Los bancos tienen avances en control de riesgos: ABM

Los retos para la banca continúan siendo los mismos, es decir, lograr una mayor penetración crediticia y elevar la inclusión entre la población; la reforma financiera no da resultados de un día ...
El también director de Estudios Económicos de Banamex.
El también director de Estudios Económicos de Banamex. (Javier Garcia)

México

El fraude de Oceanografía contra Banamex provocó un fuerte cuestionamiento a la fortaleza de los controles de riesgo en la originación del crédito de la banca, e inclusive fue un tema recurrente en la Convención Bancaria del año pasado, pero ahora los banqueros aseguran que no solo han asimilado las enseñanzas que les dejó 2014, sino que también tienen grandes avances para mejorar.

A escasos días de realizarse la 78 Convención Bancaria, en Acapulco, Guerrero, Alberto Gómez Alcalá, presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México, asegura, en conversación con MILENIO, que si algo aprendió el gremio es que la cultura de riesgos es una labor continua, por lo que nunca se puede decir que todo está hecho y nunca se volverá a ver.

El también director de Estudios Económicos de Banamex augura que mejorará la situación económica del país y comenta que los retos de la banca continúan siendo los mismos del año pasado, es decir, lograr una mayor penetración crediticia y elevar la inclusión financiera entre la población.

En 2014 los controles de la banca fueron muy criticados, ¿en qué trabajaron el último año para mejorar?

Hay avances muy importantes. Ya teníamos una cultura de administración de riesgos en la regulación y en los intermediarios, pero tal vez la gran lección de 2014 es que es una labor continua, realmente no podemos decir que ya estamos al final, que ya se cumplió con todo y que ya no vamos a voltear a ver ese tema nunca más; la verdad es que no, este es un tema cotidiano y dinámico.

¿Están a la vanguardia en administración de riesgos?

Tuvimos enseñanzas que se han asimilado; ha habido reacciones de los intermediarios y de las propias autoridades que nos llevan a pensar que en ese tema estamos a la vanguardia, pero estamos en un aprendizaje continuo, a fin de salvaguardar los intereses sistémicos del sector y, por supuesto, de los ahorradores, que es la función principal de la banca.

¿Cuáles son los retos para la banca este año?

No hay retos nuevos, siguen siendo los mismos. Realmente la gran preocupación, tanto del sector como de las autoridades y de la población, es que aumente la profundidad del sistema financiero, ese sigue siendo el gran reto. Ha habido avances muy importantes, pero necesitamos aumentar la penetración del crédito y la bancarización; es decir, la inclusión financiera, que más mexicanos tengan acceso a todo el menú de opciones y productos que ofrece la banca. Fueron los retos de 2014 y seguirán siendo los de 2015.

Ese es el objetivo de la reforma financiera, ya pasó un año y da la impresión de que está estancada...

Son reformas que no dan resultados de un día para otro, por ejemplo, un elemento muy importante de ese cambio es hacer más fácil y más comparable el menú de productos, por eso se creó un buró de entidades financieras, por lo que ahora ya se pueden comparar más, pero lo cierto es que no se ven resultados dramáticos de un día para otro. También se perfeccionaron muchos elementos del marco regulatorio para recuperar garantías; se acentuó el carácter complementario de la banca comercial y de desarrollo, pero tampoco son cambios instantáneos.

A un año, ¿cómo califica la reforma financiera?

Creo que todos los indicadores del sector apuntan en la dirección correcta; es decir, el crédito sigue creciendo por encima del producto interno bruto, lo que quiere decir que, efectivamente, estamos penetrando más, la transaccionalidad está aumentando, los indicadores de competencia son más intensos, en fin, todos los grandes temas que recogía como objetivos la reforma financiera se están presentando; es cierto que algunos se venían presentando desde antes, pero ahora con más fuerza. Los resultados de la reforma ahí están, pero hay que ser pacientes y estar conscientes de que no todos los resultados son de un día para otro.

¿Les preocupa que Hacienda los evalúe para saber si prestan lo necesario?

Uno siempre se preocupa cuando lo van a evaluar. Creo que aquí no es que haya preocupación, sino que simplemente se puedan capturar bien en ese examen las distintas vocaciones que los bancos pueden llegar a tener, dado que no todos por el simple hecho de ser bancos son iguales. Hay algunos que pueden especializarse, otros que puedan estar en todos los segmentos y sectores con un gran menú de productos y servicios, unos más solo de nicho. Entonces el tema es que se recojan todos esos factores, no puede haber una sola vara y con esa medir a todos los bancos, porque no todos son iguales. Es una cuestión en la que en general hemos encontrado mucha receptividad de las autoridades.

En temas macroeconómicos todo parece indicar que el país seguirá sin despegar, ¿cuál es su perspectiva?

Será un mejor año que el pasado. Las noticias del frente externo son muy buenas, las que vemos por el lado de la exportación son extraordinarias, continuamente oímos de proyectos de inversión extranjera directa en los sectores automotor, aeroespacial y electrónicos, entre otros; nuestro principal socio comercial estará mejor, sobre todo a raíz del precio de la gasolina, porque eso para el presupuesto de los hogares estadunidenses es un aumento en la posibilidad de gasto, y en algo nos va a beneficiar. Asimismo, el frente interno también mejorará, sobre todo porque esperamos un aumento en los salarios reales.

¿Todo pese al menor atractivo del sector energético?

Lo que tal vez cambió fue lo que vimos en el mercado internacional del petróleo, pero la economía mexicana ya no es petrolizada, exportamos crudo, pero importamos gasolina, entonces cuando uno hace el balance, vemos que ya no tenemos un superávit tan alto. Ya casi no somos dependientes del petróleo, aunque en el tema fiscal hay un porcentaje importante de las finanzas publicas que dependen de ese precio, por ello lo que cambio fue ese ajuste tributario, pero fue preventivo, más que nada una anticipación a un tema que podríamos enfrentar el siguiente año, por eso, por ahí viene una revisión a los números del crecimiento económico, pero nada dramático.

¿Cómo participará la banca en el empuje económico del país?

En todo lo que podamos. En realidad la banca está en todos los segmentos, desde el financiamiento a una familia para necesidades de consumo hasta los grandes proyectos de inversión asociados a la parte energética. La banca está lista para apoyar todos los renglones. Somos optimistas porque el momento abre una gran oportunidad para toda la banca y en general para todo México.

HSBC Suiza ha estado en boca de todos, ¿cómo trabajan para evitar casos similares en México?

No podemos expresarnos de un banco en particular, pero sí podemos hacer una reflexión sobre el sector: creo que ahí están muy claros los lineamientos, la funcionalidad a la que tienen derecho los clientes y también la normatividad de cada banco para atender a sus clientes, creo que ahí ha habido avances muy importantes y la banca cumple y respeta lo que dice el marco normativo, en eso el cumplimiento es pleno.