Banxico reduce previsión de crecimiento a rango de entre 2.0% y 3.0%

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, dijo que la caída en la plataforma de producción fue uno de los factores para ajustar a un rango de entre 2.0 y 3.0% la previsión de crecimiento
El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens
El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens (Especial )

Ciudad de México

El Banco de México ajustó a la baja sus previsiones de crecimiento para 2015 de un rango de entre 2.5 y 3.5 por ciento a 2.0 y 3.0 por ciento.  

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, dijo que lo más probable es que persista la tendencia a la baja debido a la caída en la plataforma de producción de Pemex y a la menor inversión extranjera.

En el primer trimestre del año, agregó, la caída  en la plataforma de producción petrolera, la baja en las exportaciones de crudo y los menores precios del petróleo, repercutieron en una menor actividad económica, dijo el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

El titular de Banxico presentó el informe de inflación del primer trimestre del año, agregó que durante este periodo “la menor actividad de la industria ha estado muy concentrada en la minería petrolera”.

Esto no es otra cosa que la caída en la plataforma de producción de Pemex, especificó Carstens.   

A pesar de este escenario, el gobernador del Banxico dijo que se espera una recuperación en las exportaciones como consecuencia de la recuperación de la economía de Estados Unidos.

Respecto a la inflación del primer trimestre, Agustín Carstens comentó que se ha mantenido la tasa objetivo de 3.0 por ciento.

“No se prevén presiones internas que pongan en riesgo la meta objetivo, hemos tenido un desempeño conforme a lo esperado por la Junta del Banxico”, aseguró el funcionario.

Tasas de interés en EU

Al referirse a la decisión de política monetaria de Estados Unidos adelantó que posiblemente en septiembre la Reserva Federal de este país aumente las tasas de interés.

Estas políticas provocan volatilidad de los mercados y la salida de capitales, como ha sido el caso  de México desde finales de 2014, agregó Carstens.