• Regístrate
Estás leyendo: Bancos mexicanos no se animan a la globalización
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 23:00 Hoy

Bancos mexicanos no se animan a la globalización

En México, casi 50 bancos en operación administran 8.1 bdp en activos y siete tienen 80% del mercado: Bancomer, Banamex, Santander, Banorte, HSBC, Inbursa y Scotiabank. Sólo Banorte e Inbursa son mexicanos.



Publicidad
Publicidad

Braulio Carbajal

México tiene varios acuerdos comerciales con países de Europa y Asia que propician la llegada de bancos de aquellas regiones; en contraste, las firmas financieras mexicanas no muestran ningún interés por conquistar mercados más lejanos.

Entre las giras y visitas de Estado del presidente Enrique Peña Nieto destacan las de Japón, China, España y Corea del Sur. En todos los casos el objetivo fue dar a conocer las reformas que estaba emprendiendo México y fortalecer los lazos comerciales.

Como resultado de los viajes, al menos una institución bancaria vio potencial, aprovechó acuerdos y se estableció en México. En contraparte, ningún banco comercial con capital mexicano ha volteado hacia alguna nación fuera del continente americano.

En entrevista, Carlos Rojo, director general de Grupo Financiero Interacciones, destacó que, aunque se lo han planteado muchas veces, la realidad es que aún están enfocados en crecer dentro de México, aunque una vez que alcancen la madurez suficiente mirarán hacia otros horizontes.

“Queremos seguir creciendo en México y una vez que veamos que nuestra posición empieza a ser suficientemente grande para ir a otro lugar, lo haremos”, apuntó.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) ha autorizado la llegada de cinco bancos extranjeros, todos de origen asiático o europeo.

El primero en aprovechar el fortalecimiento de los lazos comerciales con México, gracias a una visita de Estado de Peña en noviembre de 2014, fue el Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), el intermediario más grande del mundo, con un capital de casi 300 mil millones de euros.

Tras el permiso de la CNBV, el ICBC anunció su llegada a México en 2015 y el 6 de julio pasado, arrancó operaciones. Y en junio pasado, las autoridades aprobaron el arribo del Bank of China, cuarto banco más grande del mundo, que en cualquier momento arrancará operaciones locales.

Peña también ha visitado España, país de donde es Sabadell, banco que arrancó operaciones en México el pasado 4 de enero, y que entre sus objetivos está seguir los pasos de Santander y BBVA, para convertirse en uno de los 10 bancos más importantes del país.

Otra gira oficial que rindió frutos en el sistema financiero fue la que realizó por Japón a mediados de 2013, y aunque en ese momento las reformas estructurales que impulsaba estaban en su primera etapa, llamaron la atención del Mizuho Bank, el tercer banco más grande del sistema japonés.

Mizuho Bank México fue aprobado por la CNBV el 18 de diciembre de 2015, aunque aún no arranca.

No solo los viajes que realiza Peña resultan en la llegada de bancos extranjeros, sino también las visitas que recibe. Como ejemplo está el recibimiento que Peña hizo a la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, en abril de 2016. En ese caso, desde agosto de 2015 se dio a conocer que las autoridades dieron su aval para que Shinhan Bank se estableciera en México por medio de una filial.

México, dominado

En México, casi 50 bancos en operación administran 8.1 billones de pesos en activos y siete tienen 80 por ciento del mercado (6.4 billones): Bancomer, Banamex, Santander, Banorte, HSBC, Inbursa y Scotiabank.

De los anteriores, solo Banorte e Inbursa son mexicanos; Bancomer y Santander españoles, Banamex estadunidese, HSBC inglés y Scotiabank canadiense.

Para Oliver Ambía, profesor e investigador de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey, el interés de bancos extranjeros por México radica en ser un mercado poco bancarizado, además de que su condición de firmas globales les permite acceder a financiamiento barato, que pueden colocar caro en México, obteniendo mejores ganancias.

En el primer semestre de 2016 el sistema bancario obtuvo una ganancia neta de 53 mil 800 millones de pesos pero 66 por ciento fue a parar a las arcas de los cinco bancos extranjeros más grandes.

Mexicanos fuera

Sin bien los bancos con capital mexicano no se han animado a salir a Europa y Asia, algunos se han arriesgado a penetrar EU y América Latina.

Banco Azteca es el ejemplo más claro, pues desde hace varios años opera en Panamá, Honduras, Guatemala, El Salvador y Perú. Aunque recientemente salió de Brasil, toda vez que el banco central de ese país le retiró la licencia, al acusarlo de incumplir algunas reglas de mercado.

Banorte, el banco mexicano más grande, encabezado por Carlos Hank González, es la firma con las mayores armas para competir fuera; sin embargo, solo lo hace con una filial en EU, la cual hace un par de años fue multada por carecer de adecuados sistemas contra el lavado de dinero.

Compartamos es un banco mexicano especializado en microcréditos a personas de escasos recursos, principalmente a mujeres. Su modelo le ha dado dividendos en México. Y aunque aún no obtiene los mismos resultados, se ha extendido a Perú y Guatemala.

Destaca el caso de Inbursa, que en 2015 compró a el negocio brasileño de Standard Bank, un grupo sudafricano de igual nombre.

La adquisición se concretó en 45 millones de dólares y se espera que sea la entrada con más fuerza de un banco mexicano a América del Sur.

Inbursa opera en México como el sexto mayor banco del sistema por nivel de activos; es el brazo financiero del multimillonario Carlos Slim.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.