• Regístrate
Estás leyendo: El Banco Central Europeo enfrenta el dilema Trump
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 17:36 Hoy

El Banco Central Europeo enfrenta el dilema Trump

El aumento en el costo del endeudamiento de los gobiernos amenaza con convertirse en un problema en materia de política monetaria.

Publicidad
Publicidad

Claire Jones

En las oficinas del Bundesbank en Fráncfort, sus operadores se sientan frente a las hileras de terminales de Bloomberg y Reuters buscando comprar cada mes bonos de gobierno con valor de 10 mil millones de euros. Ya que los precios de la deuda alcanzaron máximos históricos a principios de este año, lucharon por encontrar bonos los suficientemente baratos para lograr su objetivo, que se estableció como parte del programa de expansión cuantitativa del Banco Central Europeo (BCE).

Ahora, ya que los inversionistas anticipan una inflación y un crecimiento más altos bajo el gobierno de Donald Trump en Estados Unidos, la demanda por los bonos de gobierno, incluidos los alemanes, ya no es tan alta. El aumento en los rendimientos de los bonos del Tesoro elevó los costos del endeudamiento al otro lado del Atlántico, lo que refleja el predominio de la deuda del gobierno de Estados Unidos en los mercados mundiales de capitales.

Sin embargo, mientras la victoria de Trump hizo que la vida de las salas de negociación de los bancos centrales sea más fácil, el incremento en los costos de endeudamiento para los gobiernos de la región amenaza con convertirse en un problema para los responsables de las políticas monetarias de la zona euro.

La crisis cambió el equilibrio a favor de un paquete de estímulo más agresivo a principios de diciembre, cuando los responsables de las políticas se reunieron al otro lado de la ciudad en el BCE, a unos kilómetros al sureste de la sede del Bundesbank.

La Reserva Federal de EU se prepara para elevar las tasas, pero la economía de la eurozona se mantiene en mala forma. Los banqueros centrales aquí compraron alrededor de 1.4 billones de euros, en su mayoría en bonos de gobierno, desde marzo de 2015 para reanimar la suerte económica de la región, pero la inflación aún es débil y el desempleo está en dos dígitos.

Si bien el programa de expansión cuantitativa tuvo éxito en lo que se refiere a disminuir los costos de endeudamiento para las empresas y los hogares europeos y logró que el crédito estuviera más disponible para los solicitantes de mayor riesgo, la victoria de Trump amenaza con una tendencia opuesta.

Históricamente, los mayores costos de endeudamiento en Estados Unidos elevan las tasas de interés en Europa. En esta ocasión, la amenaza es mayor.

La victoria de Trump se sumó a un ambiente general de mayor incertidumbre. Italia, Alemania, Francia y Países Bajos se enfrentan a votaciones cruciales propias en los próximos 12 meses, y un gran riesgo para el BCE es que el aumento del nacionalismo haga que crezcan las dudas acerca de la viabilidad de la zona de la moneda única.

Uno de los éxitos del programa de expansión cuantitativa de la zona euro fue revertir la “fragmentación financiera”, una frase que utilizó el presidente del BCE, Mario Draghi, para describir la diferencia en los costos de endeudamiento de las economías más fuertes, como la alemana, y los Estados miembros más débiles, como Italia. Ya que los inversores se vuelven más conscientes de los riesgos políticos, la diferencia aumenta.

Los rendimientos en los bonos italianos a 10 años aumentaron 70 puntos base durante el último mes, más del doble de lo que aumentaron los bunds alemanes, ya que aumentan los temores de que un voto por el “no” contra el primer ministro, Matteo Renzi, en el referendo de reforma constitucional del 4 de diciembre en Italia.

Didier Saint-Georges, director general del gestor de fondos Carmignac, dijo que los inversionistas en dólares probablemente cambien a los activos alemanes para protegerse contra el riesgo del tipo de cambio de una ruptura de la eurozona. “Los inversionistas estadunidenses tienen que pensarlo dos veces antes de invertir en Europa, ya que las elecciones se realizarán una tras otra”, dijo.

Los responsables políticos de la zona euro se reunirán en el piso 41 del BCE el 8 de diciembre para decidir qué hacer después de marzo de 2017, el plazo para la etapa actual de la expansión cuantitativa, que implica la compra de bonos con valor de 80 mil millones de euros al mes.

Con los mercados aún en flujo, hay pocas pistas acerca de lo que viene después. Pero si los costos del endeudamiento gubernamental se mantienen al alza, las posibilidades de que el BCE haga lo que se conoce en el lenguaje de banco central como tapering (la reducción progresiva de estímulos económicos) y disminuya el ritmo de la compra de bonos.

“El nivel actual de los rendimientos está bien. Pero cualquier indicio en el tapering puede desatar una venta masiva mucho mayor de bonos de la eurozona”, dijo Carsten Brzeski, economista del banco ING DiBa, “antes de la elección de Trump, una solución elegante podría haber sido ampliar la expansión cuantitativa pero con un ritmo menor en la compra de bonos. Esto no va a funcionar en un clima donde los mercados financieros están extremadamente nerviosos. El BCE tendrá que realizar una compra de 80 mil millones de euros de bonos al mes por lo menos por otros tres o seis meses más después de marzo”.

Brzeski agregó: “Tal vez la política monetaria es demasiado laxa. Pero el daño que podría provocar un tapering demasiado pronto es mucho mayor que los peligros de hacer un poco de más”.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.