Generarán biogás en la Central de Abasto

El gobierno capitalino deberá licitar el proyecto para su instalación y operación, dijo el coordinador del Fideicomiso de la Ceda, Julio Serna.
Autoridades presentaron la maqueta del proyecto.
Autoridades presentaron la maqueta del proyecto. (Especial)

México

Ante la necesidad en la Ciudad de México de implemetar acciones para disminuir contaminación y aprovechar los residuos orgánicos, la Central de Abasto aprovechará las 2 mil toneladas de residuos diarios que se generan para producir biogás y energía, pues se construirá una planta de biodigestión.

Con ello, los residuos orgánicos se transforman en biogás, aunque antes se obtiene metano cada que se mezcla con dióxido de carbono, y con ello se reduce diariamente la emisión de carbono.

Este tipo de planta se ha utilizado en otros países como Chile, Argentina, Perú y España, donde se han disminuido las emisiones de gases contaminantes.

El gobierno capitalino y la Central de Abasto de la Ciudad de México (Ceda) unen esfuerzos para la instalación de la Planta de Biodigestión más grande del mundo, la cual reciclará 2 mil toneladas de desechos orgánicos cada día y beneficiará en materia ambiental a la capital del país.

Durante la reunión Ordinaria del Comité Técnico y de Distribución de Fondos del Fideicomiso para la Construcción y Operación de la Central de Abasto se aprobó la instalación de esta infraestructura en los terrenos del centro de abasto, por lo que ahora se tendrá que licitar su instalación y operación.

En representación del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, asistió el coordinador y administrador general del Fideicomiso de la Ceda, Julio César Serna.

Otro de los objetivos del proyecto es que los residuos orgánicos generados en el mercado mayorista puedan ser reutilizados y cumplir con el programa Basura cero.

De acuerdo con el proyecto, al instalar la planta en los terrenos de la Ceda también se reducen costos y se puede tener una revaloración energética de los residuos y se disminuyen los costos en transporte.

La meta es que los residuos sólidos generados en la ciudad sean separados desde la fuente, lo que permitirá incrementar su aprovechamiento mediante el reciclado y transformación, además de aprovechar su poder calorífico, convirtiéndolos en recursos. Solo aquellos que no se pudieron aprovechar serán enviados a disposición final en un relleno sanitario”, indica en la solicitud de instalación.