Banxico y Hacienda preparan plan de contingencia por volatilidad

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, dijo que es posible un periodo de volatilidad independiente a los resultados de los comicios en Estados Unidos.

Ciudad de México

Independientemente del resultado de la elección presidencial en Estados Unidos, México puede enfrentar un periodo de volatilidad, por ello el Banxico y la Secretaría de Hacienda trabajan en un plan de contingencia para enfrentarlo, dijo Agustín Carstens, gobernador del banco central.

“Si el escenario adverso se manifiesta, es previsible que las autoridades mexicanas respondamos de alguna manera. Es un plan de contingencia que estamos platicando con el secretario de Hacienda; esperemos que no lo tengamos que utilizar”.

TE RECOMENDAMOS: Pese a volatilidad por Trump, se alcanzará meta de crecimiento: Meade

El gobernador del Banco de México comentó en Milenio Negocios, programa de conversación en MILENIO Tv con Bárbara Anderson que, de cara a la elección en EU, el candidato republicano, Donald Trump, ha tomado una posición un tanto agresiva respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), el cual es fundamental para México. “Es nuestro socio principal EU, 80 por ciento de nuestras exportaciones van para allá; cualquier distorsión que se presente puede tener un impacto muy importante”.

El impacto de la elección estadunidense en la economía mexicana tiene que ver principalmente con el aspecto comercial; el acceso de México a Norteamérica atrae mucha inversión, naciones de Europa y Asia ven un destino por buena mano de obra, pero importa mucho la geografía y la cercanía con la primera economía del mundo y el acceso al amparo del Tlcan.

“Si la siguiente administración en Estados Unidos toma una medida muy proteccionista, obviamente se encoge y esto es lo que podría tener un efecto perverso sobre nosotros”, apuntó el gobernador, y en el corto plazo sería difícil sustituir este mercado y diversificar el comercio de México.

Ante un posible aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, dijo que la principal guía para el Banco de México será cuidar el objetivo de inflación. “Una reflexión importante es que si EU sube las tasas de interés y obviamente en el mismo día o en el corto plazo nos mete ciertas presiones, a futuro son buenas noticias, porque si la Fed aumenta las tasas de interés quiere decir que se está alejando más y más del escenario adverso”.

Un incremento en las tasas de interés es señal de que la economía estadunidense está en recuperación, y sin duda ese mayor crecimiento nos va a ayudar mucho. “El hecho de que EU haya crecido tan débil por tanto tiempo sin duda le ha restado expansión a la economía mexicana. Digamos que una vez que pase la polvareda, un aumento en las tasas de interés debería ser una buena noticia para la economía mexicana”, refirió Carstens.

Respecto a la expectativa sobre el comportamiento de la economía para el próximo año, el gobernador del Banxico refirió que México tiene la capacidad de entrar en un periodo de crecimiento más alto, incluso más alto que el de este año, debido a que se espera un incremento en la actividad petrolera y mayor beneficio de las reformas estructurales, aunado a que se observan menores precios de electricidad y servicios de comunicaciones.

Se espera una recuperación de la economía de EU, que es nuestro principal socio comercial; “estamos viendo una tendencia sana del crédito en México, está creciendo más de dos veces de lo que sucede con el PIB. México es un país poco bancarizado y creo que hay muchas oportunidades de proyectos de inversión de las familias que se reflejen en un mayor crecimiento económico”.

“Hay varios factores importantes; una parte de la estabilidad es mantener la inflación baja y estable, ahora está en 2.88 por ciento. Sabemos que inflaciones mucho más altas son superperjudiciales. Entre economistas decimos que no hay impuesto más regresivo que la inflación, porque erosiona el poder adquisitivo del dinero y, sobre todo, de los asalariados y pensionados, de los que tienen su ingreso fijo.

“Lo que sí se debe cuidar es que la inflación no supere 3 por ciento, porque eso implicará mayores tasas de interés, y si eso fuera perdurable empieza a aumentar la tasa real de interés y a desestimular la inversión”.

Si la deuda pública asciende a 48 por ciento del PIB significa que es casi la mitad de lo que produce el país al año. “El gobierno federal ha hecho un esfuerzo bueno. Se han aprovechado las tasas de interés bajas para tener costos bajos”.

Refirió que la estrategia del Banxico es preservar la estabilidad, que la deuda se contenga a un nivel sostenible; parte de eso es que sea más eficiente el gasto público, para que obtengamos mayor beneficio, que el Banco de México mantenga inflación baja y las tasas de interés estables.