• Regístrate
Estás leyendo: Banqueros, escépticos sobre guerra comercial China-EU
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 05:42 Hoy

Banqueros, escépticos sobre guerra comercial China-EU

En Davos, directores de las grandes entidades financieras de Europa consideran “muy grave” una “respuesta espejo” de Pekín a la aplicación de aranceles que impuso Washington.

Publicidad
Publicidad

Los jefes de los bancos europeos advirtieron que el enfoque de Estados Unidos Primero de Donald Trump amenaza con crear una economía global más fragmentada, mientras que también predicen que hay pocas probabilidades de que se desencadene una guerra comercial plena entre Washington y Pekín.

En el contexto del Foro Económico Mundial, los jefes de algunos de los bancos más importantes de Europa dijeron a Financial Times, el día de la llegada de Trump a Davos, que las consecuencias de una escalada ojo por ojo de los aranceles entre las dos economías más grandes del mundo serían muy graves, pero que no creen que eso vaya a ocurrir.

Esta semana, Estados Unidos impuso aranceles a las importaciones de celdas solares y lavadoras, y altos funcionarios del gobierno de Trump advirtieron que Washington se prepara para intensificar las medidas para evitar lo que considera prácticas comerciales desleales en todo el mundo.

“Uno tiene que estar preocupado. ¿Pero si creo que se tendrá un mal resultado? No”, dijo Bill Winters, director ejecutivo de Standard Chartered.

“Parece que Estados Unidos toma un enfoque mesurado y esperaría que como respuesta los chinos tomen un enfoque mesurado”, dijo el jefe, quien nació en Estados Unidos, de StanChart, banco que cotiza en Londres y que obtiene la mayor parte de sus ingresos en Asia, África y el Medio Oriente.

“No está en el interés de Estados Unidos ni en el de China, tal vez sí en el de algunos sectores políticos estadunidenses. Pero los enfoques mesurados, al parecer, son igual de efectivos para recibir el respaldo de la base como las medidas más drásticas”, dijo al referirse a la base de electores de clase trabajadora de Donald Trump.

Hay una preocupación en particular sobre el riesgo de una guerra comercial con China, ya que puede tener consecuencias económicas amplias y complicar las medidas que realizan por separado ambos países para hacer frente al programa nuclear y de misiles del gobierno de Corea del Norte.

Ralph Hamers, director ejecutivo del banco holandés ING, dijo: “Veo una mayor polarización de la economía mundial. Puedo ver algunas áreas que realmente se mantengan en el libre comercio y otras que no, como Estados Unidos y, francamente Reino Unido, al menos hasta que ocurra el brexit”.

“Trump tendrá un impacto en los volúmenes de comercio, pero esto va más allá de Trump”, dijo Hamers, y señaló las difíciles negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea sobre un acuerdo comercial después del brexit como otra área donde se podrían crear más barreras comerciales.

Los comentarios pesimistas de los banqueros europeos, quienes se reunieron con Trump en una cena en Davos anoche antes del discurso de hoy del presidente estadunidense, marcan un contraste con los comentarios de sus pares estadunidenses, como Jamie Dimon de JPMorgan Chase, que expresan un mayor apoyo.

“Cuando los estadunidenses hablan y hablan sobre lo justo, lo que quieren decir es recíproco”, dijo Dimon a CNBC. “Eso no es lo que los chinos quieren decir con justo”.

En las próximas semanas la administración Trump se enfrenta a las fechas límite para la acción presidencial sobre investigaciones de seguridad nacional en las importaciones de aluminio y acero y una investigación de amplio espectro sobre el régimen de propiedad de China que muchos en Washington esperan que conduzca a nuevos aranceles y a una ofensiva en contra de la inversión china.

“No creo que esto termine en una guerra comercial porque no hay ganadores y eso va en contra del progreso”, dijo Francisco González, presidente de BBVA de España, que tiene grandes operaciones en México y Turquía. El hecho de que Trump se encuentre en Davos es una “señal positiva”.

Al buscar el aspecto positivo, Winters dijo: “Veremos si hay un ojo por ojo, pero, ¿qué es lo que van a hacer los chinos para responder a las acciones de Estados Unidos?”.

“Es posible que fijen la mira hacia los bancos estadunidenses, también es posible que se dirijan a las empresas de defensa, o a las firmas de productos electrónicos, o a las compañías de consumo. Si fijan la mira en los bancos estadunidenses, en el margen eso es útil para nosotros. Pero eso no es algo bueno”.

Esta semana, los 11 miembros restantes del acuerdo comercial de la Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), en el que Estados Unidos rechazó participar, entre los que se encuentran Japón, Canadá, Australia y México, resolvieron sus diferencias y aseguraron que proyectan firmar el tratado en marzo.

Winters dijo: “Asia se une y los países Asean (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático) se unen, pero Estados Unidos se está separando”.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.