• Regístrate
Estás leyendo: Banqueros "desechan" los títulos de sus instituciones
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 08:04 Hoy

Banqueros "desechan" los títulos de sus instituciones

Ejecutivos de los seis principales bancos han vendido un total de 9.32 millones de acciones.

Publicidad
Publicidad

Todo el año los analistas de Wall Street instaron a los inversionistas a comprar acciones de los grandes bancos de EU. Pero el mismo Wall Street no hace caso. Los ejecutivos y los miembros del consejo de los seis principales bancos estadunidenses han sido vendedores consistentes de las acciones de sus propios grupos este año, de acuerdo con un análisis de Financial Times sobre los avisos que registra Bloomberg.

Las personas con información dentro de los seis bancos más grandes por activos —JP Morgan Chase, Bank of America, Wells Fargo, Citigroup, Goldman Sachs y Morgan Stanley— vendieron 9.32 millones de acciones en el mercado abierto desde que comenzó el año.

Incluso al excluir la gran venta que hizo Warren Buffett de acciones de Wells en abril, para evitar tropezar con las reglas que limitan la propiedad por parte de una empresa no bancaria, las ventas de la gente de los bancos superaron a las compras por alrededor de 14 a uno. Esto es una racha inusualmente larga de ventas netas, en todos y cada uno de los grandes bancos.

Por ejemplo, el año pasado las personas dentro de JPMorgan, Citigroup y Bank of America compraron más acciones de las que vendieron. Algunos analistas dijeron que las ventas podrían ser alimentadas por el desencanto con el programa económico de Donald Trump, el presidente de EU, quien llegó al poder en parte con la promesa de tasas de interés más altas, impuestos más bajos y una regulación más ligera.

Esa retórica ayudó a darle un fuerte impulso a las acciones de los bancos después de las elecciones de pasado noviembre. Pero una serie de reveses en el frente de políticas desde entonces planteó dudas sobre esos objetivos, lo que hizo caer el valor de las acciones de los bancos.

El viernes, el índice KBW Banks —que agrupa a dos docenas de los bancos más grandes de Wall Street y regionales— logró estar solo 3 por ciento más arriba en lo que va del año.

Las acciones de los bancos se convirtieron en un “barómetro” para el éxito o fracaso de las políticas del gobierno de Trump, dijo Robert Smalley, analista de crédito de UBS en Nueva York.

Que la gente dentro de los bancos compre o venda sus acciones puede tener un poderoso efecto de señal. El año pasado, Jamie Dimon, presidente y director ejecutivo de JPMorgan, parecía poner fin a una pequeña caída en el valor de las acciones bancarias cuando compró medio millón de acciones de su propio banco a mediados de febrero. Pero no existen demostraciones similares de fe por parte de los banqueros de alto nivel este año, lo que sugiere que temen que las grandes ganancias bajo el mandato de Trump llegaron a su fin.

La gente dentro de Goldman y Morgan Stanley no han hecho compras en el mercado abierto este año, de acuerdo con los datos de Bloomberg. David Hendler, fundador y director de Viola Risk Advisors, dijo que las ventas recientes de las acciones por parte de los ejecutivos de los grandes bancos minoristas, en particular, pueden ser algo inteligente, ya que algunas carteras de consumo muestras señales de tensión.

Las deudas en tarjetas de crédito van en aumento, mientras que los créditos automotores se ven frágiles desde hace tiempo. “El riesgo de crédito está de regreso como una preocupación legítima después de años de hibernación”, dijo, y agregó que las divisiones de banca de inversión hacen poco para que se distiendan.

Por ejemplo, los rendimientos de Goldman en su unidad principal de operaciones de bonos han sido flojos durante dos trimestres seguidos. “No hay mucho entusiasmo en las ganancias, y el telón de fondo macro no es tan propicio, entonces, ¿por qué no retirar algunas fichas de la mesa?”, dijo Hendler.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.