A la baja, pronósticos económicos del país

Los indicadores cíclicos modificaron su trayectoria en diciembre, después del buen desempeño en noviembre, y se ubicaron debajo de su tendencia de largo plazo: Inegi.

México

Luego de conocer que en diciembre las señales de la actividad económica se deterioraron, según datos del Inegi, en febrero las expectativas de los especialistas del sector privado encuestados por el Banxico también cayeron, pues estiman que en 2014 el producto interno bruto (PIB) será de solo 3.23 por ciento, desde el estimado de 3.40 del mes anterior.

Ese nivel de crecimiento queda por debajo de la previsión del gobierno, de 3.9 por ciento.

De acuerdo con la encuesta realizada por el Banco de México (Banxico), los obstáculos del crecimiento en los próximos meses serán la inseguridad, la debilidad de los mercados externo e interno y de la economía mundial y la inestabilidad financiera internacional.

Datos del sistema de indicadores cíclicos, formado por los índices coincidente y adelantado, publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), señalan que la fase del ciclo económico modificó su trayectoria, luego de mostrar mejoría los meses anteriores.

El instituto explicó que el índice coincidente, aquel que refleja el estado general de la economía, se localizó por debajo de su tendencia de largo plazo (100 puntos), al registrar un valor de 99.7 unidades, lo que representó un retroceso de 0.07 enteros respecto a noviembre; con ello, se ubicó en fase recesiva.

Además, al incorporar la información de diciembre, el indicador coincidente presentó una caída mayor a la publicada el mes anterior.

El Inegi señaló que el comportamiento del indicador coincidente se debió al desempeño desfavorable de los componentes cíclicos del indicador de la actividad industrial, del de la actividad económica mensual y de las importaciones, que se ubicaron en su fase recesiva, así como de la tasa de desocupación urbana y el número de asegurados en el IMSS, que se posicionaron en fase de desaceleración.

No obstante, lo anterior estuvo minimizado, parcialmente, por el índice de ventas netas al menudeo en los establecimientos comerciales, que se situó entre su fase de recuperación y de expansión.

Por su parte, el indicador adelantado, que busca señalar anticipadamente la trayectoria del indicador coincidente, también se localizó por debajo de su tendencia de largo plazo, al presentar un valor de 99.9 puntos y un descenso de 0.02 puntos respecto a noviembre.

Adicionalmente, y con el fin de proporcionar mayores elementos para el análisis, además de presentar la cifra del indicador adelantado de diciembre, el Inegi dio a conocer la cifra preliminar para enero.

Así, con la información disponible a este mes, el indicador adelantado continuó en enero por debajo de su tendencia de largo plazo, al mostrar un valor de 99.9 puntos y una disminución de 0.06 puntos respecto a diciembre de 2013.

De esta manera, los indicadores adelantados tanto de diciembre como de enero se posicionaron en fase recesiva, al ubicarse por debajo de su tendencia de largo plazo (100 puntos), luego de estar por arriba de este nivel el mes anterior.

El comportamiento del indicador adelantado se originó porque las exportaciones no petroleras y el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores en términos reales se posicionaron en fase recesiva, mientras que el tipo de cambio real se ubicó en desaceleración.

En contraste, la tendencia del empleo en las manufacturas se ubicó en fase de recuperación; índice bursátil de Estados Unidos Standard & Poor's 500 y la tasa de interés interbancaria de equilibrio se encontraron en su fase expansiva, señaló el Inegi.

Para 2015, la previsión de los especialistas consultados por el Banxico también disminuyó, pues estiman un nivel de 3.18 por ciento, desde el cálculo de enero de 3.21 por ciento.

En este sentido, los expertos consultados por el Banxico reflejaron que existe una mayor probabilidad de que en el primer trimestre de 2014 se registre una caída del PIB respecto al trimestre anterior; es decir, una tasa de variación trimestral desestacionalizada negativa.

Esperanzas y temores

Los empresarios esperan una expansión en la demanda de bienes y servicios este año, pero algunos reflejan cautela por el ritmo de crecimiento económico en la primera mitad de 2014, dijo el Banxico

El entorno internacional, la inseguridad, la incertidumbre sobre el alcance las reformas y el daño de la reforma fiscal son los principales elementos que los directores de empresas consideran como factores de riesgo.

Las expectativas de crecimiento se sostienen en un desempeño más favorable de la demanda interna, derivado de un mayor dinamismo del gasto público, así como por un impulso de la demanda de Estados Unidos.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]