• Regístrate
Estás leyendo: BlackRock abre debate sobre sueldos ejecutivos
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 05:33 Hoy

BlackRock abre debate sobre sueldos ejecutivos

Una carta suya dirigida a 300 compañías desató comentarios despectivos y una pelea con las empresas que pagan altas remuneraciones.

Publicidad
Publicidad

No pasó mucho tiempo antes de que aparecieran en línea los comentarios despectivos como resultado de la historia del pasado domingo de que BlackRock, el gestor de activos más grande del mundo, comenzó a pelear con las empresas que pagan remuneraciones exageradas.

En una carta dirigida a los jefes de más de 300 compañías de Reino Unido, BlackRock, que tiene participaciones en cada una de las empresas que cotizan en el FTSE 100, dijo que solamente aprobará los aumentos de sueldos de los principales ejecutivos si las compañías elevan los salarios de los trabajadores por una cantidad similar.

El problema para la casa de fondos estadunidense es el monto de 28 millones 500 mil dólares que le pagó a su director ejecutivo, Larry Fink, en 2015.

Fink gana más que casi cualquier otro director ejecutivo al que le escribió BlackRock. “El burro hablando de orejas”, escribió un comentarista. “La gente que ve la paja en el ojo ajeno…”, dijo otro. Un tercero lo llamó una lección de hipocresía. BlackRock dice que, de acuerdo con su metodología, la remuneración de Fink se mantuvo sin cambios para el año fiscal 2015, en línea con la fuerza laboral general.

De acuerdo con los documentos regulatorios que presentó BlackRock, el ejecutivo de 64 años de edad tuvo en total un aumento de 7.5 por ciento en 2015. Sin embargo, la nueva postura de BlackRock es algo importante. Hace 65 años, más de 50 por ciento de los capitales de Reino Unido era propiedad de accionistas individuales, ahora esa cifra está más cerca de 10 por ciento. Los gestores de activos llenaron ese hueco y se debe confiar en ellos para hacer que las empresas asuman su responsabilidad en nombre de los inversionistas.

Pero se considera un obstáculo el monto que se pagan los mismos gestores de fondos. Desde hace mucho tiempo el argumento es que una vez que un director ejecutivo o cualquier alto ejecutivo de una firma de gestión de activos reciben un salario multimillonario, esto impide efectivamente que puedan oponerse a las remuneraciones excesivas de las empresas en las que invierten.

Deborah Hargreaves, directora fundadora de High Pay Centre, un centro de expertos, lo explica de la siguiente manera: “Estos directores ejecutivos se benefician con la cultura de altas remuneraciones y, por lo tanto, no ven nada malo con las recompensas multimillonarias de los altos jefes”. Sus manos están atadas.

BlackRock, que el viernes contrató a George Osborne, ex canciller de Hacienda de Reino Unido, como asesor senior, seguramente estaba consciente de que sus exigencias sobre los pagos llevarían a que la compañía fuera blanco de las críticas. La buena noticia es que eso no le impidió hacerlo. Será significativo lo que haga BlackRock más adelante, ya que su historial hasta el momento es cuestionable.

Las cifras que recopiló FT muestran que la casa de fondos respaldó los pagos de 91 por ciento de las empresas de Reino Unido en las que invirtió en los 12 meses hasta finales de junio de 2015. Eso aumentó a 92 por ciento en los 12 meses hasta junio de 2016. La compañía de inversión con sede en Nueva York es incluso más indulgente en su mercado doméstico. Votó a favor de 97 por ciento de las remuneraciones en el año hasta finales de junio de 2015. Y 75 mil personas en Estados Unidos firmaron una petición en línea en la que instan a BlackRock a que ajuste su enfoque hacia los pagos, ya que existe el temor de que es demasiado suave respecto a la remuneración excesiva en las empresas en las que invierte.

Cuatro mil clientes de BlackRock y miles de accionistas de la compañía firmaron la petición, de acuerdo con SumOfUs, el grupo de defensa del consumidor que lanzó la petición. Liz McDowell, directora de campaña de SumOfUs, dijo en ese momento: “BlackRock cree que puede seguir votando para respaldar a los importantes directores ejecutivos sin ninguna respuesta negativa. Si podemos demostrar que miles de sus inversionistas y clientes están atentos, podemos obligar a BlackRock a cambiar su postura sobre la remuneración de los directores ejecutivos”.

No queda claro si la petición llevó a que actuara BlackRock, pero en este momento eso es simplemente incidental. La voz de BlackRock es importante y es una que se debe escuchar, y su decisión de intervenir si cree que no hay una conexión entre el pago a los ejecutivos y el desempeño de las compañías en las que invierte será significativa.

Las investigaciones siguen demostrando que los jefes con las mayores remuneraciones no logran tener una buena relación de resultados para los accionistas. Con BlackRock al acecho, los comités de remuneración tendrán que pensarlo dos veces antes de otorgar una gran recompensa a los directores ejecutivos por lo que a menudo es un poco menos que un fracaso. Todos los ojos estarán en BlackRock.

Chris Newlands es editor de gestión de activos de FT y editor de FTfm. @newlands_chris



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.