimaron el negocio, o si todavía desalienta a los inversionistas. Ignorando el asunto, dice que el tema del arresto de Esteves surgió en 2016, pero la mayoría de los inversionistas siguió adelante. “Literalmente, ahora no es un tema”, agrega.

También rechaza rápidamente la preocupación de que los últimos acontecimientos en Brasil podrían volver a asustar a los inversionistas. El mercado de valores del país cayó más de 10 por ciento en un día de operación el mes pasado después de las acusaciones de que se grabó a Michel Temer, el presidente a quien nombraron para estabilizar Brasil después de los escándalos políticos y empresariales de 2015-16, respaldando los pagos de sobornos. “Nadie vio venir el asunto de Temer”, dice Jacobs, quien se apresuró a viajar a Brasil para reunirse con todos los socios gerentes de BTG el mes pasado a medida que se desarrollaba el escándalo. “Estos mercados son difíciles para operar. No quieres mercados emocionales y que cambien rápidamente”.

En mayo, BTG, junto con otras 37 instituciones financieras brasileñas, quedaron en una lista de vigilancia por parte de S&P, lo que significa que sus calificaciones de crédito corren el riesgo de ser rebajadas, debido a las preocupaciones sobre el panorama económico del país. Pero Jacobs dice que los problemas actuales de Brasil ‘no surgen en las conversaciones’ con la mayoría de sus clientes de gestión de activos. En el lado de la renta variable o la renta fija de Brasil, los inversionistas son cautelosos.