La banca disminuye crédito a empresas de construcción

Pese a los problemas económicos de las firmas vivienderas, el financiamiento para las compañías creció 5% hace un año.
El problema de las vivienderas derivó de una mala planeación.
El problema de las vivienderas derivó de una mala planeación. (Octavio Hoyos)

México

Después de años de crecimientos constantes, el crédito que la banca otorga a las empresas relacionadas con la construcción de proyectos de infraestructura mostró un descenso anual de 0.5 por ciento, según datos del Banco de México (Banxico).

Al cierre de julio de 2014 el financiamiento bancario derramado entre firmas constructoras sumó 275 mil 215 millones de pesos, mientras que en igual mes del año pasado fue de 276 mil 438 millones de pesos; es decir, una baja de 1.2 millones de pesos.

Esa caída contrasta con el crecimiento de 5 por ciento en julio de 2013 contra el mismo mes de 2012 y, sobre todo, con el alza de dicho año contra 2011, que fue de 19 por ciento, al avanzar de 221 mil millones de pesos a 263 mil millones

Un factor clave que explica el bache de ese segmento de la banca comercial es que, en los últimos dos años, la cartera vencida de las compañías constructoras prácticamente se triplicó, dado que pasó de 9 mil 615 millones a 27 mil 50 millones de pesos.

El financiamiento de la banca a ese rubro se ha detenido como consecuencia del bajo desempeño económico y también por la crisis financiera que sufrieron las desarrolladoras de vivienda el año pasado, coincidieron especialistas.

El problema de las vivienderas, principalmente de Geo, Urbi y Homex, derivó de una mala planeación. Construyeron en terrenos alejados de los centros urbanos, pero no consideraron que la gente no quiso mudarse, lo que produjo el abandono de grandes desarrollos inmobiliarios y, por ende, grandes pérdidas.

En tanto, la desaceleración económica en la que se ha visto inmerso el país es consecuencia, según especialistas, de factores externos, entre ellos el bajo crecimiento de Estados Unidos, los daños transitorios como la reforma fiscal y el retraso en el gasto público.

El fondeo para la construcción se divide en varios segmentos, el más importante es el financiamiento a edificios no habitacionales, cuya cartera asciende a 111 mil 181 millones de pesos, 3 por ciento menos respecto a los 114 mil 829 millones de un año antes.

El crédito a empresas que construyen vías de comunicación es el segundo rubro, la derrama en este subsector alcanza 69 mil 358 millones de pesos, un crecimiento de 0.45 por ciento en comparación con los 69 mil 951 millones de pesos de julio de 2013.

Con un saldo de 47 mil 323 millones de pesos, las desarrolladoras son el tercer destino del financiamiento para construcción, y tras comenzar su recuperación, a julio pasado su cartera presenta un alza de 9 por ciento, al avanzar desde los 43 mil 390 millones de pesos.

Muy cerca, con un financiamiento de 42 mil 966 millones de pesos se encuentran las empresas que se encargan de desarrollar obras de ingeniería; sin embargo, este rubro presenta una caída de 6 por ciento, dado que un año antes su monto ascendía a 45 mil 546 millones de pesos.

Los otros dos rubros que componen el segmento de crédito a la construcción son las empresas especializadas en desarrollar servicios vinculados a obras de ingeniería e instalaciones especializadas, y las que construyen servicios ligados al acabado de obras; no obstante, su respectiva cartera no supera 2 mil 500 millones de pesos.

Es de subrayar que el financiamiento bancario concedido para proyectos de infraestructura, según el banco central, es superior a 152 mil millones de pesos en créditos de nómina, pero inferior a los 306 mil millones de pesos que tiene colocados mediante tarjetas de crédito.