Buffett vende parte de participación en IBM

La desinversión de más de 4 mil mdd, primera señal explícita de que disminuyó la confianza del magnate.
Berkshire Hathaway es una sociedad tenedora y la mayor accionista de IBM.
Berkshire Hathaway es una sociedad tenedora y la mayor accionista de IBM. (Alex Wong/AFP)

San Francisco

Berkshire Hathaway, el mayor accionista de IBM, vendió un tercio de su participación en la compañía de tecnología de Estados Unidos, en la primera señal explícita de la caída de la confianza que tiene el famoso inversionista Warren Buffett.

Al hablar con la cadena de noticias de negocios CNBC, Buffett dijo que vendió una participación importante —que debe tener un valor de más de 4 mil millones de dólares (mdd) al precio actual de las acciones— después de revisar su visión de las perspectivas competitivas de la compañía.

“No valoro a IBM de la misma forma como lo hacía hace seis años cuando comencé a comprar... de cierta manera volví a evaluar a la baja”, dijo. “IBM es una compañía grande y fuerte, pero tienen competidores que también son grandes y fuertes”.

Las acciones de IBM cayeron 2.5 por ciento, para llegar a 155 dólares en las primeras operaciones del viernes en Nueva York después de darse a conocer la noticia, u 8.5 por ciento de las acciones.

Cuando Berkshire colocó por primera vez una gran apuesta por IBM, en 2011, se consideró como un poderoso voto de confianza en la capacidad de la compañía para poder sortear el tipo de cambio disruptivos en los mercados de tecnología que había hecho que Buffet evitara tomar grandes posiciones en la industria en el pasado.

Sin embargo, la suerte de IBM cambió dos años más tarde cuando el surgimiento de la computación en la nube comenzó a comerse la demanda de sus equipos y servicios de tecnología de la información, que se orientan en gran medida a las empresas que instalan y manejan su propia infraestructura de tecnología de información.

IBM al final tuvo que abandonar los ambiciosos objetivos financieros a cinco años que utilizó para tratar de demostrar su resistencia ante el cambio tecnológico. A pesar de su marcha atrás, Buffett continuó aumentando su participación, compró más acciones a finales de 2015 cuando el precio era más alto de lo que es el día de hoy.

Con el tiempo acumuló una posición de 81 millones de acciones; el reporte anual de Berkshire más recientes le dio un valor a su participación en IBM en 13 mil 500 mdd a finales del año pasado, y fue la única de las 15 inversiones más grandes de la compañía en la que Buffett esperaba una pérdida.

Compró a un precio promedio de 170 dólares por acción, y cuando las acciones operaron brevemente por encima de 180 dólares a principios de este año “realmente vendimos una cantidad razonable de acciones”, dijo a CNBC.

Aunque Buffett no identificó a los rivales que lo hicieron reevaluar su inversión en IBM, la compañía batalla para alcanzar a la nueva ola de competidores de la nube, liderados por Amazon, y entre los que se encuentran Microsoft y Google.

Ginni Rometty, quien se convirtió en directora ejecutiva de IBM menos de dos meses después de que Buffett primero se convirtió en accionista, hizo que la computación en la nube fuera una de las prioridades de la compañía, junto con la inteligencia artificial y los análisis de datos.

Pero el crecimiento de esos nuevos negocios no ha sido suficiente para compensar la continua reducción del negocio principal de IBM, lo que llevó a que a principios de 2017 se tuviera el vigésimo trimestre consecutivo de caída de ingresos anuales.

La reducción también reflejó las ventas de las operaciones de bajo margen cuando IBM trató de volver a posicionar su negocio en mercados más prometedores.