Bayer quiere convencer a Trump

La químico-farmacéutica ofrece invertir en I+D para que EU favorezca el acuerdo de Monsanto.
Hugh Grant (foto), director de Monsanto, se reunió con Donald Trump para hablar sobre la adquisición multimillonaria.
Hugh Grant (foto), director de Monsanto, se reunió con Donald Trump para hablar sobre la adquisición multimillonaria. (Cortesía)

Bayer, el conglomerado alemán, dijo que va a invertir 8,000 millones de dólares (mdd) en investigación y desarrollo en EU durante los próximos seis años como parte de la adquisición de Monsanto, el gigante de semillas, anunció Sean Spicer, portavoz de Donald Trump.

La inversión en EU podría aumentar las posibilidades de Bayer de lograr la aprobación de los reguladores antimonopolio sobre la adquisición pendiente para crear al proveedor más grande del mundo de semillas y fertilizantes de cultivos.

La unión propuesta coincidió con otros dos grandes acuerdos en el sector de agroquímicos, la adquisición que realizó ChemChina de la suiza Syngenta, y la fusión entre Dow Chemical y DuPont.

Los críticos temen que todas estas consolidaciones reduzcan las opciones de los agricultores en mercados que ya dominan unos cuantos grandes participantes, lo cual al final tendría como resultado un incremento en los precios para los consumidores. También existe temor entre los empleados de Monsanto de que se pierdan puestos de trabajo en la sede de la compañía en EU, en San Luis, Missouri.

Bayer trató de contrarrestar estos temores al señalar que mantendrá la sede de la división de semillas. El anuncio de la semana pasada es un nuevo voto de confianza en el mercado estadunidense. Bayer originalmente dijo que el grupo combinado de Bayer-Monsanto tendría un presupuesto anual de investigación y desarrollo agrícola de 2,500 millones de euros.

Ahora afirma que gastará 16,000 mdd en investigación y desarrollo durante los próximos seis años, y al menos la mitad de esa inversión se realizará en EU. “Esta es una inversión en la innovación y en la gente que creará varios miles de nuevos empleos de alta tecnología y bien remunerados después de que se complete la integración”, dijo Bayer en el comunicado.

Bayer dijo que su director ejecutivo, Werner Baumann, y el jefe de Monsanto, Hugh Grant, se reunieron con Trump la semana antepasada para hablar sobre el acuerdo y “compartieron sus puntos de vista sobre el futuro de la industria agrícola y su necesidad de innovación”. Las compañía alemana dijo que 8,000 mdd serán una “inversión en el corazón de EU”, y agregó que la unión con Monsanto garantizará que “EU mantenga su posición destacada como ancla de la industria agrícola”.

Spicer dijo a los periodistas que Bayer y Monsanto decidieron realizar la inversión en “una nueva expansión doméstica” debido al compromiso del presidente electo de mejorar el clima de negocios de EU. Dijo que Trump convenció a las dos compañías de comprometerse con la investigación y desarrollo.

Desde su victoria electoral en noviembre, Donald Trump se colgó el crédito de que varias empresas estadounidenses planeen aumentar el número de puestos de trabajo y amplíen sus operaciones en EU. Sin embargo, algunas veces estaban en juego otros factores.

Mientras que Trump anunció el año pasado que Carrier mantendría alrededor de 1,000 puestos de trabajo en Indiana en lugar de trasladarlos a México, ese anuncio se produjo después de que el gobierno de Indiana -el estado del vicepresidente electo, Mike Pence- le prometiera a la compañía 7 mdd en incentivos.

Trump también se colgó el crédito de la promesa que hizo SoftBank de invertir 50,000 mdd en EU y crear 50,000 nuevos empleos en EU. Sin embargo, SoftBank anunció sus planes por primera vez en octubre, mucho antes de que Trump ganara la Casa Blanca.