Bancos de EU estudian sacar fondos de Londres

Las opciones para mover las grandes inversiones son Nueva York, Hong Kong, Singapur o Fráncfort.
El centro de negocios de Canary Wharf.
El centro de negocios de Canary Wharf. (Shutterstock)

Londres

Algunos de los grupos financieros estadunidenses más grandes, entre ellos Morgan Stanley, Bank of America y Citigroup, analizan si deben sacar de Londres transacciones con un valor total de cientos de miles de millones de dólares y trasladarlos a centros rivales debido al brexit, lo que pone en duda el papel de la City de Londres como uno de los principales centros de banca de inversión del mundo.

Los bancos de inversión más grandes registran gran parte de los negocios que tienen alrededor del mundo en Londres, no solo de clientes europeos, sino también de Asia, África, el continente americano y Medio Oriente.

En Londres se opera hasta el doble de dólares que en Nueva York, y Reino Unido representa casi 40 por ciento del mercado de derivados de tasas de interés de 3 billones de dólares al día, aunque recientemente EU lo superó. Si bien los jefes de los bancos hicieron muchas declaraciones que llegaron a los titulares acerca de mover miles de puestos de trabajo fuera de Reino Unido debido al brexit, la posibilidad de que vayan a drenar una de sus grandes reservas de dinero de Londres captó menos atención. Pero reducir los fondos que tienen en Reino Unido debido al brexit puede tener consecuencias para casi todos los aspectos de su presencia en el país, incluida la dotación de personal. “Desde la perspectiva de supervisión lo que importa es alinear la toma de riesgos, la gestión y el dinero (tanto en forma de capital como de ingresos)”, dice Stephen Adams, director senior de la consultora Global Counsel.

Altos ejecutivos de algunos bancos dicen que analizan la forma sobre cómo manejar su operación para “el resto del mundo” si tienen que cambiar capital y liquidez de Reino Unido a la Unión Europea.

Temen que si un brexitduro corta el acceso a los servicios financieros entre los dos mercados, Londres se volverá menos eficaz como un centro operativo global. Como resultado, están en las primeras etapas de discusión sobre si deben trasladar algunos de los negocios a Nueva York, Hong Kong, Singapur o Fráncfort.

Michael Cole-Fontayn, director para Europa de Bank of New York Mellon, y presidente de la Asociación de Mercados Financieros en Europa, advierte sobre los “enormes” costos si el brexit obliga a los bancos a dividir el capital que actualmente se concentra en Londres. “Ese es un resultado posible y lo que hemos dicho todo el tiempo es que es importante que estos capital y liquidez que actualmente se encuentran aquí para financiar empleos y actividad no se trasladen a Nueva York”, dice Cole-Fontayn.

Agrega que los bancos con sede en Reino Unido tenían 57 mil millones de euros de capital para respaldar más que un billón de euros en operaciones de valores y derivados con clientes de la Unión Europea y otros 13 mil millones de euros de capital para apoyar 180 mil millones de euros de préstamos a clientes de la Unión Europea.

La mayoría de los bancos recientemente comenzó a pensar en cómo pueden cambiar sus estructuras globales de operación después del brexit. Es poco probable que algún movimiento se decida hasta que se concluya el nuevo acuerdo comercial de Reino Unido con la Unión Europea, según altos banqueros.

Los riesgos para la posición de Londres los subrayaron algunos banqueros por la reciente propuesta de la Comisión Europea de otorgar a los reguladores de la Unión Europea poderes para examinar las cámaras de compensación en el extranjero, incluidas las que se encuentran en Reino Unido y, si es necesario, obligarlas a que se reubiquen en Europa. “Si se introducen los requisitos de ubicación en varias áreas, comienzas a fragmentar un ecosistema bastante eficiente que se desarrolló en Londres”, dice un alto financiero que cabildea con el gobierno sobre el brexit. “Es una sangría lenta de 10 años por goteo, más que un corte inmediato de una arteria”.

De los ingresos totales de los servicios financieros de entre 190 mil y 205 mil millones de libras en Reino Unido en 2015, poco menos de la mitad fue para clientes británicos, alrededor de un quinto fue para empresas relacionadas con la Unión Europea y casi un tercio para negocios del “resto del mundo”, según un informe de Oliver-Wyman para el grupo de cabildeo TheCityUK.

Los países que no pertenecen a la Unión Europea representaron alrededor de dos tercios de las exportaciones de servicios financieros de Reino Unido, como operación de bonos y capitales para gestores de activos y fondos de pensiones o ventas de derivados para proteger empresas contra movimientos de divisas y tasas de interés.

Richard Gnodde, director para Europa de Goldman Sachs, advirtió en un podcast reciente: “Si llegamos a un lugar en el que tenemos que fragmentar y debemos de tener un fondo de capital en Reino Unido y otro fondo de capital en la UE 27, y todas sus consecuencias, eso obviamente es menos atractivo y más caro”.

Los banqueros dicen que Londres tiene varias ventajas naturales, entre ellas el idioma, la zona horaria, una gran fuente de talento, el sistema legal, las conexiones de transporte y los servicios profesionales. Algunos piden un acuerdo “de derecho de antigüedad” para proteger las transacciones anteriores a cualquier cambio por el brexit. Muchos bancos de inversión batallan para generar rendimientos atractivos en Europa, y la disrupción del brexit puede convencerlos de cerrar algunas actividades en Reino Unido.

Los planes que se elaboraron en Bruselas para lograr que los bancos establezcan sus holdings para las operaciones de la Unión Europea con fondos separados de capital podría ser otro golpe para la City. “Muy bien podría ser que la gente considere el componente del resto del mundo” muy seriamente (si hay un brexit duro), dice un alto ejecutivo de mercados de un gran banco estadunidense que registra muchas de sus operaciones globales a través de Londres. “No creo que en este momento sea lo primero que viene a la mente, hay muchas cosas por hacer para estar listos para el brexit”, dice el ejecutivo, quien considera que hay una posibilidad “bastante importante”, de 20 a 30 por ciento, de que Reino Unido pierda tanto la operación de mercados del “resto del mundo” como la de mercados europeos.

Sylvie Matherat, directora de regulación de Deutsche Bank, recientemente advirtió que casi la mitad de los 9 mil empleados del banco alemán podrían tener que salir del país bajo la presión de los reguladores debido al brexit.