• Regístrate
Estás leyendo: Banca mexicana, en la fila del camino digital
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 15:26 Hoy

Banca mexicana, en la fila del camino digital

Las transacciones en línea crecerán 64% en 2016 y los jugadores realizan fuertes inversiones para no rezagarse; el riesgo de no adaptarse, dicen expertos, puede ser la desaparición.

Publicidad
Publicidad

Braulio Carbajal

El futuro inmediato de la banca en México transita del uso de millones de billetes y monedas al de millones de gigabytes. La adopción de tecnologías digitales es un paso inevitable para las instituciones financieras si no quieren caer bajo el peso de la máxima darwiniana: “evolucionar o morir”. En los negocios, como en la naturaleza, sobreviven solo los que mejor se adaptan a las circunstancias.

Para diversos especialistas, los servicios financieros tal y como los conocemos ahora mismo darán un giro rotundo en los siguientes años, y el principal motor de su crecimiento serán los canales digitales, razón por la cual, en México y en el mundo, los bancos realizan elaboradas y costosas estrategias que tienen como único fin modernizar sus áreas digitales para no perder presencia en el mercado.

Según la consultora PwC, el peso de los canales digitales crecerá de manera significativa en los próximos años, dado que los usuarios de banca móvil aumentarán hasta 64 por ciento de aquí a 2016, mientras que el acceso por medio de redes sociales y banca por internet será de más o menos 56 y 37 por ciento, respectivamente.

Para Chris Vrey, director ejecutivo de banca digital de Grupo Financiero Banamex, el futuro de la banca es totalmente digital, y de hecho los dispositivos móviles serán los principales protagonistas de esta convergencia, dado que los clientes de servicios financieros se darán cuenta que es más fácil tener toda la información en la palma de la mano, que perder más de dos horas en ir y hacer fila en una sucursal bancaria.

Un estudio elaborado por BBVA Research revela que en México la revolución digital de la banca se encuentra apenas en el inicio, toda vez que aunque son varias las instituciones que han realizado inversiones, la población aún no está del todo convencida, debido a que de las transacciones bancarias, 16 por ciento son por internet y apenas 6.4 por ciento a través de dispositivos móviles.

Para Vrey, especialista de origen sudafricano, la tendencia en el país cambiará a más tardar en tres años, con lo que alrededor de 35 por ciento de las operaciones bancarias se realizará por canales digitales.

Puente para los usuarios

Para el área de estudios de BBVA Bancomer, los primeros cambios de la transformación digital de la banca ya comienzan a observarse, y como muestra señala que ahora hay un mayor número de servicios que se pueden realizar por medio de los llamados nuevos canales, así como la evolución de la red de sucursales, que poco a poco pasan de ser espacios destinados a ofrecer servicios a simples oficinas que sirven para concretar ventas.

“Las sucursales bancarias no desaparecerán porque son muy importantes, pero la estrategia es que cada vez se realicen menos transacciones en ellas y más servicios, mientras que en móvil lo que buscamos es que hayan más operaciones. Lo que se está haciendo en concreto es usar las sucursales para construir un puente entre lo físico y lo digital”, comentó al respecto Chris Vrey.

En el mundo, uno de los principales impulsores de la banca digital es el gigante español BBVA, y en repetidas ocasiones su presidente, Francisco González, ha sido enfático al asegurar que miles de bancos en el planeta desaparecerán en los próximos 15 años, por no haber sido capaces de adaptarse a la transformación digital. De hecho, recientemente nombró consejero delegado a Carlos Torres Vila, quien se desempeñaba como director de banca digital.

El panorama que prevé uno de los banqueros más respetados del mundo no ha pasado inadvertido para los bancos que operan en México, y de hecho, según estimaciones de la consultora KPMG, 80 por ciento de dichas instituciones trabaja en fortalecer su infraestructura tecnológica, ello con la intención de innovar y ofrecer servicios más cercanos a cada uno de sus clientes.

Todos juegan

Muestra de la necesidad de adaptarse son los principales bancos comerciales del país, entre ellos BBVA Bancomer, Banamex, Banorte, Santander, Scotiabank y algunos otros de menor tamaño, como BanRegio y Banco Base, que han anunciado importantes inversiones en el ramo.

Bancomer fue uno de los primeros en entender la importancia de renovarse para hacer frente a la era digital, y en 2013 anunció una inversión de mil 500 millones de dólares para aplicarla en nueva infraestructura digital. Ello sin contar los alrededor de mil 300 millones de dólares usados para renovar sucursales, a las cuales ha incorporado nuevas tecnologías.

En tanto, Banamex, su más cercano competidor, aprovechó la visita que hizo al país el año pasado Michael Corbat, el presidente de su casa matriz en Estados Unidos, Citigroup, para anunciar una inversión de mil 500 millones de dólares, la cual será utilizada entre 2014 y 2018 para mejorar las instalaciones físicas y tecnológicas del grupo financiero.

“Lo digital es lo más top en la estrategia global de Citigroup. Definitivamente es el futuro; nosotros estamos muy comprometidos en el tema digital y hay mucha evidencia de que estamos invirtiendo”, dijo al respecto Chris Vrey.

Grupo Financiero Banorte es otro de los muy interesados en el desarrollo de sus canales tecnológicos, y para ello hizo pública su alianza con IBM, firma especializada que será la encargada de asegurar que la inversión fluya de manera adecuada.

“Estamos invirtiendo cientos de millones de dólares en tecnología, y si los sumas en los siguientes años serán miles de millones; de hecho, de aquí a 2016 tenemos un proyecto gigante de tecnología”, dijo a MILENIO, Marcos Ramírez Miguel, director general de Grupo Financiero Banorte.

Otros ejemplos son la inversión de 180 millones de dólares de Scotiabank, o la alianza de Bankaool e Investa Bank con la firma tecnológica GlobalOne, mediante la cual sus clientes podrán programar el pago de gastos corrientes; también las estrategias digitales de Banco Base, BanRegio y Banco Azteca, que consisten en digitalizar a sus clientes y ofrecer todos sus servicios vía electrónica.

No obstante, para Justo Alcocer, socio de la consultora PwC, aparte de la inversión, para que la banca digital despegue en México se requiere, por un lado, de plataformas que puedan modificarse o transformarse en canales emergentes y, por otro, estrategias flexibles y adaptables para responder con facilidad a los cambios y a las nuevas estructuras organizativas que demanda el cambio tecnológico.

Lo que los usuarios piden

Con los 62.5 millones de internautas que, de acuerdo a The Competitive Intelligence Unit (CIU), existen en México, las oportunidades de crecimiento para los servicios de banca digital son enormes. Sin embargo, uno de los retos que enfrentan las instituciones financieras tiene que ver con la difusión: convencer a los usuarios de las bondades del modelo electrónico.

El más reciente estudio de banca electrónica de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci), muestra poca disposición de los internautas por acceder a estos servicios.

Entre las muchas razones que un usuario puede tener para no realizar operaciones en la banca electrónica, 54 por ciento señala que prefiere acudir a la sucursal y 49 no confía en la seguridad que ofrecen los bancos. Asimismo, 46 por ciento pide comisiones más bajas, y en la misma proporción exigen que su manejo se simplifique.

Otro reto es incrementar el acceso a través de dispositivos móviles. Entre los muchos canales de acceso que los usuarios pueden utilizar (más de uno a la vez), las computadoras, que en general han perdido terreno frente a nuevas tecnologías, siguen siendo mayoría: 96 por ciento de los usuarios de banca electrónica las utilizan, lo que contrasta con el 29 por ciento que utiliza smartphones y 21 por ciento de las tablets.

Asimismo, como lo advierte la consultora internacional McKinsey & Company, hace falta una mayor diversificación de los servicios: Los datos de la Amipci muestran que, de los servicios que se ofrecen (y que pueden utilizarse dos o más a la vez), 34 por ciento de los clientes de banca en línea la utiliza para manejar su cuenta de nómina, 22 por ciento lo hace por cuentas de ahorros y mismo porcentaje para las tarjetas de crédito.

En cuatro pasos

McKinsey & Company recomienda acciones específicas para la adopción digital en el sistema bancario.

- Aumentar la conectividad, no solo con los clientes, sino con empleados y proveedores, a partir de soluciones de interactividad en redes sociales.

- Aprovechar el análisis de grandes volúmenes de datos para ampliar y perfeccionar la toma de decisiones en todas las áreas: ventas, diseño de productos, determinación de precios, etcétera.

- Permitir el procesamiento directo, es decir, la automatización y digitalización de procesos de bajo valor y bajo riesgo para optimizar el flujo de trabajo.

- Fomentar la innovación en productos y modelos de negocio, como marketing social y el crowdsourcing, que abre la realización de tareas a un grupo más amplio de participantes.




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.