“La banca se cegó al dar algunos créditos a vivienderas”: Ve por Más

El nuevo objetivo es capitalizar a familias y a constructoras de vivienda desde este año, pero con base en un buen proceso de financiamiento, a fin de evitar caer en las mismas dificultades que ...
“También vamos a incursionar en créditos personales.”
“También vamos a incursionar en créditos personales.” (Javier García)

México

El sector vivienda apenas se recupera de un episodio complicado, provocado por la quiebra de sus tres principales desarrolladoras: Homex, Geo y Urbi, las cuales, en un afán de crecer de manera acelerada, realizaron malas inversiones, que a su vez fueron sustentadas por una especie de ceguera de algunos bancos, al no anticipar los problemas que se avecinaban, dijo Tomás Ehrenberg, director general de Grupo Financiero Ve por Más.

Error en el que no piensa caer la institución que encabeza desde septiembre pasado y que desde este año incursionará en el financiamiento a empresas constructoras, el cual será un complemento a su naciente oferta de créditos hipotecarios y a sus futuros lanzamientos en consumo, como préstamos personales y tarjetas de crédito.

Rumbo a la 78 Convención Bancaria, el directivo de la firma que hasta ahora se enfoca en el segmento empresarial, conversó con MILENIO sobre el nuevo interés que tiene Ve por Más en dar financiamiento a familias y a constructoras de vivienda desde este año, pero con base en un buen proceso de crédito, a fin de evitar caer en las mismas dificultades que tuvieron antes otros bancos.

Lleva unos meses al frente del grupo, ¿cómo encuentra la situación de éste?

Tengo 25 años en la banca, inicié mi experiencia en instituciones grandes, como Bancomer y Banamex. Ahora que estoy al frente de un grupo financiero aprecio mucho la experiencia que tuve en dos importante bancos de este país, donde la mayor parte del tiempo la dediqué al segmento empresarial, que es precisamente la vocación de Ve por Más; hoy no tenemos una oferta de crédito al consumo, pero la vamos a construir para que sume a la participación muy importante que tenemos en el sector agropecuario y en la mediana y pequeña empresas.

Siempre se han enfocado en la banca empresarial, ¿cómo desarrollarán su oferta de consumo?

Lanzamos una oferta de crédito hipotecario que ya está funcionando y es muy competitiva en términos de precio y tiempo respuesta, por eso creemos que este año debemos crecer de forma importante en hipotecas. Congruente con esto, vamos a trabajar en el sector de desarrollares de vivienda, de forma que estemos desde que se construye hasta que se vende la casa. Además, a mediados de año vamos a incursionar en el segmento de créditos personales y hacia finales esperamos tener una oferta de tarjetas de crédito.

¿Por qué el interés en las vivienderas, luego de todos los problemas que han tenido?

El sector tuvo un problema hace dos años, pero desde mi perspectiva la verdad es que se concentró en las grandes desarrolladoras (Urbi, Homex y Geo) y hubo un grupo importante de constructoras medianas que, lejos de tener una crisis, supieron aprovechar los huecos que dejaron las grandes. Ahora, todos los indicadores que se pueden ver sobre el sector muestran una recuperación muy vigorosa. El año pasado los subsidios a la vivienda fueron los más altos de la historia, éste año son un poco menores, pero siguen siendo altos, por eso no tengo duda de que el sector está en un momento clave de recuperación; además, en México sigue habiendo demanda de vivienda y estamos evolucionando a la madurez.

Muchos bancos se vieron afectados por la crisis de las vivienderas, ¿qué harán para no caer en lo mismo?

Los bancos que cayeron en dificultades fueron muchos porque fue un problema de la industria, tres o cuatro vivienderas, coincidentemente las de la bolsa, salvo una de ellas, quizá abusaron de tomar créditos y de invertir en tierras más allá de lo prudente; en algún momento el mercado les pagó por una expansión superacelerada y el sector bancario cayó en un problema de ceguera y no vio algunos problemas. Pero es difícil que eso se repita en la magnitud en la que sucedió; hay aprendizajes importantes y por lo pronto sí puedo asegurar que en Ve por Más somos ortodoxos en el proceso de crédito, por eso gozamos de un índice de cartera vencida que está por debajo de la media de la banca.

Buscan triplicar su tamaño en cuatro años, ¿qué pasos darán este 2015?

El objetivo para este año está perfectamente alineado con el de los próximos cuatro, que es triplicar el tamaño del banco. Para lograrlo estamos invirtiendo buena parte del capital que nos inyectó nuestro socio, el Banco Popular Español, el año pasado, en infraestructura tecnológica, en fuerza de ventas, en una banca electrónica de primer mundo y en una oferta multicanal, ello aunado a un proceso de expansión en puntos de venta y la construcción de una red de sucursales; el propósito es construir entre 50 y 60, que para nosotros son muchas.

¿Cuál será el monto de inversión para esas acciones que tienen en puerta?

El aumento de capital que aportó el Banco Popular Español el año pasado fue de mil 800 millones de pesos, obviamente no los vamos a gastar todo este año, y parte de ese capital lo usaremos para aumentar el crédito que, como se sabe, parte de la condición de que para prestar es necesario tener capital. Una porción de ese capital lo vamos a invertir en tecnología y en los recursos humanos antes mencionados; entonces, este año estaremos amentando la inversión entre 280 y 300 millones de pesos.

Sobre su alianza con el banco español, más allá de la inyección de capital, ¿en qué más los apoyará?

Nuestro socio ha sido por muchos años el banco más eficiente de Europa, no solo de España, y es un banco que se distingue en su país por ser líder en el segmento de Pyme, por lo que estamos intercambiando experiencias de mejores prácticas en la originación de crédito y en la oferta de productos. Por ejemplo, no necesitamos desarrollar programas de capacitación, porque ahora podemos importar los suyos, los tropicalizamos y los implementamos de forma inmediata, eso significa que el intercambio es básicamente en cómo maximizar el servicio al cliente y la forma de acelerar los procesos de crédito.

El pasado fue un año complicado en lo económico, ¿cómo ve el panorama para este 2015?

Iniciamos con un planteamiento de crecimiento por arriba de 3.5 por ciento, pero por el asunto del precio del petróleo se ha ajustado a la baja, quizá la media sea ahora 2.8 por ciento; al compararlo con el inicio hay un poco de decepción, pero no es una cifra despreciable. Ojalá podamos acelerar el crecimiento, pero eso será más claro cuando los efectos de las reformas maduren, sobre todo la de mayor potencial, que es la energética.

¿Sigue viendo el mismo potencial en la reforma energética?

Todas aportan valor, pero la energética es la más potente en el sentido de abrir un sector que no lo estaba, y, por eso, ese apetito. Estoy convencido de que las inversiones en energía se darán, así sea extranjeras o no, pero son de larga duración; es decir, no vamos a ver un boom la semana o el mes que entran, pero esa inversión vendrá. México es una muy buena opción en el mediano plazo y no debemos dejar que nos nublen algunos factores de coyuntura, como la caída del petróleo.

¿A ustedes les interesa participar en el sector energético?

En Ve por Más hemos estado activos desde hace tiempo, pero más en cuestiones de financiar a la cadena productiva de energía; hasta el momento no se piensa en la constitución de fondos ni se exploran las inversiones de capital, pero sí estamos metidos en lo que es el financiamiento a los eslabones de la producción.